El peor dato desde 2009

China frena pero supera previsiones: crece el 6,9%

Una mujer hace la compra en un supermercado de Beijing.
Una mujer hace la compra en un supermercado de Beijing. REUTERS

El crecimiento de China bajó una décima el tercer trimestre del año y se situó en el 6,9% interanual, según la Oficina Nacional de Estadísticas. La cifra, una de las referencias más esperadas de este final de año, es la más baja desde principios de 2009, pero también está algo por encima de lo esperado, y alivia el temor a un aterrizaje brusco de la economía.

Las autoridades atribuyeron la rebaja en el crecimiento a las “crecientes presiones bajistas” que afronta internamente el gigante asiático y a una recuperación de la economía global “más débil de la esperada”. El objetivo del Gobierno es cerrar el año con crecimiento del 7%. Por ello se espera que el Ejecutivo plantee nuevas medidas de estímulo.

El tercer trimestre estuvo marcado por el crac de la Bolsa china y la devaluación del yuan, dos acontecimientos con efectos globales: desataron las caídas en los precios de las materias primas, tumbaron los mercados de valores internacionales y han retrasado la subida de tipos en Estados Unidos. Las autoridades chinas han tomado numerosas medidas de  estímulo para reactivar la economía, y los expertos esperan que lo sigan haciendo de cara a cumplir el objetivo del 7% a fin de año.

El Banco Central ya ha bajado tipos cinco veces en menos de un año y rebajado los requierimientos de reservas de los bancos. Se espera que tome más medidas en este sentido, para evitar que el pesimismo provoque un frenazo demasiado brusco del crédito.

En cuanto a la composición del crecimiento, y a pesar de la crisis bursátil, el sector servicios del gigante asiático mantuvo su crecimiento y fue el motor de la economía: entre enero y septiembre el sector terciario creció un 8,4% respecto al mismo periodo del año pasado. La industria moderó su crecimiento hasta un 6% interanual en los tres primeros trimestres, una décima menos.

Las exportaciones bajaron un 1,8 % interanual entre enero y septiembre y las importaciones se hundieron un 15,1 %, mientras que la inflación subió un 1,6 % interanual en septiembre, cuatro décimas menos que en agosto.

En paralelo a la publicación del PIB, dos cifras hechas públicas hoy han enfriado algo los ánimos: la producción industrial se ralentizó hasta el 5,7 % interanual, cuatro décimas menos que en agosto, y la inversión en activos fijos se siguió frenando y se situó en un 10,3 % interanual en el acumulado de enero a septiembre, seis décimas menos. Las ventas minoristas acabaron con un alza del 10,9%.

Normas
Entra en El País para participar