Destino de ida y vuelta, ideal para repetir

Lanzarote, la isla de la eterna primavera

Panorámica del Parque Nacional de Timanfaya.
Panorámica del Parque Nacional de Timanfaya.

Cuántas veces a lo largo del año nos planteamos escaparnos a una isla? Esos pequeños –a veces grandes– trozos de tierra desprendidos en medio de mares y océanos nos fascinan, a menudo son sinónimo de paraíso. En casi todas ellas las horas suelen pasar despacio y disfrutan de un clima benigno casi todo el año, mientras tierra adentro el mal tiempo presiona para reclamar su espacio en el calendario. Lanzarote, con 21 grados de temperatura media, es uno de esos destinos insulares para escaparse y repetir.

La pequeña isla canaria atesora en apenas 850 kilómetros cuadrados de superficie muchos de los tópicos que atribuimos a lugares idílicos, como preciosas playas, una naturaleza desbordante y paisajes increíbles como surgidos de otro planeta, muchos de ellos diseñados por las erupciones volcánicas, como la Cueva de los Verdes, al norte de la isla, una gruta que nace de las entrañas del volcán de La Corona o la Laguna de los Clicos o el Lago verde, un cono medio sumergido de un volcán que el tiempo y el mar se han encargado de erosionar, dejando la pared estriada del cráter negra y, abajo, un espectacular charco esmeralda. Por ello, Lanzarote es conocida como la isla de los volcanes.

Geográficamente es la más septentrional y oriental de las Canarias y apenas la separan 140 km de África, mientras el punto más cercano a España está a 1.000 km. Hoy además se ha convertido en puerto y escala de más de 300 cruceros internacionales. Este es nuestro recorrido imprescindible por la isla:

1 PLAYAS PARA PERDERSE. Toda la isla cuenta con preciosas playas y espectaculares calas de aguas turquesas y arena fina en tonalidades que van del blanco al negro o doradas en las que disfrutará de increíbles puesta de sol. En el sur destacan el Papagayo, Puerto del Carmen y Matagorda, mientras que en el norte Famara impresiona y no le defraudarán las de Costa Teguise, Arrieta, el Caletón Blanco, Órzola o las de la cercana isla de La Graciosa, considerada como la octava isla del archipiélago canario.

2 MONTAÑAS DE FUEGO. Es el principal reclamo turístico de Lanzarote, un área volcánica que conforma el Parque Nacional de Timanfaya y que le dejará sin habla. Las erupciones ocurridas durante seis años consecutivos, entre 1730-1736, y luego en 1824, cambiaron para siempre y de forma drástica la morfología de la isla hasta sepultar una cuarta parte de su superficie. Hoy al parque solo se puede acceder (9 euros) en visita guiada en autobuses turísticos. Le sorprenderán sus paisajes irreales, plagados de conos volcánicos y lava petrificada de mil y una formas y una sucesión incontable de colores. El recorrido no dura más de 40 o 50 minutos y termina a los pies de El Diablo:un restaurante diseñado por César Manrique, con unas vistas impresionantes al parque y con la peculiaridad de que aprovecha la energía geotérmica que desprende el subsuelo para cocinar. En la zona podrá disfrutar de una demostración del calor que aún genera la tierra y de cómo esta expulsa el agua transformada en vapor a través de pequeños géiseres.

3 ARTE Y NATURALEZA. Lanzarote no sería lo que hoy es sin la influencia del artista local César Manrique. Pintor, escultor, arquitecto, ecologista, conservador de monumentos, diseñador de complejos urbanísticos y de paisajes y jardines. Manrique supo crear lugares sorprendentes donde el arte y la arquitectura se funden con el entorno.

4 UN EDÉN DE CACTUS. Obra también de Manrique, representa un magnífico ejemplo de una arquitectura integrada en el paisaje. En este espectacular vergel se pueden ver más de 7.200 ejemplares de 1.100 especies diferentes de la planta.

5 LOS JAMEOS DEL AGUA. Es otra de las atracciones más famosas de la isla. Se localiza en el interior de un túnel volcánico producido por la erupción de La Corona. Está en el norte de la isla, cerca de Punta Mujeres, pueblo pesquero tradicional, hoy convertido en destino vacacional. Su popularidad se atribuye al formidable espacio natural que ocupa y a la belleza de sus instalaciones transformadas por Manrique en los setenta. Jardines tropicales, bares y un restaurante rodean una laguna subterránea. En ella viven los jameítos, los cangrejos albinos ciegos que brillan en el agua como pequeños diamantes, que quedaron atrapados allí. En el interior se construyó también un gran auditorio con una increíble acústica.

Descanso y relax solo para adultos

Lanzarote.
Habitación del Hotel Teguise Beach.

Si tras una agotadora jornada explorando la isla necesita relajarse sin perder de vista el mar, una opción es alojarse en el Barceló Teguise Beach adults only. Un cuatro estrellas ubicado en Costa Teguise, al lado de la playa de Las Cucharas, perfecto para viajar en pareja y donde podrá alojarse en una suite de 45 metros cuadrados con bañera de hidromasaje en la terraza de su propia habitación. Desde 141 euros la noche, dos personas.

Varias compañías vuelan a Lanzarote. Iberia Express ofrece vuelos desde Madrid desde 85 euros el trayecto –precio final hasta el 31 de marzo–.

Normas