Iglesias ataca el inmovilismo del Gobierno, Sánchez y Rivera

Rajoy insta a buscar la unidad frente al separatismo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibe en el Palacio de la Moncloa al líder de Podemos, Pablo Iglesias.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibe en el Palacio de la Moncloa al líder de Podemos, Pablo Iglesias.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, instó el viernes a las fuerzas políticas a buscar “lo que nos une” ante el desafío independentista en Cataluña y a no caer en “debates estériles” sobre si se debe recurrir ya alguna de las decisiones adoptadas por el Parlamento catalán. En rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, tras reunirse por separado con los líderes de Ciudadanos, Albert Rivera, y Podemos, Pablo Iglesias, Rajoy reconoció no haber perdido “nada” por haberse entrevistado con éste último, aunque fueron muchas las cuestiones que les separan. Rajoy pidió confianza en los “mecanismos del Estado” para afrontar el reto soberanista y se mostró muy satisfecho por el resultado de las conversaciones.

Por la mañana, Rajoy se entrevistó con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien aseguró a los periodistas al término de la reunión que el jefe del Ejecutivo se había mostrado dispuesto a estudiar su “pacto por España” para blindar la soberanía nacional y la unidad de España con el fin de ver si se le puede dar “salida” a esa propuesta. A su entender, hay “acuerdo en el fondo” con el jefe del Ejecutivo ante el desafío catalán, aunque matizó que discrepan en “matices jurídicos”. El líder de la formación naranja también anunció que tiene previsto hablar con el socialista Pedro Sánchez sobre su propuesta de un pacto por España, ya que consideró que “cuantos más partidos” estén en este “acuerdo de mínimos, mejor”. “Otra cosa es que la gente se autodescarte”, agregó al recordar que Podemos e IU están a favor de celebrar un “referéndum separatista territorial” y que la formación de Pablo Iglesias incluso pacta con Bildu. A su entender, es “bueno” que se selle ese tipo de compromisos y aseguró que se queda con el mensaje de que el Gobierno está dispuesto a estudiarlo.

Firme apoyo de Ciudadanos

Ante todo, Rivera trasladó a Rajoy en la reunión que, en un momento “delicado y difícil”, el Gobierno de España tiene el “firme apoyo” de su formación y de todos sus cargos públicos en “el cumplimiento de las leyes democráticas” y subrayó la importancia de que éstas se respeten “en cualquier rincón de España, también en Cataluña”. Por ello, ofreció al presidente la labor de los diputados de la formación naranja en el Parlament para liderar cualquier acción coordinada a fin de evitar el incumplimiento de la ley.

Tras elogiar la iniciativa de Rajoy de llamar a los líderes de otros partidos para hablar de la situación en Cataluña, el presidente de Ciudadanos indicó que, si le tocara ser presidente del Gobierno, también le gustaría que la oposición estuviese ahí para “echar un cable” en los temas importantes del país y plantear ideas en las que a lo mejor él no ha pensado.

“Es necesario firmar un pacto por España para que todos sepan que gobierne quien gobierne tras el 20D, este país no está en juego, no se rompe y no se negocia”, dijo Rivera, quien a continuación detalló las líneas maestras de su plan.

“El artículo 1 de la Constitución no se toca, la soberanía reside en el conjunto del pueblo español”, enumeró el líder de Ciudadanos tras su encuentro con Rajoy. “Segundo punto, unidad territorial. Tercero, que la Constitución es el único marco en el que se puede reformar España, que no hay atajos. Cuarto, firme compromiso con la integración europea”, continuó. “Y el quinto punto: los partidos que quieran firmar no gobernarán de la mano de los que quieran romper España”, culminó.

Reforma constitucional de Podemos

Mucha menos sintonía hubo en el encuentro que mantuvo el presidente del Gobierno a primera hora de la tarde con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. El líder de la formación morada se alegró de que Rajoy haya “rectificado su actitud” y decidiera finalmente recibirle. “No estamos de acuerdo en casi nada, pero el dialogo en democracia es importante”, subrayó. Al “inmovilismo” de PP, PSOE y Ciudadanos que tildó de “búnker”, Iglesias contrapuso cinco “garantías” en las que se basaría un nuevo acuerdo constitucional: una reforma de la ley electoral, en sentido más proporcional; una reforma de la justicia “que garantice la independencia de los jueces” que, dijo, “no pueden trabajar al servicio de los partidos”; “garantías constitucionales contra la corrupción” –“no es razonable que haya políticos en el consejo de administración de Telefónica, se llamen como se llamen”; y “blindar constitucionalmente” los derechos sociales.

“No estamos de acuerdo con que nadie declare repúblicas o independencias”, aclaró Iglesias, “pero no le tenemos miedo a la democracia”. Por ello, el líder de Podemos apostó por un proceso doble: un referéndum para que los españoles opinen sobre los cambios constitucionales que propone su partido, pero también una consulta en Cataluña para saber si “los catalanes están de acuerdo o no en seguir en una nueva España plurinacional, respetuosa de la diversidad y solidaria”. A la pregunta sobre si se aprobarían las modificaciones constitucionales –que incluyen el derecho a decidir– antes de la celebración de una consulta en Cataluña, Iglesias rechazó hablar de prioridades, ya que ambos caminos deben ser “simultáneos”.

Normas
Entra en El País para participar