Para resolver las dudas planteadas por la EPA

VW paraliza las ventas de Audi y Volkswagen en EE UU

Un coche Volkswagen.
Un coche Volkswagen. EFE

El grupo Volkswagen ha anunciado que paraliza las ventas de automóviles diésel en Estados Unidos de las marcas VW y Audi mientras trabaja en solucionar el nuevo pliego de cargos presentado por la Agencia de Protección Medioambiental de EE UU (EPA, por sus siglas en inglés).

La EPA aseguró el lunes que iba a investigar también si los motores diésel 3.0 estaban afectados por las manipulaciones de emisiones de gases contaminantes, lo que afectaría a los modelos Porsche Cayenne 2015, Volkswagen Touareg 2014, Audi A6 Quattro, A7 Quattro, A8, A8L y Q5.

Según publica la agencia Bloomberg, VW comunicó el martes a sus vendedores en el país que paralizaran las ventas de los Tuareg de segunda mano y nuevos y Audi hizo lo mismo con sus distribuidores con las versiones diésel del A6, A7, A8 y A8L. El martes Porche también tomó esa misma decisión con las ventas del Cayenne.

Volkswagen rechazó que haya instalado en sus vehículos con motores V6 TDS de tres litros el software ilegal.

Llamada a revisión por fallos mecánicos

Por otra parte, el fabricante alemán ha anunciado hoy la llamada a revisión en Estados Unidos de casi 92.000 vehículos debido a un fallo en el árbol de levas. El problema afecta a 91.867 vehículos de los modelos Golf, Jetta, Escarabajo y Passat de los años 2015 y 2016 con motores de gasolina de cuatro cilindros turboalimentados, de 1,8 y 2 litros.

Según el fabricante, la llamada a revisión tiene como fin reparar un fallo en el árbol de levas, ya que hay una pieza que puede quebrarse y ocasionar una pérdida de vacío en el sistema de frenos asistidos, afectando a la capacidad de frenada del vehículo.

El aviso de Volkswagen pide a sus distribuidores que dejen de vender los modelos afectados hasta que se revise el desperfecto.

La empresa aseguró que detectó el problema tras recibir quejas por fallos en el sistema de árbol de levas, pero que el fallo no impide que los usuarios puedan seguir utilizando los vehículos afectados hasta que lo lleven a revisión, y que den cuenta de cualquier anomalía en caso de producirse.

Además de prolongar la distancia de frenada, el problema mecánico, de presentarse, también afecta a la potencia del motor.

Normas