El grupo gana un 1,8% más en 2014

Mahou prepara una cerveza sin gluten para celiacos

La compañía espera dar "más información en los próximos meses".

El negocio exterior impulsa la facturación de la empresa

Logotipo del grupo Mahou San Miguel.
Logotipo del grupo Mahou San Miguel.

Corría el año 1890 cuando Mahou abrió su primera fábrica de cerveza en la calle Amaniel, en el centro de la capital. Pronto se convirtió en un centro de ocio en el que se servían cañas y se programaban obras de teatro. Aquel fue el germen de la que hoy, 125 años después, es la principal compañía cervecera del país.

El grupo, hoy conocido como Mahou San Miguel, celebra el 2015 su aniversariocon el anuncio de su incursión en la cerveza sin gluten para adaptarse a la creciente demanda por parte de consumidores celiacos. "En los próximos meses daremos más noticias", ha explicado el director general de la empresa, Alberto Rodríguez-Toquero, en la presentación de los resultados.

Comienza el año colchón de haber superado los años más complicados. En concreto, la compañía cerró 2014 con un crecimiento del 1,8% en sus beneficios, hasta los 168 millones de euros. “Ha sido un buen año”, explicó ayer el director general de la empresa, Alberto Rodríguez-Toquero.

La compañía impulsó su facturación un 3%, superando los 1.153 millones de euros. La mejora en el negocio de la compañía se vio motivada en especial por el buen funcionamiento del grupo en el extranjero. Fuera de las fronteras españolas Mahou San Miguel ingresó un 12% más que en 2013, frente a la subida del 1,5% dentro de ellas.

España permanece como el principal mercado de la empresa propietaria de Mahou, San Miguel, Alhambra y Solán de Cabras. Aquí ingresa el 86% del total, unos 980 millones y mantiene una cuota de mercado del 35,5%, muy por encima de otros grupos. Sin embargo, el extranjero gana terreno y ya supone el 14% del total. La empresa mantiene su objetivo anunciado en 2014 de llegar a finales de 2017 una facturación extranjera del 20%. Los ingresos de fuera alcanzaron los 75 millones de euros.

Hacia Hong Kong y EE UU

Este año Mahou San Miguel abrirá oficina en Estados Unidos y en Hong Kong. Para ello, va a trasladar equipos a esos países como ya ha hecho en 2014 con India. “Somos embajadores de la cultura española”, explicó Jonathan Stordy, director general de negocio internacional, durante la presentación de los resultados de la compañía. “Hay cada vez más atracción por España en el extranjero y especialmente por su modo de vida”. Además, va a emprender campañas publicitarias en Reino Unido, Alemania, Italia y Guinea. Está presente en más de 60 países. Aunque San Miguel es la más conocida en el extranjero Mahou, Alhambra y Solán de Cabras están ganando espacio en el negocio internacional del grupo cervecero.

Como hitos de la compañía en el mercado internacional destacó la apertura de una sede en India, donde ya produce una cerveza especial, más amarga, para adaptarse a los gustos locales. Además, emprendió operaciones como la compra del 30% del grupo norteamericano Founders. La compañía defiende que este acuerdo le permite entrar en el segmento de más valor en EE UU con crecimientos anuales del 20%. También adquirió el 33% del distribuidor chileno Magia Products.

Pero el grupo no es solo de cervezas y también tiene una división de aguas y refrescos bajo la marca Solán de Cabras. Este negocio mejoró un 10% durante el año 2014, alcanzando los 54,4 millones de euros, impulsado por el negocio internacional que mejoró un 30%. China, Japón y los Emiratos Árabes, donde se comercia en el segmento premium, son los principales destinos de la empresa. La enseña también está este año de aniversario, ya que se cumplen 225 años desde que se diese permiso real para usar el manantial.

El optimismo en el seno de la marca madrileña se reafirma con el comienzo de año que ha tenido. Según su director “ha seguido creciendo” y se espera que se mantenga hasta final del ejercicio. “Tenemos buenas expectativas”. El grupo afronta además el ejercicio con “solidez financiera”. No tiene deuda y cuenta con 176 millones de euros en caja. La dirección de la empresa pretende mantener esta posición. Pero Rodríguez-Toquero afirmó que “consideraremos afrontar operaciones aunque sea a través de deuda si nos son interesantes”. Estas transacciones se producirían principalmente en el extranjero.

Recuperación en la hostelería

La compañía cervecera factura un 55% del total de sus ventas en el mercado nacional en la hostelería (un 60% en el caso internacional). Por ello, se ha visto afectada por la crisis que ha vivido la hostelería. Sin embargo, 2014 cambió las tornas, como ya anunciara hace una semana la Federación Española de Hostelería y Restauración. “Tras cinco años hemos dado la vuelta a la tendencia”, explica el director ejecutivo del grupo. Mahou San Miguel ha centrado sus campañas de comunicación y su inversión en su asociación con los bares. Por ello, invirtió el año pasado 34 millones de euros, un 37% más en su programa de apoyo al sector hostelero. La compañía también ha crecido en 2014 en la venta en comercios y distribuidores.

San Miguel es la marca que está más centrada al exterior. El grupo ha comenzado a llevar a Reino Unido, Estados Unidos o Chile a Mahou o Alhambra. De esta última, Rodríguez-Toquero destacó que es “la que más alegrías aporta”, por el crecimiento que ha tenido.

Marcas complementarias

Aunque Mahou permanece como la más importante de las tres marcas del grupo, el director general defendió que “se complementan perfectamente”. La enseña bandera es consumida principalmente en Madrid, aunque está creciendo en otras regiones “gracias al turista madrileño que la demanda”. Por su lado, San Miguel tiene mucha difusión en Málaga, Lleida y el norte de España.

La compañía invirtió el año pasado 65 millones de euros, lo que supuso una caída del 34,5% respecto al año anterior. Sin embargo, según explica el director general del grupo, esto se debe a que el año pasado se adquirió la sede madrileña, situada en el distrito de Arganzuela. Sin ese extraordinario, habría crecido un 3,8%.

En este comienzo de año destaca la operación por la que Mahou San Miguel ha entrado a participar en la cervecera La Salve, en Bilbao. Este proyecto supone la recuperación de la centenaria marca vizcaína desaparecida en los años setenta. Varios cerveceros vascos se han unido desde el año pasado con el objetivo de relanzarla y construir una fábrica para alcanzar un 10% de cuota de mercado en la provincia en 2017. El grupo ha entrado en esta iniciativa con una participación del 25% y prevé ingresos de 14 millones.

Como asignatura pendiente para la empresa queda aumentar la presencia de la mujer en los cargos de dirección (solo dos de once). Además, la plantilla del grupo cuenta apenas con un 26% de empleo femenino. Esto contrasta con las ventas, ya que aunque hay más compradores masculinos, hay poca distancia. Rodríguez-Toquero destacó que el 50% de las nuevas incorporaciones a la plantilla, de más de 2.700 personas, son mujeres. También la comunicación de la empresa pondrá más el foco en esta población con nuevas campañas de publicidad.

Normas