El barril de crudo no logra asentarse sobre los 50 dólares

¿Ha tocado suelo el petróleo o puede seguir cayendo?

¿Ha tocado suelo el petróleo o puede seguir cayendo?

De forma instintiva, lo primero que hace alguien cuando cae es tantear el suelo que pisa para poner a prueba su solidez y asegurarse de que no habrá más descensos, que ha tocado fondo. En una situación similar se encuentra el petróleo. Parece haber frenado su desplome, pero con el susto de la caída previa en el cuerpo, nadie se atreve a certificar el final de su precipitado descenso. Tras el severo batacazo anotado el año pasado, el barril de crudo Brent desciende un 17% en 2015 pero recupera un 11% desde sus mínimos. Los 50 dólares, fugazmente recuperados esta semana, no han ejercido de momento de suelo para el oro negro y todavía hay factores que presionan al crudo como el amplio exceso de oferta en el mercado y la fortaleza del dólar. Estas son las claves de la mayor fuente de energía del mundo, que ha traído de cabeza, y sigue haciéndolo, a los mercados.

¿Ha tocado suelo el petróleo o puede seguir cayendo?

No es fácil decirlo. El barril de petróleo Brent cierra la semana en el entorno de los 47 dólares. Su resistencia técnica son los 54 dólares y su soporte está en los 46. En lo que coinciden todos los expertos, como destacan desde Bank of America Merril Lynch, es en que “la volatilidad del precio del crudo seguirá siendo un factor clave en el mercado”. Tomás García–Purriños, de Morabanc AM, cree que “las materias primas podrían estar consolidando en los mínimos del año, que coinciden con los mínimos de 2001/2002”. Este experto indica que el crudo está cerca de confirmar la media de las 100 últimas sesiones (los 45,9 dólares), algo que sería clave.

¿Se mantiene el exceso de oferta de crudo en el mercado?

El barril de petróleo Brent cede un 17% en el año ampliar foto
El barril de petróleo Brent cede un 17% en el año

Sí. Las últimas estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía muestran un exceso de oferta, es decir, la diferencia entre el crudo que se produce en el mundo y el que se consume, de 2 millones de barriles al día. Es una diferencia que se debe más al exceso de producción que a una caída de la demanda.

¿Preocupa menos la desaceleración en China?

Eso parece. China es el mayor consumidor mundial de materias primas, por lo que el temor a un frenazo del gigante asiático estaba en buena medida detrás de las últimas caídas del precio del crudo.Ahora, estos miedos se han atenuado. Desde Lombard Odier destacan que “los temores de los inversores ante un colapso del crecimiento global parecen exagerados, ya que las autoridades chinas todavía tienen un importante margen de maniobra fiscal y monetaria para asegurar una transición sin problemas hacia una economía más impulsada por el consumo doméstico”. De aquí al 2020, según acordó el Partido Comunista Chino en su último congreso, el país buscará crecer, al menos, al 6,5% anual, un ritmo inferior al de los últimos años. Aun así, los expertos consultados creen que es pronto para aparcar las preocupaciones sobre China.

¿Qué catalizadores puede tener el oro negro para recuperar su precio?

La caída del precio del crudo ha provocado un descenso en la producción de aquellas empresas a las que les cuesta más extraer petróleo, como las del shale oil en EEUU, las que emplean la novedosa técnica del fracking. Este ajuste puede ser un factor que ayude a un repunte del precio del crudo.También puede contribuir a ello una mayor demanda global, aunque lo cierto es que los expertos observan pocas razones que justificarían un rally del petróleo. Desde luego, todos los bancos de inversión descartan volver a ver en los próximos años un precio del crudo de tres dígitos. Más allá de tendencias previsibles, el petróleo es muy sensible a la actualidad y a la tensión geopolítica. Por ejemplo, como destacan los expertos de JPMorgan, a inicios de semana repuntó por una huelga en Petrobras y por una caída en las exportaciones de Libia a causa del conflicto en ese país.

¿Qué factores seguirán presionando a la baja al petróleo?

Varios.Sobre todo, la certeza de que los actores protagonistas del mercado del crudo se siguen sin poner de acuerdo para recortar la producción global. En la OPEP se mantienen las fisuras entre los países del Golfo, que llevan la voz cantante y parecen estar satisfechos con su estrategia de ganar cuota de mercado a costa de propiciar una caída del precio del crudo, y los estados que, como Venezuela, reclaman proteger el coste del oro negro.Tampoco en Rusia se plantea un recorte de la producción. Al no preverse una acción coordinada, la producción mundial seguirá en niveles altos. Otro factor clave será el final progresivo de las sanciones occidentales a Irán a cambio de imponer límites a su programa nuclear. El país persa dice que podría elevar automáticamente en 500.000 barriles de crudo al día su producción, lo que añadirá más petróleo al mercado y de paso generará un problema en el seno de la OPEP, pues está por ver cómo conseguirá el cártel dar cabida en su objetivo conjunto a esta nueva producción.

