El plan afectaría a uno de cada cuatro ejecutivos

REE destinará 12 millones a las bajas voluntarias de 25 directivos

Se propone la salida de los mayores de 59 años

Los directivos salientes serán relevados

Entre los que causarán baja está el secretario del consejo

REE destinará 12 millones a las bajas voluntarias de 25 directivos

El consejo de administración de Red Eléctrica aprobó hace un par de meses un plan de bajas voluntarias para renovar su equipo directivo, compuesto por 25 directores generales y aproximadamente un centenar de jefes de departamento. La medida está pensada para unas 25 personas o uno de cada cuatro directivos, según fuentes conocedoras del proceso. En principio, se ofrecerá la baja a directores y en una segunda fase, a jefes de departamento.

 Para costear las indemnizaciones, la compañía bajo control público (la SEPI tiene un 20% del capital) cuenta con un presupuesto de 12 millones de euros, por tanto, se pagará una media de medio millón por persona en el caso de que se cubran todas las bajas, señalan las mismas fuentes. Aunque el ofrecimiento y la indemnización son confidenciales y a la carta, las bajas afectan a directivos que cumplan los 59 años en 2016. Algunos forman parte de la plantilla desde hace décadas y otros apenas llevan en la compañía cuatro años, pues se incorporaron a la misma con José Folgado, presidente de REE desde 2012, tras la llegada del Partido Popular al Gobierno.

En cualquier caso, el objetivo de la medida, según REE, es rejuvenecer un equipo directivo que se considera demasiado longevo. La estabilidad económica de REE, transportista y operador del sistema eléctrico, “hace que nadie se quiera marchar”, señalan fuentes próximas a la empresa (la única del sector eléctrico que no ha visto descender su beneficio en todos los años de la crisis y pese a los ajustes regulatorios). Las mismas fuentes consideran que la reforma laboral permitiría a estos directivos continuar trabajando más allá de los 65 años.

Fuentes del sector opinan que la medida choca con la decisión de José Folgado de hacer cambiar los estatutos sociales de la compañía, que limitaba la edad del presidente a 70 años, cuando él llegó a esta edad hace un par de años. Este cambio le permitió continuar en la presidencia con todos los poderes, hasta este año en que ha creado la figura de consejero delegado, cargo que desempeña el exdirector financiero de la compañía, Juan Lasala.

Un plan de bajas voluntarias de directivos es una novedad. Los ejecutivos salientes serán sustituidos

Aunque en la compañía aseguran que se trata de un plan estructural con una fórmula novedosa que también analizan otras empresas del sector, no hay ningún otro plan similar en marcha. “Lo habitual es que los planes de bajas voluntarias se diseñen para las plantillas, nunca para el staff”, aseguran fuentes empresariales, pues los directivos cuentan con sus blindajes y, si no, se negocia su salida individualmente. Además, añaden, “muchas de esas bajas se suelen amortizar o sustituir por empleo más barato, lo cual no es el caso de Red Eléctrica, que tendrá que relevar a todos o casi todos los que se acojan a las mismas”. Una oportunidad, según las mismas fuentes, para colocar a personas afines antes de un posible vuelco electoral del PP.

Tal es el caso del secretario del consejo de administración, Rafael García de Diego. Este será sustituido por Ignacio Grangel, exjefe de gabinete del secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, hasta el pasado mes de febrero y que fue fichado como vicesecretario de REE el pasado septiembre. Su salida del ministerio no se interpretó como un castigo, sino que formaba parte de los acomodos de muchos altos cargos del Gobierno ante el fin de la legislatura.

Todos dan por hecho la salida de García de Diego, un histórico de la compañía, a la que se incorporó en 1995, aunque ha mantenido una clara resistencia a salir.

 

Normas