El índice, rehén de la volatilidad, avanza un 0,88% en la semana

El Ibex sube un 0,38% tras llegar a caer más de un 1%: ¿qué ha pasado?

Miradas intensas en el parqué del NYSE, en Nueva York.
Miradas intensas en el parqué del NYSE, en Nueva York.

Igual que a Woody Allen, a los inversores les preocupa el futuro porque es el lugar donde pasarán el resto de sus vidas. Por eso sus decisiones se guían siempre en base a perspectivas que, irremediablemente, se construyen con datos pasados. Así ocurre, por ejemplo, con la Reserva Federal y su largamente esperada subida de los tipos de interés. La próxima reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed será a finales de octubre y su decisión dependerá de la solidez de la economía estadounidense. Por eso, ayer el mal dato de empleo en septiembre en Estados Unidos fue la referencia principal para unos inversores desorientados que siguen sin hallar catalizadores para un futuro bursátil alcista.

Las Bolsas europeas han comenzado la última sesión de la semana al alza y el Ibex 35 ha llegado incluso a avanzar un 1%, pero entraron en terreno negativo al conocer que la primera economía mundial había creado 142.000 nuevos puestos de trabajo, muy por debajo de los 200.000 previstos por los expertos. El selectivo español bajaba entonces un 1,3%, aunque una leve mejoría final en Wall Street le permite avanzar un 0,38% en la sesión hasta los 9.603,6puntos. En la semana avanza un 0,88%. 

ArcelorMittal, que sube un 6,7%, es el valor que más avanza hoy en el Ibex, seguido de Dia (+2,7%) y Sacyr (+3,2%). El grupo de aerolíneas IAG (-1,89%), BBVA (-1,08%) y Bankinter (-0,75%) se anotan las mayores caídas.

El dato de empleo aleja una subida de tipos de la Fed y acrecienta el miedo a que el parón de China esté contagiando a la economía estadounidense. Por eso, todas las Bolsas europeas se han anotado caídas y Wall Street abrió con fuertes descensos que después se han moderado.

Esta cifra también ha repercutido en el mercado de divisas, donde el euro  ha pasado en cuestión de minutos de los 1,11 dólares a los 1,13, y en el de deuda, donde el interés del bono estadounidense a diez años baja hasta el 1,93%, frente al 2,03% previo. Las compras de deuda soberana han traspado el Atlántico y el interés del bund alemán baja a mínimos desde mayo y toda la deuda germana por debajo de los cinco años ahonda en tipos negativo.

Ahora el mercado ve mucho más lejana la subida del precio del dinero en EEU U por la peor razón posible, el enfriamiento de su economía. Antes de conocer el dato, los expertos daban una probabilidad del 18% a un incremento tipos en octubre. Después, solo un 6%. También cae, del 42% al 30%, la opción de diciembre.

La volatilidad e indecisión de la jornada del viernes es un buen resumen del tono dubitativo y temeroso que impera los mercados.Así lo demuestran los movimientos de flujos de esta semana.Según las estimaciones de Citi, en las cinco últimas jornadas salieron 7.300 millones de dólares de los fondos de renta fija a nivel mundial y 6.600 millones de fondos de Bolsa.

El mal dato de empleo en Estados Unidos también se deja sentir en el mercado de materias primas. El oro iba camino de caer un 3% en su peor semana desde marzo, pero tras conocer la cifra, que aleja el incremento del precio del dinero, el metal precioso repunta un 2%. 

El platino, que se deja más de un 3% semanal, más que nunca en un periodo de cinco sesiones desde abril de este año, no se libra de las caídas.Este metal es el empleado para los catalizadores de los motores diesel, por lo que baja ante el miedo a que la crisis de Volkswagen, que afecta a esos vehículos, provoque una menor demanda. Hoy ha tocado nuevos mínimos desde 2008. Por su parte, el barril de petróleo Brent avanza un 1,5% semanal.

Brasil es, después de China, el país emergente que más inquieta.Esta semana, el real brasileño se deprecia un 1,3% frente al dólar y el índice bursátil Bovespa ronda mínimos de 2009. Una combinación de debilidad económica, casos de corrupción y crisis política daña al país. Los expertos de Nomura afirman en un informe publicado esta semana que “es probable que la incertidumbre política continúe en los próximos meses, por lo que la volatilidad seguirá elevada”.

Junto al temor a una desaceleración económico global por la fragilidad de los emergentes y su repercusión sobre la política monetaria de la Fed, esta semana muchos esperaban que la resaca de las elecciones catalanas cotizara en los mercados, pero tanto en la Bolsa como en la deuda el impacto ha sido limitado o, incluso, levemente positivo dado que los partidos independentistas ganaron en escaños, pero no en votos.

Así, el interés del bono español a diez años pasa en esta semana del 2,03% al 1,78%, y la prima de riesgo se relaja hasta los 127 puntos básicos frente a los 138. Este domingo son los portugueses quienes acuden a las urnas. La rentabilidad de su deuda a diez años cotiza en el 2,3%, su mínimo desde mayo, ante unos comicios para los que los sondeos dan favorita a la coalición conservadora Portugal al Frente, encabezada por el primer ministro luso Pedro Passos Coelho.

¿Y la próxima semana? También fue Woody Allen quien dijo que “el miedo es mi compañero más fiel, jamás me ha engañado para irse con otros”.Las cifras macroeconómicas determinarán si los inversores suscriben la frase del cineasta neoyorquino y mantienen sus temores. Pero esa será ya otra película.

Normas