España tiene empresas que pagan a 1.000 días

Casi una de cada tres pymes que desaparecen en España lo hacen por culpa de la morosidad, según la Comisión Europea

España tiene empresas que pagan a 1.000 días

Hay pymes que llegan a sufrir demoras de cobro por encima de los 1.000 días, lo que se considera como morosidad extrema. Esto afecta al 0,1% de las compañías, según los datos aportados por el boletín de Cepyme, que analiza la morosidad empresarial. Pero no es el único punto negativo que se extrae de este informe, ya que estos impagos y deudas tienen un coste financiero de 960 millones a consecuencia de los intereses por el retraso de pago en el segundo trimestre del año, lo que representa un 0,1% del PIB.

La morosidad está descendiendo a un ritmo más lento de lo que se esperaba en un principio, señala el secretario general de Cepyme, José Alberto González-Ruiz. Nueve de cada diez pymes aún cuentan con facturas pendientes, mientras que el 11% considera que no cobrará nunca el 10% de la facturación.

Esta progresiva reducción de la morosidad entre compañías se rebajó un 1,3% respecto al primer trimestre del ejercicio, con una deuda comercial pendiente del 67,7%. Pese a las esperanzadoras noticias en cuanto a la rebaja de las cantidades que se adeudan, el periodo medio de pago se incrementó en una décima hasta alcanzar los 80,7 días, que son 20 más de los que recoge la ley.

Algunas empresas emplean la morosidad como un elemento de financiación, denuncia González-Ruiz, que emplaza a las autoridades a tomar medidas contra ello. Considera que lo más adecuado sería establecer un régimen sancionador progresivo que sirviese para disuadir a los morosos. Y es que según se desprenden de las palabras del máximo responsable de Cepyme, pagar a destiempo es una "práctica cultural" cada vez más consolidada en España.

29.000 compañías cerradas en 2014

Casi una de cada tres pymes (30%) que se ven abocadas a cerrar es por culpa de la morosidad, según la Comisión Europea. Si se traduce esto en términos absolutos la cifra se elevaría a 29.000 empresas desaparecidas por este motivo a lo largo del año pasado.

Siguen insistiendo en la necesidad de acometer reformas estructurales al entender que los "deterioros de la crisis aún no se han corregido". Creen que hay una percepción de que se ha tocado fondo y que la morosidad ya no mejora al ritmo de antes.

Normas
Entra en El País para participar