La apertura generó colas de centenares de personas

¿Por qué tanto revuelo con la nueva tienda de Primark?

Cola de clientes esperando para entrar en la tienda de Primark en la Gran Vía. Ver fotogalería
Cola de clientes esperando para entrar en la tienda de Primark en la Gran Vía.

Nunca antes la apertura de una tienda de ropa había desatado tanta atenció y expectación en Madrid. Centenares de personas hicieron cola el jueves para conocer la nueva tienda de Primark en España. Pero... ¿por qué causa tanto revuelo?

En primer lugar, se trata de la tienda más grande de moda en España con 12.400 metros cuadrados de superficie. Es, además, el desembarco de Primark en el centro de Madrid, mientras que hasta el momento se había quedado en los centros comerciales del extrarradio. La compañía intenta dirigir hacia estas nuevas ubicaciones su concepto, aunque la necesidad de locales grandes lo dificulta.

En segundo lugar, es la llegada del low cost textil al centro de la capital, una de las plazas más complicadas para competir por la presencia de grandes cadenas de ropa mundialmente conocidas. La política de bajos precios de la cadena irlandesa ha provocado que se vuelva popular, especialmente en tiempos de crisis.

La nueva tienda mantiene los precios que le han hecho famosa a la marca, pero da espacio a prendas más elaboradas con precios algo más elevados. Sin embargo, ni en esos casos se supera los 45 euros. En otros artículos como la ropa interior o prendas menos elaboradas la diferencia con los que ahora serán sus vecinos puede llegar a ser de más del triple.

Esta política de precios más populares supone un reto para las cadenas que se sitúan en la zona, especialmente a aquellas con las que compartirá edificio, H&M, Mango y Lefties. Es con esta última con la que la compañía irlandesa reconoce más rivalidad, ya que la cadena del grupo Inditex mantiene una política de precios que se asemeja más a la de Primark que las otras.

Analistas citados por Reuters el jueves aludían a que la apertura es un "símbolo" para la compañía irlandesa y supone un paso adelante de la ropa low cost en España. Estos expertos aseguran que con la crisis el cliente se ha vuelto más consciente de los precios y que es un buen momento para la expansión, especialmente en el segmento en el que trabaja Primark.

Los analistas argumentan que Primark, que el pasado ejercicio facturó 971 millones de euros con un crecimiento del 35%, mantiene un 6% de la cuota de mercado del textil en España, un nivel que habría alcanzado más a costa de los pequeños competidores que de las grandes marcas como Zara o Mango.

Por último, el nuevo emplazamiento de Primark supone acercarse a uno de los públicos que más están haciendo crecer al mercado de la moda en España: los turistas. El creciente mercado del turismo de compras es uno de los alicientes del centro de Madrid para la apertura de esta tienda de la cadena irlandesa.

Normas
Entra en El País para participar