Pretende competir con la Cuenta 1,2,3 de Banco Santander

Popular lanza una ofensiva para crecer en particulares

Fachada de una sucursal de Popular
Fachada de una sucursal de Popular

La guerra por captar clientes cada vez se hace más feroz entre las distintas entidades financieras españolas. Los históricos bajos tipos de interés con los que la banca tiene que operar están provocando un desplome de sus márgenes, su principal fuente de ingresos recurrentes. Ante ello, cada vez gana más adeptos entre el sector poner en marcha agresivas campañas para vincular al cliente en primer lugar, y luego, y si se puede, captar nuevos usuarios de otras entidades.

El primero en poner en marcha una campaña para atraer clientes y en vincular más a los suyos fue Santander, entidad que en mayo lanzo la Cuenta 1,2,3. Ahora le ha secundado Banco Popular, aunque en su caso, la estrategia es diferente, pero tiene como base también el ahorro. La idea de Popular es mejorar ostensiblemente su cuota de mercado en particulares, segmento del negocio en el que peso es muy pequeño, solo del 3% sobre el sector, más si se tiene en cuenta que controla el 17% del mercado de pymes.

Para equilibrar este desfase y para ganar cuota de mercado el banco que preside Ángel Ron lanzará el próximo 15 de octubre una nueva estrategia comercial dirigida a clientes y a nuevos clientes particulares y autónomos llamada Tenemos un plan, que ofrece ventajas tanto financieras como no financieras que incluyen comisiones cero, anticipación de la nómina o pensión y descuentos en luz, combustible o telefonía.

La idea es aprovechar la experiencia y manera de trabajar con las pymes al sector de particulares presentando una oferta integral. Este plan a tres años (octubre de 2015 a octubre de 2018) ofrece una serie de ventajas financieras entre las que se encuentran comisiones cero tanto en cuentas como en tarjetas y servicios habituales (transferencias, por ejemplo) o el anticipo de nóminas o pensiones sin coste para el cliente.

Tenemos un plan –compuesto por siete planes que pueden elegir los clientes, según su perfil– también está dirigido a familias, ya que si el cabeza o cabezas de familia son titulares de alguno de los aspectos del plan, todos los miembros de la misma tendrán tarjetas gratuitas y podrán disfrutar de las ventajas no financieras que ofrecerá el banco.

Entre las ventajas no financieras destacan descuentos en empresas líderes en diferentes sectores, para lo que el banco ha llegado a acuerdos con más de 100 proveedores para poner en marcha esta estrategia. Así, los usuarios de Tenemos un plan podrán ahorrar una media de 400 euros al año gracias a estos descuentos si los utilizan. Los clientes podrán obtener descuentos de hasta el 10% en el recibo de la luz y de 150 euros por contratación de una línea. También podrán beneficiarse de descuentos en telefonía, combustible (hasta el 4%) o viajes (hasta el 5%).

Para poder acceder a estos descuentos, el cliente tendrá a su disposición una plataforma tecnológica en la que identificará sus necesidades y prioridades de forma rápida. Además, el cliente tendrá acceso un abanico de productos financieros para la salud, el hogar (reparaciones), ocio (entradas a mejores precios) o automóviles, entre otras. Para beneficiarse de estas ofertas el cliente tiene que mantener un grado de vinculación con el banco. Para un usuario medio, la vinculación exigida será la domiciliación de la nómina y tres tarjetas o la domiciliación de la nómina y un producto de ahorro. Para llegar al plan Óptima se exige 150.000 euros de patrimonio y una nómina superior a 2.500 euros y un plan de pensiones.

Normas