Prevé cerrar 26 sucursales y prescindir de unos 200 empleados

Evo Banco plantea su segundo ERE y cierre de red en 9 meses

Fachada de una oficina de Evo Banco en Madrid
Fachada de una oficina de Evo Banco en Madrid

Evo Banco, cuyo dueño es el fondo estadounidense Apollo, planteó ayer a los sindicatos un nuevo ERE y cierre de sucursales. Tiene previsto cerrar unas 26 oficinas, el 36,6% de su red, y prescindir de 200 empleados, el 33,3% de su plantilla, según cálculos sindicales.

No han pasado aún nueve meses desde que Evo Banco abordó su primer expediente de regulación de empleo (ERE), cuando la entidad ha vuelto a plantear a los sindicatos nuevas bajas y cierre de sucursales. Ayer el banco planteó a los sindicatos en los despachos de Sagardoy Abogados un nuevo recorte, que puede afectar como mínimo a 150 empleados, lo que supone un 25% de la plantilla actual, aunque se barajan más de 200 bajas, el 33,3% del total, según cálculos sindicales, ya que el banco no ofreció ayer cifras.

Esta cifra se suma a la salida de 42 empleados que se produjo a finales de enero, cuando el grupo encabezado por Evo Banco realizó su primer ERE. Este expediente, de hecho, y a diferencia del actual, afectó a todas las firmas que integran el grupo y supuso la salida en total de 132 empleados, lo que representó el 12% de la plantilla de entonces. Además de las salidas de Evo, 85 empleados de Avantcard y cinco de Fracciona, filiales de crédito al consumo, abandonaron el grupo.

La firma volvió en julio a llevar a cabo otro ERE en Avancard, que afectó a unos 126 trabajadores, la mayoría de la plantilla.

Evo Banco recurre otra vez al cierre de oficinas y a un ERE con el objetivo de obtener beneficios en el mes de marzo, según ha explicado su director general, Enrique Tellado, a una parte de los directivos del banco durante las dos últimas semanas.

Estas nuevas salidas van acompañadas de otra vuelta de tuerca a los cierres de sucursales. Tiene previsto clausurar entre 26 a 16 oficinas, de las 71 con las que cuenta en la actualidad, es decir, entre el 36,6% al 22,5%. Evo Banco fue creado en marzo de 2012 por Novagalicia con 120 oficinas, que se redujeron a 80 cuando Apollo adquirió este banco en septiembre de 2013, aunque no consiguió la autorización de su compra hasta febrero de 2014. Apollo era entonces y aún ahora el primer fondo con licencia bancaria en España.

Este banco pretende consolidar su modelo para operar con muy pocas oficinas, y que sean internet y el móvil sus principales canales, razón por la que con una red de 45 sucursales sería rentable, de acuerdo con su proyecto de negocio.

Fuentes de la entidad recuerdan que el 80% de sus clientes operan solo por internet o teléfono, y el 40% ya solo por internet. Eso sí, afirman que el banco podría abrir algún local en Galicia o Asturias, donde no tiene presencia, ya que consideran que necesitan presencia física en toda España (aunque escasa) para que el cliente se sienta a gusto.

Evo Banco, además, tiene previsto cerrar en los próximos meses el cambio de su plataforma informática con otro proveedor (ahora es Abanca, propietaria de Evo hasta 2013, aunque entonces operaba bajo la marca Novagalicia).

El banco considera que con este cambio de proveedor podrá ofrecer a sus clientes una gama más amplia de productos, ya que ahora está limitada.

De esta forma, espera conseguir beneficios mes a mes desde marzo o abril del próximo año, ya que de momento solo ha obtenido pérdidas. Evo Banco cerró 2014 con unas pérdidas de 78 millones de euros. Uno de sus lastres son los gastos, con más de 75 millones de euros. Hasta junio los costes representaban cerca del 50% de los registrados un año antes.

Psicólogos en vez de comerciales

Evo Banco cerró el primer semestre del presente ejercicio con unos números rojos de 6,9 millones de euros, y parece que no logrará salir de las pérdidas este año. De ahí que la dirección del banco quiera atajar estos números rojos con la reducción de costes, aunque también con un plan de negocio comercial más agresivo, que pretende implantar en el primer trimestre del próximo año, una vez que cambie de proveedor informático. El objetivo de su único accionista, Apollo, es conseguir lo antes posible retornar el capital invertido con beneficios. Fuentes de Evo insisten en que el modelo del banco debe estar centrado en internet y el teléfono. “No se puede seguir haciendo la misma banca que hace 50 años. Todas las industrias han cambiado su modelo con las nuevas tecnologías. Los bancos deben hacer lo mismo. No se puede esperar a que llegue un Googlebank para ello”, han declarado en alguna ocasión directivos de la entidad. La cúpula de Evo Banco pretende hacer una entidad totalmente distinta a las que operan hoy en el mercado español, o por lo menos eso aseguran en algunas reuniones. Para explicar el cambio radical que pretenden dar al modelo de Evo aseguran que en vez de comerciales lo ideal sería colocar en cada oficina a un psicólogo para que los clientes estuvieran a gusto en la sucursal ya que el proyecto es que los clientes contraten sus productos a través de internet y el teléfono. Pero Evo Banco se ha encontrado con otros problemas para conseguir implantar su modelo. El nuevo escollo es la nueva comisión que se ha impuesto en el sector para cobrar al banco emisor de la tarjeta por el uso de sus clientes de la red de cajeros de otra entidad. Este modelo perjudica a ING y a Evo, ambos sin apenas red de terminales. La idea de ambos es no repercutir esta comisión a su cliente si no quieren que se vaya a la competencia.

Normas