El fondo suizo Corestate también participa en el proyecto

Quirón Salud estudia abrir un hospital en la quinta torre que proyecta Villar Mir

Quirón Salud estudia abrir un hospital en la quinta torre que proyecta Villar Mir

El grupo Quirón Salud estudia en la actualidad abrir un hospital en la conocida como quinta torre, el rascacielos que el grupo Villar Mir proyecta al Norte del Paseo de la Castellana en los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid. Ese paso permitiría a la compañía presidida por Juan Miguel Villar Mir levantar ese emblemático edificio.

El grupo Villar Mir se adjudicó en abril una parcela de terreno próxima a las cuatro torres, en la que la compañía tiene previsto levantar un nuevo rascacielos, que desde la presentación del impresionante inmueble se preveía como un centro sanitario privado. La corporación se hizo, a través de Inmobiliaria Espacio, con este proyecto, que de momento no tiene inquilinos.

En principio, el sector daba como más probable que en ese rascacielos se instalara el hospital estadounidense Mount Sinai en su desembarco en España, pero los números no cuadraron a la entidad sanitaria, ya que consideraron el alquiler demasiado elevado para un uso dotacional, informan fuentes conocedoras de la operación.

Ahora, el relevo puede llegar de manos de Quirón Salud, el principal grupo hospitalario privado de España, surgido tras la fusión de IDC Salud (antes Capio) y Quirón, que baraja el proyecto, según ratificaron ayer fuentes de la empresa. La compañía dispone de 70 centros sanitarios: entre ellos la Fundación Jiménez Díaz, además de gestionar varios hospitales públicos en Madrid, y cuentan con prestigiosas clínicas como La Luz, San José, Ruber, así como Teknon y Dexeus, entre otras, en Barcelona. La empresa no confirmó ayer qué clase de centro o instalaciones estudia abrir en la torre.

Hace dos semanas se conoció, además, que Villar Mir tendrá la ayuda del fondo suizo Corestate Capital para levantar el rascacielos. En un comunicado, avanzó que el proyecto supondrá una inversión de 240 millones de euros, aunque no especificó qué parte corresponde a cada uno de los socios, que señalaban como posibles inquilinos a “un hospital, universidad o Administración”. De hecho, no está previsto que la obra se arranque hasta que no se tenga claro el cliente y sus necesidades.

En los últimos días se valoró que en la torre se pueda instalar, además, alguna escuela de negocios. Algunas fuentes del mercado, aún así, insisten en que es complicado que a Quirón le cuadren los números para instalar un hospital en un rascacielos.

Villar Mir se hizo con el suelo en un concurso al presentar la mejor oferta, ya que abonará al Ayuntamiento un canon anual de cuatro millones durante 75 años, esto es, de unos 300 millones de euros. La parcela cuenta con 67.000 metros cuadrados y el terreno permite una edificabilidad de 70.000 metros cuadrados, de los que deben tener obligatoriamente uso dotacional 52.500 metros (como por ejemplo un hospital) y el resto serán destinados a zona comercial. Es precisamente esta parte una de las más demandadas por los cientos de empleados que trabajan en alguna de las cuatro torres aledañas, debido a la falta de restaurantes y servicios en la zona.

Villar Mir es también propietario de una de esos rascacielos, Torre Espacio, que actualmente se encuentra en proceso de venta, por una cantidad cercana a los 600 millones. Entre los posibles postores se encuentran fondos internacionales, UBS, Axa, Corporación Financiera Alba y Pontegadea.

 

Normas