Alberto Rodríguez-Toquero, director general de Mahou San Miguel

“En un mes lanzaremos a la venta una nueva cerveza”

"La cerveza artesana es lo mejor que le ha pasado al sector"

"La fusión de AB InBev y SABMiller abre oportunidades para el resto"

Alberto Rodríguez-Toquero, director general de Mahou San Miguel.
Alberto Rodríguez-Toquero, director general de Mahou San Miguel.

Alberto Rodríguez-Toquero lleva nueve años como director general de Mahou San Miguel. Ha vivido la crisis del consumo de primera mano pero este año el ánimo es otro con la vuelta al crecimiento vivida en 2014 y con el 125 aniversario del mayor grupo cervecero español. La compañía mira al exterior en busca de nuevas oportunidades para seguir creciendo.

Pregunta. Hace unos días AB InBev y SABMiller anunciaban la mayor fusión en el sector cervecero creando un gigante del sector. En España el impacto no es muy grande pero sí en otros países donde operan. ¿Cómo lo ve?

Respuesta. Se va a abrir un proceso del que nadie sabe nada, pero que puede ser muy interesante. Los reguladores van a tener que arbitrar para decidir si tienen o no que hacer desinversiones. Y quién sabe si eso nos puede brindar alguna oportunidad. Seguramente haya ventas y veremos qué cosas quedan por ahí.

P. ¿Mantienen su apuesta de alcanzar un 20% de la facturación en el exterior?

R. Sí, seguimos con ella. Es una fuente de crecimiento, va más rápido que nuestro negocio en España. El desembarco en India nos ha animado a decir que podemos hacer cosas fuera porque tenemos alta reputación allá donde vamos. Empezamos con socio local pero después decidimos seguir solos. Esto nos dio la confianza de si somos capaces de hacerlo en India lo haremos en cualquier sitio. En EEUU entramos en Founders [Mahou San Miguel adquirió a comienzos de año el 30% de esta cervecera] en un sector, el artesanal, que crece de manera importante. Los socios nos eligieron por ser una compañía familiar, con historia y con conocimientos de cerveza. Estos puntos hacen que nuestro negocio internacional y la exportación de nuestras marcas crezcan. San Miguel sube pero además las enseñas que son mas pequeñas fuera como Mahou o Alhambra. Mejoran un 50% respecto al año anterior. Es un gran polo de atracción para nosotros.

P. ¿Y en España cómo está la compañía?

R. Está siendo un año bueno y positivo. Hasta septiembre estamos creciendo un 2% en volumen de ventas y en facturación en todos nuestros negocios. Espero que se mantenga hasta final de año. El verano ha sido incluso mejor por el buen clima. El sector cervecero anticipa los ciclos económicos. En los años más duros de la crisis lo primero que los españoles quitaron fue el ocio fuera de casa, el lujo cotidiano. Pero es el primer que te das cuando todo huele un poco mejor. El verano nos ha ayudado. Estamos viendo los primeros síntomas de una tendencia positiva que sin ser el boom estamos en una senda de crecimiento. No estamos muy por debajo de la época buena pero los competidores no han estado con los brazos cruzados. No hay que relajarse.

P. ¿Hay capacidad de crecimiento en España?

R. Hay quien dice que el sector cervecero en España es maduro y que no hay se puede crecer. Nosotros queremos hacerlo con la expansión de las marcas por el país. Cada marca tiene un significado especial que puede convivir perfectamente. Son enseñas con ocasiones distintas y perfiles diferentes. Alhambra, por ejemplo, tiene unas posibilidades de desarrollo muy importante, especialmente desde que la adquirimos. Nuestra ambición es amplia.

P. ¿Qué le parece el boom de la cerveza artesanal?

R. Para el sector es de las mejores cosas que le ha podido pasar. En cualquier revista o suplemento tiene una mayor presencia del consumo de cerveza que hace cinco años y eso es bueno. Crea una cultura cervecera. El desarrollo del fenómeno artesanal genera ruido y es una oportunidad porque nos permite crear otros productos. Entramos en Founders, en EE UU. Su tamaño suma más que toda la cerveza artesanal en España multiplicado por dos o por tres. Es una experiencia de aprendizaje. Además, Founders se lanza en España el mes que viene, lo lanzan ellos pero con nuestro apoyo. Nosotros lo comercializaremos. No hay que verlas como un enemigo, son competidores pero aportan valor y aprendizaje.

P. ¿Preparan más lanzamientos?

R. Vamos a lanzar Almayso, un proyecto muy bonito con solo 1.000 botellas de cara al 125 aniversario. Es un tributo a uno de los hijos de Casimiro Mahou y fundador de la compañía. Es totalmente distinto a todas las cervezas que hemos lanzado, nos ha llevado a meternos en el mundo de las cervezas envejecidas en barrica. Va a ser la primera cerveza lager envejecida en barrica que se comercialice en España.

P. A cierre de 2014 Mahou San Miguel tenía 276 millones en caja y no descartaba lanzarse a nuevas operaciones. ¿En qué punto está?

R. No dejamos de mirar oportunidades con prudencia. No vamos a hacer nada que no esté muy pensado. Nuestra estrategia es a largo plazo y con paciencia. Hemos hecho cosas, Founders ha salido de esa cantidad, pero no tenemos el ansia de comprar algo todos los años. Tenemos proyectos y cuando llegue una oportunidad la miraremos, pero con cabeza fría.

“No me preocupa la Operación Calderón”

La Operación Mahou-Calderón, uno de los mayores proyectos urbanísticos de Madrid, está parada por la justicia. Afecta a los terrenos de la antigua sede del grupo Mahou San Miguel. Sin embargo, Alberto Rodríguez-Toquero, el director general de la compañía, afirma que no le preocupa. “No es relevante para nosotros, lo que nos afecta es vender cerveza”, asegura. Apunta que todavía no se ha reunido con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, para tratar este asunto. “Nos hemos conocido esta semana en la presentación del Mercado de Sabores” [un festival de tapas organizado por Mahou dentro del Ayuntamiento].

Madrid es el territorio más ligado a Mahou, pero ahora la compañía se encuentra con una creciente presión por parte de sus competidores. “Es una ciudad muy abierta que acoge a todo el mundo y es más proclive que otras regiones de España al acceso de nuevas marcas”, apunta. “Si no existiese la competencia habría que inventarla”. Considera que hay que ser “humilde” para “diferenciarse” de las demás cerveceras. Por ello, reconoce que es el mercado en el que más invierte el grupo Mahou San Miguel.

El grupo está muy ligado a la hostelería. El pasado año invirtió más de 30 millones de euros en el sector y ahora se beneficia de la mejora del consumo fuera del hogar. “En la hostelería se crean hábitos en los clientes y se fortalecen las marcas”, asegura. Pero no se olvida en el canal de alimentación. “También ponemos la atención en la distribución”, afirma. Un campo al que se le suma un rival más, la marca de distribuidor, conocida como marca blanca. “Es un competidor, nuestro trabajo debe ser convencer al consumidor de que es mejor pagar un poco más por nuestra cerveza”. El directivo reconoce que “hay mucho debate” con algunos aspectos como el espacio que se le da a las marcas de fabricante y los márgenes, pero concluye que “esto no quita que tengamos que hacer nuestro trabajo”.

Normas