Los expertos ven al selectivo en los 11.000 puntos

¿Habrá rally de fin de año en el Ibex?

Imagen de la bolsa española.
Imagen de la bolsa española. EFE

Octubre ha supuesto un punto de inflexión en el comportamiento del Ibex 35. Después de la corrección vivida en el tercer trimestre (11,23%), los inversores parecen haber cambiado de opinión. La pregunta pasa ahora por saber si esto es flor de un día o se prolongará de aquí a cierre del ejercicio, dando consigo al famoso rally de fin de año, momento en el que los inversores aprovechan el exceso de liquidez para efectuar todas aquellas inversiones que no se han llevado a cabo a lo largo de 2015.

Al comportamiento tradicional de los inversores en los últimos meses del año, hay sumar ahora otros factores como la mejora de la situación macroeconómica y la promesa de nuevos estímulos del BCE. En este entorno de mayor confianza, los expertos consideran probable que el selectivo español concluya el año por encima de los niveles actuales. Aunque en esto hay unanimidad, la divergencia pasa ahora por conocer el nivel exacto. La horquilla de precios objetivos va desde los 10.500 a los 11.000 puntos.

Jaime Díaz, de XTB, considera que con la temporada de resultados llegando a su fin y diciembre como la fecha clave para que los bancos centrales tomen sus decisiones, el próximo mes será un periodo de transición en que los datos macroeconómicos provocarán que el mercado comience a descontar las ideas lanzadas en octubre por Mario Draghi y Janet Yellen. El experto considera que el selectivo español continuará lastrado por el elevado peso de la banca en el Ibex y la exposición a América Latina, situándose a la cola de las subidas del resto de plazas europeas. Aun así, desde XTB ven probable que hasta fin de año, la Bolsa española repunte hasta los 11.200 puntos para después caer a los 10.500.

Al igual que Díaz, Miguel Paz, de Unicorp Patrimonios, y Juan Barriobero, responsable de renta variable de Deutsche Asset & Wealth Management, coinciden en señalar al sector bancario como uno de los elementos que puedan introducir distorsión de aquí al cierre del ejercicio. Pero esta idea no es algo nuevo, sino que se trata de una tendencia que ha acompañado al mercado a lo largo de 2015 y que ha provocado que “la Bolsa española sea una de las menos beneficiadas por las políticas de estímulo del BCE”, según Barreiro.

Una vez dejadas atrás las dudas sobre la solvencia y con la rentabilidad de la deuda española en los niveles actuales, el reto de la banca se centra en mejorar los ingresos y en encajar el nuevo frente judicial que se abre con las cláusulas suelo. Ardua tarea teniendo en cuenta los niveles actuales de los tipos a cero.

Prima de riesgo

La renta fija mantendrá un comportamiento en línea con la Bolsa. Así, una vez celebrados los comicios catalanes, ahora la tranquilidad vuelve a imponerse. Desde XTB, consideran probable que el diferencial entre el bono español a diez años y bund perfore los 100 puntos, algo que actuaría como revulsivo para la renta variable, No obstante, no descartan un repunte a finales de año a la espera de los pactos que puedan generarse para la formación del Gobierno de España.

Bajo esta premisa, Paz efectúa una diferencia entre el comportamiento de compañías más ligadas al consumo, como Dia o Inditex que podrían revalorizarse un 10%adicional, y la banca.

A pesar del peso del sector bancario (equivale aproximadamente al 40% del selectivo), los analistas confían en que la renta variable española se deje arrastrar por el buen comportamiento de la Bolsa europea. Bank of America Merril Lynch, en un informe publicado el viernes, señalaba su preferencia por la renta variable europea frente a la estadounidense en términos de valoración (consideran excesiva la corrección vivida por el sector industrial, de autos y el químico) así como por la mejores previsiones macroeconómicas.

Los más optimistas consideran que el Ibex 35 podría revalorizarse un 6% desde los niveles actuales. Uno de los defensores de esta idea es Nicolás López, de MG Valores, que considera que tras la corrección vivida desde los máximos anuales (en abril el índice español se situaba en los 11.800 puntos), la situación de mercado actual es “positiva”. Por tanto, el experto no ve descabellado que el selectivo concluya el ejercicio en los 11.000 puntos. Eso sí, advierte de que entremedias habrá momentos de corrección. Pero esos momentos de corrección “ya no serán vistos con temor, sino que se percibirán como una oportunidad para entrar”, según Paz y Daniel Pingarrón. Este último también ve al Ibex en los 11.000 y señala “que los bancos y los valores expuestos a economías latinoamericanas podrían restarle potencial de subidas a la Bolsa española”.

Por su parte, Estefanía Ponte, de BNP Paribas Personal Investors, se muestra más cauta y fija como objetivo los 10.800 puntos. Los principales obstáculos a los que tendrá que hacer frente el mercado en los próximos dos meses son la incertidumbre política fruto de las elecciones generales del 20D y la evolución de Latinoamérica. “Nuevas tensiones en Brasil o aumento del riesgo de impago en Venezuela pesarían negativamente”, advierte.

Victoria Torre, de Self Bank, también apunta a las elecciones como uno de los frentes de pueden marcar el devenir de la Bolsa. "Es posible que hasta la fecha de los comicios veamos mejorías en el selectivo, cuyo precio objetivo está en 11.190 puntos. No obstante, a medida que se acerque la fecha y se empiecen a publicar sondeos, la volatilidad podría incrementarse", apunta. Volatilidad que podría verse acompañada por otros frente como China o el precio del petróleo. Mientras, Juan Gómez Bada, de Avantage Capital, señala a los bancos centrales como principales protagonistas. "seguirán aplicando políticas monetarias muy expansivas para evitar que la caída de las materias primas, la depreciación de otras divisas y la mejora tecnológica generen deflación", indica.

Normas