Tribuna

Cómo impactará la Unión de Mercados de Capitales

El alcance de la financiación corporativa en los mercados de capitales se prepara para una expansión masiva gracias a la creación de la Unión de Mercados de Capitales. Las compañías no son las únicas beneficiarias, los inversores también tendrán más productos donde elegir.

Cuando la Unión Europea apruebe la Unión de Mercados de Capitales en base a las recomendaciones actuales, el papel de la financiación de los mercados para las compañías europeas aumentará significativamente. En diez años, las compañías podrían cubrir la mitad de sus necesidades de financiación a través de los mercados de capitales, el doble de la cantidad actual. Los préstamos tradicionales de los bancos locales, mientras tanto, perderán su posición dominante. Tradicionalmente, la financiación de las compañías europeas ha consistido en un 75% de préstamos bancarios y solo un cuarto procede de los mercados de capitales, justo lo contrario de lo que sucede en Estados Unidos.

El dominio de los préstamos bancarios ha sido un escollo para la Comisión Europea debido a elevada dependencia de las empresas de la financiación de los bancos. Pero con una normativa de capital más estricta, las entidades están concediendo muchos menos préstamos que antes. Comparado con 2008, las instituciones financieras han reducido sus volúmenes de préstamos en Europa en 665.000 millones de euros, otorgando un 11% menos de créditos a las compañías.

Después de la crisis financiera, la financiación corporativa en el sur y el este de Europa ha quedado paralizada. Como resultado de ello, las necesidades de capital son elevadas. La Unión de Mercados de Capitales sería un paso de gigante para estas compañías. El objetivo, entre otros aspectos, es armonizar la normativa europea en materia de contabilidad e insolvencia e incrementar los requerimientos de transparencia de las compañías de diferentes países de origen.

Muchos inversores están dispuestos a invertir en empresas de baja calidad crediticia, pero solo si pueden evaluar los riesgos y obtener rentabilidades adecuadas. La Unión de Mercados de Capitales no solo mejoraría la financiación corporativa en esos países significativamente, sino que abriría nuevas e interesantes oportunidades para los inversores.

Ahora mismo, la Comisión Europea está avanzando en propuestas concretas para la estandarización y simplificación de las emisiones privadas. Como resultado, el mercado de titulizaciones debería resurgir. Después de la crisis, los volúmenes en Europa se colapsaron pasando de 800.000 millones de euros a 200.000 millones, debido en parte al endurecimiento masivo de la normativa de la Unión Europea, principalmente por el papel con el que fueron percibidas las titulizaciones durante la crisis. Ahora debería ser más fácil para los bancos titulizar sus préstamos y colocarlos en el mercado de capitales.

Así, los bancos y los inversores deberían beneficiarse de igual manera de esta iniciativa. Los bancos, porque pueden vender parte del balance pendiente de pago y de esa manera generar efectivo para nuevos prestatarios, mientras que los inversores tendrán nuevas oportunidades de inversión dado que los mercados se ampliarán significativamente. En los próximos cinco años, el volumen de titulizaciones europeas podría duplicarse a más de 400.000 millones de euros.

Para muchos bancos, los cambios podrían presentar nuevas oportunidades de negocio: los préstamos de los bancos tradicionales perderán importancia, pero los bancos apoyarían las emisiones de bonos de las compañías y las colocaciones privadas en los mercados de capitales y ganarían dinero de las comisiones, en vez de los márgenes derivados de los intereses, como ha sucedido anteriormente.

El plan de la Comisión Europea también cuenta con el respaldo de otros organismos importantes: el Banco Central Europeo ha criticado el elevado riesgo sistémico que supone la excesiva dependencia de la financiación bancaria y que conduce a un bajo crecimiento económico. Los bancos centrales nacionales, como el Bundesbank alemán, apoyan el impulso a una mayor dependencia en los mercados europeos de capitales que prometen una financiación más eficiente. En nuestra opinión, la Unión de Mercados de Capitales está en camino y transformará la financiación corporativa en Europa.

Stefan Bund es Responsable de análisis de Scope Ratings

 

 

 

Normas