Cosentino, Mercadona, Girbau, Freixenet, Fruits de Ponent y Plusfresc, ejemplos de ecoinnovación

Ecoinnovar no es fácil ni difícil, es rentable

Muchas empresas afrontan la lucha contra el cambio climático como estrategia de negocio.

Almacenamiento de productos de la cooperativa Fruits de Ponent.
Almacenamiento de productos de la cooperativa Fruits de Ponent.

Todas las empresas pueden hacer ecoinnovación, al margen de su tamaño o actividad. Los motivos para ecoinnovar están relacionados generalmente con necesidades del mercado, con la mejora de la imagen de la empresa y la eficiencia en sus procesos o como consecuencia de modificaciones legislativas que se convierten en oportunidades de negocio.

Además, los beneficios que produce la innovación ecológica afectan tanto a la marcha de la compañía (a su reputación, a la gestión del riesgo, al incremento de las ventas, etc.) como al cliente y al medioambiente.

Estas son algunas conclusiones del informe que el Laboratorio de Ecoinnovación, un proyecto de la Obra Social La Caixa y la Fundación Fórum Ambiental, ha presentado recientemente a partir de casos prácticos de empresas que han incorporado la ecoinnovación a su estrategia empresarial a lo largo de 2014 y 2015.

Estas políticas aumentan la capacidad de competir de las compañías, ya sea en los procesos, servicios o productos

La finalidad del laboratorio es identificar oportunidades de negocio en las que el medioambiente sea el factor impulsor para aumentar la competitividad de las empresas, anticipar necesidades futuras de ecoinnovación y colaborar, por tanto, en el impulso de la innovación responsable como estrategia para un desarrollo más sostenible.

Es una plataforma de identificación y difusión de casos de éxito contrastado de compañías que han aumentado su competitividad gracias a la incorporación de estrategias de ecoinnovación, ya sea en procesos, servicios o productos. El informe del laboratorio recoge ejemplos de empresas que han tenido éxito en sus estrategias responsables.

Una de ellas es Cosentino, que ha creado una nueva categoría de marca dentro del sector: la superficie reciclada compuesta de materiales reciclados en más de un 75%, restos de piedra natural y resina de origen biológico. La empresa considera una apuesta de futuro su inversión en I+D de 4,5 millones de euros en ventas de su línea eco.

La cadena de supermercados Mercadona es también una empresa ecoinnovadora. Su apuesta se plasma en un modelo logístico para transportar más producto con menos recursos mediante la logística inversa, que consiste en la optimización de la carga de palés y camiones y ecodiseño de productos.

La estrategia de logística sostenible de la compañía se concreta en transportar más con menos recursos. Las mejoras en logística han permitido a la cadena ahorrar 24 millones de euros gracias a reducir seis millones de kilómetros por carretera.

En todos los sectores

En un sector muy distinto, Girbau, fabricante de equipos para lavandería, ha puesto en el mercado la secadora Ecodryer, que ahorra mano de obra, tiempo y energía. En los últimos 15 años ha invertido un 3,5% de su facturación en la creación de la cátedra Girbau, en la Universidad Politécnica de Cataluña, para la mejora de sus equipos. Uno de los éxitos conseguidos es esta secadora, que es un 15% más eficiente energéticamente que otras.

La estrategia ecoinnovadora de Freixenet consiste en robotizar las operaciones para conseguir hacer hoy lo que los fundadores de la compañía hacían antaño de forma tradicional y artesanal. Así, la automatización del sistema logístico en cavas ha representado no solo una mejora significativa en la optimización del proceso, sino también en la creación y el desarrollo de una tecnología robótica propia e inédita, pionera en el sector. 

Mercadona
Envases de Mercadona.

Para Josep Presseguer, director general Fruits de Ponent, una cooperativa comercializadora de fruta que aglutina más de 200 comunidades familiares agrícolas de Cataluña y Aragón, “la innovación es el camino para obtener la buena fruta”. Es la senda que sigue esta asociación con la producción de una gama de nuevas variedades de fruta con las que obtienen una productividad por hectárea un 10% mayor que las tradicionales con una reducción de un 20% de agua de riego.

De otro lado, Plusfresc, una cadena de supermercados de Lérida, utiliza un programa de gestión de stock en almacén para minimizar las pérdidas de producto por caducidad o rotura, las devoluciones a proveedores y el despilfarro alimentario. Con ello consigue planificar el abastecimiento de toda la cadena de suministro y disminuir los desplazamientos de camiones de transporte.

Por último, una multinacional del calibre de Coca-Cola es también ejemplo de ecoinnovación con la promoción de la sostenibilidad en su cadena de valor. La empresa ha presentado a sus proveedores su programa Sustainable Agriculture Guiding Principles para garantizar el origen sostenible de los ingredientes agrícolas que utiliza, donde contempla aspectos como la huella de carbono, la huella hídrica, el uso de fertilizantes o la erosión del suelo.

Normas