La proporción de inversores cautos se ha triplicado en cinco años

El perfil del ahorrador español: cada vez más conservador

El producto más utilizado siguen siendo los depósitos bancarios, pese a su baja rentabilidad

La patronal de fondos cree que los perfiles más agresivo ganarán peso en los próximos años

Vista de la fachada del Banco de España.
Vista de la fachada del Banco de España.

Depósitos, depósitos y depósitos. Este es el producto estrella entre los ahorradores españoles. El porcentaje de ahorradores con un perfil conservador casi se ha triplicado en los últimos cinco años, al pasar de ser el 29% del total, en 2009, hasta el 62% de 2015, según los datos del IV Barómetro del Ahorro presentados hoy por el Observatorio Inverco.

Ángel Martínez Aldama, presidente de Inverco y director del Observatorio, ha indicado hoy en rueda de prensa que el ahorrador particular en España tiene principalmente un perfil conservador “debido a la situación de incertidumbre del mercado” y apuesta por la rentabilidad y la seguridad, aunque prevé un cambio de tendencia en los próximos años.

Así, los datos del estudio muestran que los depósitos bancarios alcanzan el 63% de los productos de ahorro, los planes de pensiones el 47% y los fondos de inversión el 29%, lo que supone una diferencia mucho mayor entre depósitos y planes de pensiones que en 2009, cuando registraban un 39% y 38% respectivamente.

Sin embargo, al preguntar a los ahorradores qué productos prevén contratar en 2016, la tendencia se invierte y un 12% afirma tener en mente los fondos de inversión, frente a un 8% que se decanta por los depósitos bancarios.


Motivos para ahorrar

Con respecto a la motivación de los españoles para ahorrar, el principal motivo es la provisión para imprevistos (un 50%) debido, según Inverco, al “efecto precaución” ante la crisis económica; en segundo lugar, el ahorro para la jubilación (un 30%) aumenta cinco puntos desde 2013 por “la necesidad de los particulares de complementar su jubilación pública”.

Además, el estudio muestra que aumenta el número de personas que ahorra a medio plazo (de uno a tres años), alcanzando el 57% ; mientras que un 25% ahorra con un plazo inferior a un año y sólo el 18% lo hace con vistas a más de tres años.

En cuanto al grado de conocimiento de los productos, los depósitos y planes de pensión son los productos más conocidos con una nota, sobre cinco, de 3,2 y 2,9, respectivamente; mientras que los fondos de inversión se quedan en el 2,5, empatados con los de renta fija.

En este sentido, desde Inverco han considerado “muy relevante” la educación financiera y han señalado el aumento de ahorradores que acude a las páginas web de las entidades para informarse de los productos, un 41%, aunque la mayoría sigue prefiriendo la oficina bancaria (un 60%).

Sin embargo, aunque el número de personas que se informan a través de internet ha aumentado, a la hora de formalizar la transacción, 8 de cada 10 prefieren un trato personal, en la sucursal bancaria, y solo 2 de cada 10 lo hacen de forma virtual, online o por teléfono.

Normas