Los analistas ven positiva la salida a Bolsa de la filial

El mercado valora Telefónica México entre 4.000 y 5.000 millones

Sede de Telefónica México.
Sede de Telefónica México.

Los comentarios de Ángel Vilá, director financiero de Telefónica, en una conferencia organizada por Morgan Stanley el pasado miércoles sobre una hipotética salida a Bolsa de la filial mexicana del grupo han generado ya las primeras opiniones en los mercados financieros. Y una de las cuestiones abiertas es la valoración que podría alcanzar esta filial, cada vez más importante dentro del grupo.

Así, los analistas ya están haciendo sus cálculos. En este sentido, N+1 otorga un valor de mercado a Telefónica México de 5.200 millones de euros con lo que una colocación en Bolsa de entre un 25% y un 35% proporcionaría unos ingresos a la operadora española entre 1.300 y 1.800 millones. Telefónica mantendría el control del capital sobre su filial. A su vez, otro banco de inversión español cree que la operadora podría captar con la transacción en torno a 2.300 millones.

No acaban ahí las valoraciones. En un informe publicado la pasada semana, UBS otorgó un valor de empresa a Telefónica México de 4.563 millones de euros, mientras que Citi valoraba esta filial hace algunos meses en 4.131 millones.

Según fuentes del mercado, la operación tendría sentido estratégico y generaría atractivo para los inversores, además de proporcionar nuevos fondos a la teleco. En su opinión, el movimiento daría mayor visibilidad y valoración a Telefónica México. La empresa cuenta con una cuota de mercado del 20,6% en el segmento de la telefonía móvil en el país norteamericano, donde compite con América Móvil y AT&T, que en los últimos tiempos ha adquirido Iusacell y Nextel México.

La salida a Bolsa, además, permitiría una valoración clara de Telefónica México, que sería útil, posteriormente, ante futuras operaciones corporativas. Un escenario que tuvo lugar en Alemania con la colocación en Bolsa de la división local y el posterior acuerdo con KPN para la compra de E-Plus.

En este sentido, la prensa mexicana ha especulado a lo largo del último año con el interés de grupos como Telefónica o AT&T por la operadora Megacable. La operación permitiría a la empresa española extender su presencia en la banda ancha fija y la televisión de pago. Fuentes del sector creen que el avance de Telefónica en la telefonía fija sería positivo a largo plazo. La operadora mantiene un acuerdo con la empresa Axtel para el uso de sus redes de fibra óptica.

Lo cierto es que la dirección de Telefónica ha insistido en los últimos meses en la relevancia de México, que se ha convertido en un mercado estratégico que crece a gran velocidad y donde la rentabilidad va en aumento. Además, los cambios regulatorios que han forzado a América Móvil a reducir sus posiciones también han favorecido a los operadores alternativos. Un escenario que, según Vilá, sería atractivo para los inversores.

El país en el que más crece la captación de clientes

México es el país en el que Telefónica registra un mayor crecimiento en el número de clientes, con excepción de Alemania, aunque en este caso por la incorporación de E-Plus en el cuarto trimestre de 2014.

En este contexto, Telefónica México aumentó el número de accesos en un 12,5% en los nueve primeros meses del año hasta superar los 24,87 millones. De ellos, 23,4 millones son usuarios de telefonía móvil y 1,46 millones corresponden a accesos de telefonía fija. En este periodo de tiempo, la compañía ha incorporado 1,65 millones de nuevas líneas. México es ya el quinto país del grupo en número de conexiones gestionadas, aunque si mantiene este ritmo, estaría en disposición de superar a Argentina.

En términos de ingresos, la empresa elevó sus ingresos un 13,3% (un 10,5% en moneda local) entre enero y septiembre hasta 1.356 millones de euros. De mantener este ritmo, el volumen de negocio de Telefónica México superaría los 1.800 millones en el conjunto del ejercicio de 2015.

Además, la empresa ha disparado la rentabilidad. El beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (oibda) aumentó un 52,3% (un 48,5% en moneda local) entre enero y septiembre hasta 348 millones de euros. El margen de oibda, a su vez, ha aumentado en 6,6 puntos porcentuales en un año, hasta alcanzar el 25,6%.

En los últimos meses, la dirección de Telefónica ha insistido en distintas ocasiones en la estrategia del grupo en México de despliegue de nuevas redes. Una política que ha conllevado un incremento de la inversión. En los primeros nueve meses del año, el capex aumentó un 14,3% (un 11,4% en moneda local) hasta 164 millones de euros.

Filiales cotizadas

De salir a Bolsa, Telefónica México se convertiría en la tercera filial cotizada del grupo tras Telefónica Brasil y Telefónica Deutschland, además, por supuesto, de la propia matriz.

La operadora tampoco descarta la posible colocación en Bolsa de la filial británica O2, si finalmente las barreras regulatorias impiden su venta a Hutchison Whampoa. No obstante, Telefónica confía en cerrar la operación con éxito durante el segundo trimestre de 2016.

Normas