Madrid y Barcelona rebasan el tope de NO2

Bruselas expedienta a España por el exceso de emisiones del diésel

Bruselas exige medidas correctivas a España.

En caso contrario, tiene previsto presentar una denuncia ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Tubo de escape
Tubo de escape
Bruselas / Madrid

El expediente de la Comisión Europea atañe a Madrid y Barcelona, las dos principales metrópolis del país, así como a la comarca barcelonesa de Vallès-Baix Llobregat. Bruselas acusa al Estado español de tolerar repetidos excesos en el límite de emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2), un contaminante muy ligado a los motores diésel y para el que la legislación europea ha fijado topes desde 2010.

España siempre ha tenido serias dificultades para cumplir con los límites previstos en la normativa comunitaria. Y ha solicitado, y obtenido, sucesivas prórrogas para poder superar el nivel de contaminación en ciertas áreas. Pero los plazos concluyeron el 1 de enero de este año y a pesar de los meses transcurridos, y de los cinco años de prórroga concedidos, Bruselas constata que los niveles de NO2 siguen siendo peligrosamente elevados en zonas donde viven varios millones de personas.

A principios de este año, la Comisión ya se dirigió a las autoridades españolas para recabar información sobre las medidas que tenía previsto adoptar para garantizar el cumplimiento de los límites de NO2 fijados por la Directiva número 50 de 2008. España ya se había comprometido en repetidas ocasiones a respetar esos límites y se había fijado 2014 como objetivo para garantizar una limpieza del aire acorde a los estándares europeos.

Pero los ayuntamientos salientes llegaron a las elecciones de mayo de este año sin haber cumplido sus promesas. Y Bruselas decidió poner en marcha, en el mes de junio, un procedimiento de infracción que puede desembocar en el Tribunal de Justicia europeo y que, incluso, podría acarrear sanciones millonarias si las principales ciudades españolas no recortan su nivel de emisiones de dióxido de nitrógeno.

La directiva europea permite que el límite horario de emisiones de NO2 se supere hasta 18 veces en un año. Pero España, según Bruselas, rebasa de manera persistente ese límite en algunas estaciones de medición. Algunos años, una misma estación ha llegado a superar el límite hasta en 76 ocasiones.

Solo en el mes de enero de 2015, seis de las estaciones de vigilancia ya habían superado el límite horario en más de 18 ocasiones, según detallaba una pregunta parlamentaria dirigida a la Comisión Europea por eurodiputados de Podemos, Izquierda Unida y Verdes.

Pocos meses después, la Comisión expedientaba a España. El expediente se solapa ahora con el caso Volkswagen, después de que la automovilística alemana haya reconocido haber trucado sus motores diésel para falsear los datos de emisiones de NO2. Miles de vehículos de esa marca han circulado por las calles de Madrid y Barcelona emitiendo mucho más dióxido de nitrógeno del esperado y contribuyendo, por tanto, al incumplimiento de la directiva europea.

España, no obstante, también viola otros límites de emisiones, como los de partículas más gruesas, cuyo incumplimiento también es objeto de otro expediente abierto por la Comisión Europea. En España, según muestran los datos oficiales de la CE, el 17,1% de las muertes se deben a enfermedades de carácter respiratorio (13,4% en la UE).

Normas