¿Se esperan novedades en la próxima reunión de la OPEP?

El barril de petróleo West Texas se aleja de sus máximos anuales ampliar foto
El barril de petróleo West Texas se aleja de sus máximos anuales

No. Los 12 miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) volverán a reunirse el 4 de diciembre y en su encuentro se prevé que la cifra oficial de producción, que siempre se suele superar, se mantenga en los 30 millones de barriles de crudo al día. Arabia Saudí, el país más influyente del cártel, se muestra cómodo con este entorno de precios. Como destaca FranciscoArco, analista de XTB, “mientras los grandes productores no varíen su estrategia de producción, sobrará petróleo y el precio se seguirá manteniendo ajustado”.

¿Qué previsiones manejan los bancos de inversión para el crudo?

Los analistas de Barclays creen que el Brent cerrará este año en los 53 dólares y que alcanzará los 70 a cierre del próximo ejercicio. Por su parte, los expertos de Citi auguran “una lenta recuperación hasta los 70 dólares en 2018”. En un reciente informe, desde Goldman Sachs alertan del riesgo de próximas caídas. En su opinión, la cuestión ahora es si“el mercado podrá encontrar un equilibrio a través de la tensión en los mercados, con los precios manteniéndose cerca de sus actuales niveles a lo largo de todo 2016, o si se ampliará la capacidad de almacenamiento y se forzarán los precios por debajo de los costes de producción”.

¿Cómo influirá la subida de tipos de interés en EE UU sobre el crudo?

El petróleo, al igual que el resto de materias primas, está denominado en dólares.Por eso, si la divisa estadounidense se fortalece, como es de esperar ante una subida del precio del dinero en EEUU a la que el mercado da ya un 70% de probabilidades en la reunión de la Fed de diciembre, estos activos resultan menos atractivos y, por ende, ven más presionado a la baja su precio.

P ¿Cómo afectará la caída del petróleo en los proyectos petroleros?

La respuesta de las grandes petroleras a la caída del precio del crudo ha sido una reducción de inversiones y la suspensión de millonarios proyectos. Los expertos de Bank of America Merril Lynch creen que “los precios del petróleo necesitan estar a largo plazo entre los 60 y los 80 dólares para mantener un equilibrio en el mercado”. Pero, dada la volatilidad esperada, ven posibles nuevos ajustes.Para EEUU prevén que la producción caiga un 1,5% hasta 2017. En Citi recuerdan que “las cosas siempre empeoran antes de mejorar”, por lo que esperan que las inversiones del sector petrolero caigan otro 10% el próximo año antes de recuperarse en 2017. Para ese año, las inversiones en el shale oil aumentarían un 20%.

Las otras materias primas, tocadas

Lingotes de oro
Lingotes de oro

Las señales de fragilidad de la economía China, el primer consumidor de materias primas, han golpeado con fuerza las cotizaciones de las commodities. El índice genérico de materias primas (CRY Index) marcó en agosto su mínimo desde 2002 y acumula una caída del 14% en lo que va de año. En las últimas semanas se ha suavizado la presión bajista que sufría el sector y, tras el batacazo del verano, el índice se ha recuperado un 6%. Pero los expertos aseguran que continúan las tensiones.

Platino y paladio

Las incertidumbres sobre China y los países emergentes siguen pesando en los precios del platino y el paladio. Sin embargo, Carsten Menke, analista de Julius Baer, sostiene que “mientras los vientos en contra a corto plazo pueden persistir, seguimos siendo optimistas y vemos oportunidades de compra en el largo plazo”. El experto prefiere el paladio dado que “se utiliza principalmente en los catalizadores de los automóviles a gasolina y será el principal beneficiado del aumento de las ventas de automóviles a nivel global”. El paladio ha subido un 21% desde agosto y el platino, un 6,5%.

Plata

La retracción de la demanda afecta a la plata, que se mueve sobre los 15 dólares la onza desde los niveles de 17 dólares marcados en mayo, lo que supone un descenso del 14%. “China ha reconocido que no crecerá de forma tan agresiva y los temores sobre la economía no han pasado, lo que podría provocar una mayor corrección sobre la plata”, afirma el analista de ETX Capital Ramón Morell, que sitúa el precio del metal por debajo de los 15 dólares en los próximos meses.

Oro

Con la renta variable en modo alcista, el oro pierde interés como valor refugio para los inversores y ha bajado más de un 4% en apenas seis sesiones, hasta 1.110 dólares. Además, “la expectativa de una subida de tipos por parte de la Fed refuerza al dólar y provoca un ajuste en el precio del oro”, explica Morell, que opina que continuará la tendencia bajista del metal precioso hasta situarse por debajo de los 1.000 dólares a corto plazo.

Normas