La firma sopesa parar sus baterías de cok en Avilés en 2019

ArcelorMittal toma impulso productivo desde Gijón

La compañía ha anunciado que invertirá más de 100 millones de euros en sus instalaciones de Gijón, lo que supondría una parada de sus baterías de cok en Avilés a partir de 2019

Principales instalaciones de ArcelorMittal en España Ampliar foto

ArcelorMittal baraja la posibilidad de centralizar su producción asturiana en la factoría que tiene en Gijón. La compañía ha anunciado recientemente que invertirá más de 100 millones de euros en el acondicionamiento de sus baterías de cok (carbón destilado) en estas instalaciones, lo que podría suponer una parada de sus baterías de cok en Avilés a partir de 2019, según fuentes del sector. Preguntada por este extremo, ArcelorMittal afirma que no hay ninguna decisión tomada al respecto.

La reestructuración de la producción respondería a costes operativos y medioambientales. Actualmente, el cok se traslada desde la fábrica de Avilés a la de Gijón, lo que supone un transporte de 12 kilómetros. En cambio, la producción del carbón destilado en Gijón implicaría un mínimo traslado, dentro de la propia factoría, lo que supondría una reducción de los costes, además de evitar el impacto medioambiental del transporte del cok por carretera o ferrocarril.

Las obras de acondicionamiento en Gijón arrancarán a mediados de 2016 y se prevé que los hornos de cok alcanzarán su plena capacidad en 2019. Además, la empresa llevará a cabo una serie de inversiones adicionales en otras plantas para adecuar su funcionamiento a la reapertura de las baterías. El importe de este proceso no ha trascendido, ya que todavía no se ha procedido a la adjudicación del contrato.

En las instalaciones de ArcelorMittal en Avilés trabajan aproximadamente 2.400 personas, en una extensión de 6,2 kilómetros cuadrados. Un total de 5.500 trabajadores son empleados directos del grupo en Asturias, 9.520 en todo el país. Las instalaciones siderúrgicas que desarrollan el proceso integral de fabricación de acero están situadas en esta región, con una producción anual de más de cinco millones de toneladas de acero. La factoría de Gijón fabrica carril y alambrón (productos largos), y chapa gruesa (producto plano). En esta última categoría, Avilés produce galvanizado, hojalata y bobina pintada.

La reestructuración de la producción respondería a costes operativos y medioambientales

La fábrica de Ensidesa –actualmente, sede de Arcelor en Avilés– empezó a construirse en junio de 1950 por decreto gubernamental, ante la necesidad de incrementar la producción de acero a nivel nacional. Esta factoría, que fue instalada en el margen derecho de la ría de Avilés, se convirtió en la más importante del país a finales de la década de los sesenta. Por su parte, las obras de la instalación de Gijón (llamada Uninsa) empezaron en 1967. El Gobierno dio luz verde seis años más tarde a la integración de Uninsa en Ensidesa, con esta última tomando control sobre la gijonesa. Tras diversos procesos de fusión, estas factorías quedaron integradas en ArcelorMittal en 2006.

Casi la mitad de la producción nacional
El actual grupo produjo el año pasado 6,8 millones de toneladas de acero líquido, lo que representa el 47,7% de la producción nacional (14,2 millones de toneladas en 2014). El grupo cuenta con 12 plantas industriales que trabajan con productos de diversa tipología.

Aparte de la planta de Asturias, la compañía fabrica productos planos en dos plantas del País Vasco (Etxebarri y Sestao), una en Aragón (Pedrola), una en Navarra (Lesaka) y otra en Valencia (Sagunto). Los productos largos, por su parte, son manufacturados en tres instalaciones vascas (Bergara, Zumárraga y Olaberría), y en Zaragoza. La planta de Madrid está siendo desmontada y es usada como almacén de chatarra.

Además, el grupo tiene cuatro centros de almacenaje con líneas de corte transversal y cizallas en Navarra y País Vasco; 17 puntos de distribución, que suministran toda la gama de productos a nivel nacional; y dos centros de I+D+i, uno en Asturias y otro en el País Vasco. El primero está especializado en la mejora de procesos siderúrgicos, mientras que el de Zamudio (Vizcaya) pone su atención en desarrollar las características de los productos destinados al sector de la construcción. El campus de Arcelor en Avilés gestiona la formación de los trabajadores de la firma a nivel nacional.

Cae un 18% en Bolsa en cinco semanas

Los títulos de la compañía ganaron ayer en el Ibex un 1,63%, hasta los 5,62 euros por título. Su capitalización es de 9.361,2 millones. ArcelorMittal, al igual que las empresas de su sector, arrastra caídas debido al derrumbe de precios de las materias primas. El 1 de septiembre, sus acciones cotizaban a 6,92 euros, por lo que la compañía ha perdido un 18,78% de su valor bursátil en las últimas cinco semanas. El grupo también ha notado este desplome de precios en sus cuentas. Arcelor perdió en el primer semestre de este año 492,1 millones de euros, lo que supone triplicar sus pérdidas con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, cuando se anotó 111,6 millones en números rojos.

Normas