Con tres vicepresidencias

La CUP, a punto de rechazar el ‘gobierno coral’ de Mas

La CUP, a punto de rechazar el ‘gobierno coral’ de Mas

La CUP se inclina por rechazar la última propuesta del presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, para intentar convencer a los diez diputados de la izquierda independentista y anticapitalista para que mañana presten su apoyo a su investidura.

En la tarde del miércoles, tres diputados de la CUP -Antonio Baños, Anna Gabriel y Benet Salellas- se reunieron en el Palau de la Generalitat con Mas y otras caras visibles de Junts pel Sí (JxS), que les plantearon una última oferta antes de la segunda votación de investidura del jueves en el Parlament.

Para intentar revertir el “no” de la CUP en la primera votación del martes, Mas pueso sobre la mesa un esquema de Govern “coral”, presidido por él mismo, pero cediendo peso a tres vicepresidentes, Oriol Junqueras, Raül Romeva y Neus Munté, según explicaron fuentes de JxS.

Pese a todo, la reunión “no ha ido bien”, reconocieron fuentes conocedoras de las conversaciones, por lo que no se saldó con un acuerdo cerrado. Según fuentes de JxS, será “difícil” que el jueves la CUP cambie el “no” del martes por al menos dos votos a favor y ocho abstenciones, que bastarían para investir a Mas presidente con mayoría simple.

Fuentes de la CUP indicaron que anoche habrían acabado de confirmar su decisión al respecto, tras recibir la última oferta de Mas.

ERC, dispuesta a todo

El número dos de ERC por Barcelona para las elecciones del 20D, Joan Tardà, aseguró el jueves que su partido está dispuesto “a todo” para llegar a un acuerdo con la CUP para la investidura y formar un nuevo Gobierno, incluso a ofrecer un “cheque en blanco” para anteponer los intereses generales a los partidistas.

En declaraciones en los pasillos del Parlament, junto al cabeza de lista republicano para las generales, Gabriel Rufián, Tardà advirtió de que “el precio del desacuerdo sería enorme, casi un delito de alta traición a la voluntad del pueblo de Cataluña o un fraude a esa voluntad democrática”.

Por ello, remarcó que ERC “está dispuesta hasta el último momento a contribuir a la consecución de ese acuerdo”, incluso a “firmar un cheque en blanco para que el proceso no sufra ningún tipo de escollo, dado que cada día que pasa sin acuerdo representa una baza mejor para los adversarios de las libertades de Cataluña”. A la pregunta de si ese todo incluiría también la posibilidad de que Artur Mas no fuera finalmente el presidente con tal de llegar al acuerdo con la CUP, respondió: “A todo quiere decir a todo”.

“Entiendo que en las negociaciones se habrán barajado también otras posibilidades. Pero sea la solución una, otra o quizás una tercera, es secundario. Lo prioritario es no traicionar la voluntad mayoritaria”, prosiguió. En este sentido, recordó que “en los momentos históricos y en las coyunturas singulares es donde se demuestra que el político se convierte en estadista. Es el momento de los estadistas que sepan anteponer los intereses generales a los particulares, se llamen Junqueras (ERC), Mas (CDC) o Baños (CUP)”.

Normas
Entra en El País para participar