Juan Arrizabalaga

Un gestor de equipos

Una caricatura del nuevo presidente de Altadis, Juan Arrizabalaga.
Una caricatura del nuevo presidente de Altadis, Juan Arrizabalaga.

Los colegas de Juan Arrizabalaga (Legazpia, 1966) dicen que es una persona a la que no se olvida, ya que por donde pasa deja huella. Ahora inicia un nuevo recorrido por un sector que es considerado por algunos especialistas del área como “muy regulado y competitivo”, aunque para él, desde un punto de vista profesional, desenvolverse en una compañía como Alliance Tobacco Distribution (Altadis) y en un mercado como el del tabaco representa un auténtico y atractivo reto. Arrizabalaga fue designado el 15 de septiembre como el nuevo presidente del grupo multinacional, propiedad de Imperial Tobacco, con todas las facultades ejecutivas.

El nuevo presidente de la entidad, a la que se incorporó como consejero delegado el 7 de junio de 2013, tiene una dilatada experiencia en multinacionales y compañías de productos de gran consumo. Inició su trayectoria profesional en 1988 como analista de marketing en Fagor (Mondragón) y posteriormente, en 1993, se incorporó a Carrefour/Continente, donde desempeñó durante siete años diferentes puestos de responsabilidad en Granada, Valencia y Madrid, ciudad en la que ejerció los cargos de director de operaciones del área textil y director de hipermercados. Durante su paso por la compañía se le recuerda como un gran compañero, una persona muy entrañable, muy colaborador y “hacedor de equipos”. Es considerado como una persona que destaca por su preparación técnica y su calidad humana.

Arrizabalaga es licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de San Sebastián y tiene un Master in Business Administration (MBA) por el IESE de la Universidad de Navarra, además de un máster en Internet Business por el Instituto Superior de Desarrollo de Internet, en Madrid.

En el año 2000, fue subdirector de ventas y director de ventas y marketing de Cortefiel y en 2002 se incorporó a Toys R US. “Juan tiene una gran capacidad de liderazgo. Es una persona muy empática, con la que es muy fácil trabajar, con una visión estratégica muy buena del negocio, y al mismo tiempo con una capacidad de delegación importante”, recuerda el director comercial de Toys R US España, Lorenzo de Benito, con el que coincidió en 2009 cuando Arrizabalaga ejercía como director general de la empresa en el país.

El paso del nuevo director de Altadis por Toys R US tuvo dos etapas, según De Benito. Una primera en la que hubo crecimiento, apertura de tiendas y en la que se generó una ganancia de marketshare en unos años que marcaron récords en cuanto a resultados. Y un segundo momento que coincidió con el comienzo de la crisis. Arrizabalaga siempre tuvo la firme convicción de la trascendencia que supone el trabajo en equipo para alcanzar los objetivos que uno se propone, lo que le llevó a crear una estrategia conjunta que ajustó el modelo de negocio de la compañía al entorno de la recesión y permitió el lanzamiento de proyectos importantes. “Toys R US es una multinacional y muchas de las estrategias y proyectos vienen apoyados en su estrategia global, que Juan tenía la ventaja de conocer bien al haber estado en Estados Unidos. Es mérito suyo haber logrado trasladar esa faceta a España en concreto”, agrega De Benito.

A Arrizabalaga, en su tiempo libre, le gusta disfrutar de la familia y los amigos y mejor aún si es con un plato de chipirones en su tinta, su comida favorita. Es un ávido lector y fanático declarado de la saga cinematográfica de El Padrino.

Pasar de los juguetes al tabaco fue un cambio relevante, pero según afirma el nuevo presidente de Altadis, siempre ha procurado acometer los cambios como una oportunidad para mejorar. Su lema personal es: todo se puede conseguir. Y aplica ese mensaje y ese optimismo a la previsión de ventas de tabaco para 2015. Espera que, mientras haya una estabilidad fiscal y no se produzcan distorsiones inesperadas, las ventas logren mantenerse en niveles similares a los de 2014. También afirma que tras las fuertes caídas que han reducido el volumen del mercado a la mitad, se ha tocado suelo y es difícil seguir cayendo, aunque ello dependerá también de la influencia negativa del contrabando. Ante este problema, que califica como una “lacra social”, ha abogado por “intensificar la beligerancia”, ya que provoca un “grave perjuicio económico”. Desde Altadis se ven con la obligación de mantener, e incluso intensificar, el espíritu combativo en la lucha frente al contrabando, defiende Arrizabalaga.

Normas