Blogs por Alexis Ortega

Draghi en estado puro (2)

Draghi en estado puro (2)

Acto II. Lo viejo fracasa ante la realidad. Su poder para controlar la realidad es limitado

El barrio de los maestros en Núremberg es convertido en un típico barrio de oficinas de cualquier ciudad actual en donde las casas de Sachs y Pogner son convertidas en grandes edificios de cristal a semejanza de las sedes de las empresas de cada uno de ellos y están presididas por enormes carteles luminosos. Estamos en la azotea de la sede de la corporación (zapateria) de Hans Sachs. El habitual tilo es sustituido aquí por una plantación de marihuana (lo que denota un pasado al margen del stablishment) y enfrente se ve la sede de la corporación (orfebrería) de Pogner. Son vecinos. Al fondo, no se distingue bien al estar las letras del revés, estaría la sede de otra empresa de cualquier otro maestro.

Beckmesser quiere conquistar a Eva, la hija de Pogner. Ella prefiere a Walter y, ante el fracaso de éste en la prueba para maestro, preparan su huida de Nurenberg. Hans Sachs quiere evitarlo. Cuando Beckmesser ante la casa de Pogner para cantarle una serenata se presenta vestido de trovador (incluso extremadamente anticuado para la época real de la acción de la obra). La intención del director de escena es clara: Beckmesser vive en el pasado y solo se siente a gusto en él: su vestimenta choca con todos y especialmente con los punkies que merodean toda la escena en este segundo acto.

Todavia no lo sabe, pero el hasta ahora juez, el funcionario Beckmesser y miembro de la congregación de maestros se verás sometido al examen de los demás. Es lo que suele suceder a los poderosos: suelen pensar que son eternos y que no tendrán que rendir cuentas de sus actuaciones. A lo sumo, su trabajo ha consistido en seguir al pie la letra las indicaciones de sus reglas para estar a salvo [1].

Ahora es Hans Sachs quien va a interrumpir la interpretación de sus canción (¿examen?) y todo vuelve a acabar en un gran tumulto con el que logra finalmente que Walter y Eva no puedan huir de Nuremberg.

El fracaso de lo viejo ante la realidad es mucho más grave que la jugada que le ha hecho Beckmesser a lo nuevo previamente. La imagen, en medio de todo este tumulto final, de un joven colgando de una liana y que solo encuentra una relativa estabilidad cuando intenta encaramarse a la fachada de la empresa del fondo para, con el último acorde la de orquesta en este acto, volver a caer al vacío y estar nuevamente pendiendo de una hilo, nos recuerda que la insistencia de lo viejo en mantenerse vivo y obstaculizar todo lo que suene a nuevo, ha condenado a una gran cantidad de jóvenes a la precariedad y el desempleo.

La tasa de paro juvenil se ha disparado en todos lo países occidentales y estamos lejos de alcanzar los niveles previos a la crisis. En España la situación es especialmente alarmante. Aunque, con los datos de la última EPA de tercer trimestre de este año, la tasa de paro juvenil (18-25 años ) ha bajado del 50% su nivel es todavía inaceptable. Pero la situación en los EEUU de los jóvenes en el mercado laboral, a pesar de todos los mensajes positivos que se nos anuncian, esta lejos de considerarse ni siquiera "normal".Su tasa de actividad es la que más ha bajado. Además se han embarcado (con el mensaje siempre convincente de sus mayores) en una mejora de su formación, ya que es importante para su "empleabilidad", pero lo que consiguen son empleos mal remunerados que les impide independizarse [2] a la edad que lo hacían sus mayores, y lo que es peor, con una deuda que les resulta difícil de devolver.

Los QE's han elevado artificialmente los precios inmobiliarios (el esquema de crecimiento de lo viejo) pero, a diferencia de otras etapas alcista del precio de la vivienda, también han expulsado a los americanos de la propiedad dejándolos sin capacidad para contrarrestar los efectos negativos de esta nueva burbuja en sus vidas. Especialmente preocupante es que, como era de esperar, la tasa de propiedad de la vivienda entre jóvenes se ha desplomado más que en otras franjas de población. Ello se ha convertido, en este entorno, en un obstáculo más para su supervivencia. El caso del empleado de google que logra ahorrar un 90% de su salario y tener un mejor nivel de vida social al decidir vivir en una camioneta en la sede de su empresa[3] ha puesto de manifiesto las cosas absurdas que hay que realizar para saltarse la tiranía inmobiliaria con la que lo "viejo" quiere construir el futuro.

Lo viejo, como Beckmesser, no acaban de entender que amar la realidad, pasa por acostumbrarse a las dificultades para entenderla plenamente ("squaring the circle"). Su absurda simplificación es una manera de rehuirla y tras ellos solo buscan defenderse contra ella pues les es adversa. Apartarse de la realidad nunca ha sido un buen negocio.

Las contradicciones que un modelo va generando en sus ultimas etapas de vida precipitarán su colapso. Beckmesser intentado conquista a Eva (la nueva realidad) con una canción "al modo antiguo" cuando ya ella ha decidido entregarse a Walther (lo nuevo) solo puede acabar en el más estrepitoso de los ridículos y en la explosión de todas y al mismo tiempo de las costuras de lo antiguo. Ese es el sentido del tumulto final del segundo acto de "Los Maestros Cantores de Nuremberg" de Richard Wagner.

La semana que viene le tercer acto.

NOTAS:

  1. Al final del primer acto (en el vídeo que vimos ayer) Beckmesser, antes de partir de la Iglesia de Santa Catalina, se queda mirando unos instantes el "tabulatur" colgado en la pared. Parece querer pedirle que le guíe en el exterior. Vano intento el de meter la realidad en reglas estancas.
  2. El número de jóvenes (entre 18-32 años) que vivían con sus padres en el 2007 era del 31%, seis años más tarde alcanza el 34%. Lo mismo sucede con los empleados: en 2007 el 71% de los jóvenes (entre 18-32 años) con empleo era del 71% seis años más tardes es de 65%. Conforman una realidad nueva en los EEUU que denota una transformación social y económica que casa muy mal con la idea que las estadísticas nos dan a entender sobre el mercado laboral. Lo mismo ocurre con los adscritos al programa estatal de ayuda a la alimentación : solo se han rebajado en el último año en 600.000 personas cuando con la crisis aumentó en 21 millones.
  3. http://www.abc.es/tecnologia/redes/20151022/abci-google-empleado-caravana-201510212027.html
Normas