Por los elevados niveles de contaminación en la capital

Carmena prohíbe aparcar en Madrid a los no residentes

El Ayuntamiento aplica un protocolo de actuación aprobado por Ana Botella

Vista de Madrid con el parque empresarial de las Cuatro Torres, en el Paseo de la Castellana, y el cielo oscurecido por la contaminación en la ciudad. EFEArchivo
Vista de Madrid con el parque empresarial de las Cuatro Torres, en el Paseo de la Castellana, y el cielo oscurecido por la contaminación en la ciudad. EFE/Archivo EFE

"Malas noticias. Persiste la alta contaminación en Madrid". Con este encabezado el Ayuntamiento de Madrid ha decretado que hoy viernes a partir de las seis de la mañana, y debido a las altas tasas de contaminación por el oxido nitroso que sufre la ciudad no se podrá aparcar en la zona del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER). Solo podrán estacionar los residentes.

La nueva medida se une a la limitación, establecida desde ayer jueves de reducción de velocidad de circulación a 70 Km/h. en la M-30 y en los accesos a la ciudad situados en el interior de la M-40, en ambos sentidos, 

La nueva medida impediría de facto el estacionamiento de vehículos de los no residentes en la zona SER (se exceptúan, entre otros, los vehículos comerciales, de transporte escolar, los autotaxis en servicio, vehículos de personas con movilidad reducida y vehículos de cero emisiones). En este sentido, el ayuntamiento asegura que la EMT reforzará las líneas que cubren las relaciones entre la periferia con la ciudad a través de las conexiones con otros operadores (fundamentalmente Metro), y en las líneas que cubren itinerarios transversales entre los distritos externos a la almendra central de la capital.

Estas medidas son resultado de un protocolo, que entró en vigor el pasado 1 de marzo, aprobado por al anterior consistorio de la capital dirigido por Ana Botella. Tiene un carácter preventivo y se aplica en los casos en los que, aún sin llegar a alcanzarse los niveles de alerta, puedan registrarse niveles excepcionalmente elevados de dióxido de nitrógeno. En esos casos se prevé la adopción de medidas extraordinarias para evitar un incremento de los niveles y limitar la duración de estos episodios. De acuerdo con un comunicado colgado en la página web del ayuntamiento, el fin último "es logar una mayor protección de los ciudadanos, reduciendo al máximo las situaciones de riesgo a una exposición elevada de NO2".

El protocolo establece distintos escenarios en los que se adoptan, de forma gradual, medidas informativas, de restricción de tráfico y de promoción del transporte público, dependiendo de los niveles alcanzados, de la previsión meteorológica y, por tanto, de la previsión de duración del episodio. Hoy mismo conductores que lleguen a la ciudad verán la información en la pantalla de los parquímetros y en las aplicaciones telefónicas y podrán ser multados por los controladores del SER.

Para compensar, el Ayuntamiento de Madrid reforzará el servicio en 55 líneas de los autobuses de la EMT, el 35 % del total.

“La situación es mala, tenemos todas las condiciones para pasar a otro escenario”, ha comentado Sabanés antes de advertir de que la situación “estructural” de contaminación de Madrid requiere de cambios profundos que van más allá de los protocolos de limitación del tráfico por altos índices de dióxido de nitrógeno.

La edil ha llegado a reconocer que “no es imposible” tener que llegar al nivel de restricción, que implica restringir la circulación al interior de la almendra central al 50% de los vehículos -pares o impares, coincidiendo con el día del mes-, incluidos los taxis.

En pleno pico de contaminación, el Ayuntamiento ha recordado que mantiene la previsión de llevar al pleno del próximo 25 de noviembre un nuevo protocolo, más restrictivo que el actual porque activa las medidas más severas en fases anteriores.

En el estreno de la aplicación del protocolo, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha reprochado al Ayuntamiento la “improvisación” con la que ha tomado medidas ante el episodio de contaminación, con poca información al ciudadano y sin hablar con el Gobierno regional para coordinar refuerzos en el transporte público.

En el Ayuntamiento, PP y Ciudadanos han criticado al equipo de Gobierno de Manuela Carmena por recortar su inversión en la EMT, lo que a su juicio permitiría sacar a la calle autocares menos contaminantes; mientras que el PSOE ha indicado que comparte su ejecución y ha apelado al “ejercicio de solidaridad” de no coger el coche.

Los ecologistas han calificado de “histórica” la restricción a la velocidad de hoy, que no obstante aprecian como un paso “muy pequeño” e insuficiente.

Para la Asociación de empresas gestoras de transportes colectivos Urbanos (ATUC), a la que pertenece la EMT, la reducción de la velocidad del tráfico en Madrid es una medida “útil y necesaria” ante los picos de contaminación pero “no soluciona el problema real de movilidad” de la ciudad.

  • Prohibido circular al 50% de coches

Una vez que el Ayuntamiento decrete la entrada en vigor del “Escenario 2”, después de tres días consecutivos de preaviso por alta polución, tendría la capacidad de añadir una nueva restricción: prohibir la circulación de la mitad de los vehículos dentro de la M-30. 

El criterio para discriminar qué coches podrán rodar por la almendra central y cuales no será la matrícula. Si el número es par, y coincide con un día par del mes, podrán circular, mientras que si tiene número impar, no podrá circular.

Las previsiones meteorológicas indican que en los próximos días no lloverá en la capital, por lo que el Ayuntamiento podría acordar aumentar el nivel de alarma a partir de la semana que viene, aunque el nivel de contaminación también está muy condicionado por las corrientes de aire. 

Solo en el caso de que se produzcan 3 días consecutivos de aviso por contaminación podrá entrar en vigor directamente el "Escenario 3", que implica la restricción inmediata de la circulación de vehículos. 

Las excepciones que rigen para las limitaciones de aparcamiento (transporte público, transporte escolar, etc.) también funcionarían en caso de que se aplicase la medida extrema de prohibir la circulación de coches.

En caso de que persistiera la contaminación, la medida más radical que podría llegar a aplicar el Ayuntamiento es ampliar la prohibición de circular al 50% a toda la M-30 (no solo a su interior).

Normas