Breakingviews

Vodafone y Liberty podrían converger

Las conversaciones entre Vodafone y Liberty Global sobre un intercambio potencial de sus activos europeos de telecomunicaciones han quedado en nada. Pero el punto de conflicto parece haber sido el precio más que la lógica estratégica, según una persona familiarizada con la situación. Eso significa que no se puede descartar un acuerdo –con el tiempo–.

John Malone, jefe de Liberty, describió las conversaciones como un “partido de tenis” de ideas en una entrevista con Bloomberg el 15 de septiembre. A algo así podrían haberse enfrentado Vodafone en la compra de los activos alemanes de Liberty, y Liberty haciéndose con los de Vodafone en Reino Unido. Estas compañías quieren ofrecer a los consumidores un paquete de telefonía fija y móvil, banda ancha y televisión y los intercambios de activos podrían haberles dado dicha integración vertical, aunque en diferentes geografías.

El punto de conflicto entre ambas compañías parece haber sido el precio más que la lógica estratégica

Sin embargo, es probable que un intercambio de ese tipo se hubiera enfrentado a obstáculos antimonopolio.El sector de las telecomunicaciones está en proceso de cambio, lo que hace que sea más difícil leer el entorno regulatorio y el valor de los activos. En el segmento móvil del Reino Unido, BT compra EE, mientras que Hutchison combina su brazo Three con O2 de Telefónica. Ambas ofertas esperan la aprobación regulatoria. Tampoco está claro si BT tendrá que escindir su unidad de infraestructura de activos de fibra como parte de una revisión de la regulación británica.

Hay otros problemas. Malone, por ejemplo, reiteró que ambas empresas tenían diferencias “filosóficas” sobre el pago de dividendos. Las métricas operativas de Vodafone, por su parte, están en alza y todavía tiene que demostrar que sus elevadas inversiones en mejorar las redes móviles se verán recompensadas. Esto ilustra el desafío de la valoración. Pero la posibilidad de algún tipo de acuerdo se mantiene fuerte. Los analistas de RBC calculan que los beneficios en una fusión directa podrían crear 30.000 millones de dólares (26.800 millones de euros) en valor presente neto. Si la lógica de la oferta cuádruple resiste un escrutinio, Vodafone y Liberty todavía pueden volver a ponerse en contacto.

Normas