CaixaBank, BBVA, Liberbank, Kutxabank y Cajamar aprueban 2.000 retiros anticipados

La banca arranca una nueva ronda de ajustes vía prejubilaciones

CaixaBank, BBVA, Liberbank, Kutxabank y Cajamar han puesto en marcha programas de prejubilación que incluyen compensaciones de hasta 320.000 euros para los beneficiarios.

La banca arranca una nueva ronda de ajustes vía prejubilaciones

Superado el grueso de los grandes procesos de ajuste laboral que ha acometido el sector financiero desde que estalló la crisis, en los que se han prescindido de un total de 70.000 empleados, la banca prosigue reduciendo indefectiblemente el volumen de sus plantillas, si bien los acuerdos de prejubilación vuelven a ganar peso sobre procedimientos de despidos masivos, mucho más conflictivos.

La última entidad en apostar por esta vía ha sido Kutxabank, que acaba de anunciar que utilizará un programa de retiro anticipado como pilar maestro de su plan estratégico de reducción de costes. Pero son miles las prejubilaciones puestas en marcha este año por el conjunto del sector.

En el caso concreto de Kutxabank, la entidad ha propuesto a sus cerca de 6.500 trabajadores abrir un proceso de bajas incentivadas acompañado de 276 prejubilaciones. Esta última medida va dirigida a aquellos empleados nacidos entre 1953 y 1954, es decir, los que ronden los 61 o 62 años de edad, así como a algunos colectivos concretos de entre los nacidos en 1955.

Solo unos días antes, Cajamar llegaba a un acuerdo con los representantes sindicales de su plantilla para reducir personal en cerca de 200 personas. De ellos, hasta una treintena de mayores de 55 años podrá beneficiarse de un retiro anticipado, con una indemnización de 150.000 euros más primas de antigüedad, en la que la empresa se ocupará de abonarles dos años de desempleo y un convenio especial con la Seguridad Social, haciéndose cargo de sus aportaciones hasta que el beneficiario cumpla los 63 años.

El peso de la ‘enmienda Telefónica’

Una de las razones por las que el sector financiero español había optado en los últimos años por abordar sus planes de ajuste mediante expedientes de regulación de empleo (ERE) en lugar de mantener sus tradicionales planes de prejubilación fue el encarecimiento que ha sufrido esta vía desde la aprobación de la llamada enmienda Telefónica en 2011, reforzada tras la última reforma laboral. Esta impide que las empresas con beneficios puedan acordar planes de prejubilación con sus empleados despidiéndoles para que estos cobraran el paro durante los dos primeros años –cuando realmente no están buscando empleo–, para pasar a cobrar la compensación privada a partir del tercer año y hasta su jubilación real.

Las entidades que obtienen beneficios se ven obligadas ahora a cubrir también de su bolsillo esos dos primeros años de los planes de prejubilación, para no minar la bolsa de prestaciones de quienes sí buscan empleo.

Esta es la edad de retiro oficial que suele ofrecerse habitualmente en los planes de prejubilación, ya que los beneficiarios pueden acceder ya a su pensión pública, aunque no ha yan llegado a cumplir los 65 años, aceptando, eso sí, un coeficiente reductor de entre el 6,5% al 8% por cada año que se adelanta el acceso a la prestación estatal a la que tuvieran derecho.

Liberbank, por su parte, concretaba recientemente a sus 5.200 trabajadores las condiciones de un plan de prejubilaciones voluntarias diseñado para 612 personas. Estas podrán seguir percibiendo entre el 75% y el 80% de su sueldo mediante una renta mensual que la entidad mantendrá hasta que cumplan 63 años.

El plan de prejubilaciones, que tendrá un coste de 111 millones de euros que Liberbank ya tiene provisionados, se producirá escalonadamente. De esta forma, los empleados nacidos antes del 31 de diciembre de 1956 dejarán sus puestos este mismo año, mientras que los nacidos en 1957 lo harán durante el próximo ejercicio y los de 1958 saldrán antes de julio de 2017.

Los sindicatos, no obstante, han mostrado su descontento con esta oferta, cuyas condiciones son “paupérrimas” según centrales como Csica, lo que mantiene abierta la negociación.

Las prejubilaciones, de otra parte, fueron uno de los cimientos sobre los que se asentó el plan de ajuste laboral aprobado por BBVA en Catalunya Banc tras su adquisición. En concreto, se ofreció esta salida a 631 trabajadores de un total de 1.557 afectados. Los planes de retiro anticipado estaban destinados en este caso a los empleados de 55 o más años. A los beneficiarios de estos programas, BBVA les proporcionará el 70%_de su salario bruto hasta que cumplan los 63 años.

Otro ejemplo de la importancia de esta vía de ajuste en el sector financiero español es CaixaBank, que en el recorte que aprobó a comienzos de año acordó ofrecer 280 prejubilaciones para trabajadores de 52 o más años de edad.

Las condiciones de salida de estos incluyen el cobro de entre el 75% y el 90% de su salario neto hasta que cumplan 63 años, dependiendo de la edad concreta con la que se acojan al programa. La entidad, que cubre además un convenio especial de la Seguridad Social, impone un tope de 320.000 euros como bonificación máxima por beneficiado.

Semana clave para el convenio de ahorro

En paralelo a los procesos de ajuste del sector, con los diferentes planes de prejubilación mencionados abiertos y un ERE en marcha como el de EVO Banco –que negocia el cierre de más de una veintena de oficinas y el despido de unos 170 empleados–, el sector vive pendiente estos días de la negociación de sus nuevos convenios colectivos. Mientras los bancos trabajan estos días para consensuar un primer borrador del nuevo marco laboral de cara al 1 de diciembre, la negociación entre sindicatos y antiguas cajas de ahorro permanece encallada. De hecho, la patronal del ramo ha marcado en rojo esta semana advirtiendo que el viernes expira la validez del actual convenio colectivo, lo que abriría la puerta a que cada entidad modifique unilateralmente las condiciones de trabajo con la última reforma laboral en la mano. Los sindicatos defienden que el anterior convenio les daba seis meses adicionales para terminar de negociar. Las partes tratarán de acercar posturas este jueves.

Normas