Íñigo Fernández de Mesa, secretario de Estado de Economía

“Al inversor le preocupa más un freno en las reformas que Cataluña”

“Al inversor le preocupa más un freno en las reformas que Cataluña”

Íñigo Fernández de Mesa (Madrid, 1967), considera que la economía española está preparada para crecer incluso cuando los vientos de cola de este año se retiren (petróleo barato, tipos bajos, bajada del IRPF, euro depreciado) por las altas dosis de flexibilidad que las reformas han introducido en la actividad, que ha recuperado desde la crisis estándares de competitividad desconocidos.

El secretario de Estado de Economía asegura que los problemas de China o Grecia están identificados y son asumibles, y descarta que el proceso soberanista en Cataluña sea un problema para los inversores que financian e invierten en España: “No es una posibilidad racional; lo ven como una opción inviable; a los inversores sobre todo les preocupa si en España se van a revertir las reformas que han puesto la economía a funcionar”. Insiste en que este año el crecimiento será del 3,3% y no aprecia desaceleración.

PREGUNTA. ¿De qué intensidad es la desaceleración del PIB? ¿Cuánto avanzará este trimestre?

RESPUESTA. Todos los indicadores de la demanda muestran buen comportamiento en el trimestre: ventas de coches, ventas de grandes empresas, evolución del empleo, recaudación, el comercio exterior o el crédito. Seguimos pensando que la previsión de crecimiento del 3,3% que tiene el Gobierno es perfectamente asequible para este año, con un tercer trimestre similar al segundo.

P. ¿Y el empleo avanzará en los 600.000 puestos de trabajo estimados?

R. Desde luego. Es uno de los cambios más importantes en el patrón de crecimiento de este país con las reformas: con la misma tasa de crecimiento de la economía, España es capaz de crear mucho más empleo. Desde que el crecimiento volvió, el empleo ha respondido. Este año lograremos los 600.000 empleos, lo que implica que entre este año y el pasado lleguemos a cerca del millón. Y cada vez más, este empleo cubre amás colectivos de personas: es muy intensa la creación en los jóvenes de menos de 25 años, con alzas del 4,7%, o en los mayores de 55, con tasas superiores al 8%.

P. ¿Cuál es el acontecimiento que más preocupa al Gobierno para la marcha de la economía: Grecia, China, la Fed... o la situación y deriva de Cataluña?

R. El FMI sigue sosteniendo que la economía mundial va a seguir creciendo del orden del 3,3%, aunque la composición territorial sea diferente: avanzamenos la economía emergente, y se compensa por las economías maduras. EEUU se ha recompuesto, Japón vuelve a tasas positivas, y la zona euro semueve en torno al 1,5%. Se están produciendo acontecimientos en dos países muy grandes con consecuencias globales, como China y Brasil. China tiene que modificar su patrón de crecimiento, dando más peso al consumo interno, y en el caso de Brasil, tiene problemas de competitividad y déficit fiscal y debe ajustarse y hacer más reformas. Nos afecta solo a un 2% de la exportación entre ambos; pero ahora tenemos muy diversificada la base exportadora, tanto en sectores, como territorios.

En la posible subida futura de tipos en EEUU, creemos que ha sido ya tan anunciada que ha dado margen a las economías y a empresas para ajustarse a este escenario, y el impacto está anticipado.

Europa ha hecho muchas cosas en cuatro años, en especial, la unión bancaria, y está bien equipada, y el ruido griego del último año ha tenido un impacto muy limitado en el resto de socios. En el caso de España, el destino está en nuestras manos. Lo que ocurra en el mundo nos afecta, pero creemos que podemos seguir con tasas de crecimiento del 3% si continuamos con las reformas. El ministro De Guindos ha ido a Londres y Nueva York para explicar a los inversores las novedades de la economía, puesto que la mitad de los 240.000 millones que cada año tiene que refinanciar el Tesoro, está en manos de inversores extranjeros.

Y las cuestiones que a estos inversores les interesan son las cuentas públicas, que son claves para seguir comprando nuestra deuda; en 2016 el déficit público bajará al 2,8% desde el 4,2% de este año, tendremos superávit primario, y comenzará a reducirse la deuda pública sobre PIB, que es clave para valorar su sostenibilidad. Eso es lo que los inversores miran con más detalle.

¿Cataluña? Los inversores no están preocupados por la problemática catalana; lo ven como una opción no viable, una opción poco racional, puesto que creen que es malo para Cataluña y para España, y los inversores siempre se sitúan en posiciones realistas. Lo que de verdad les preocupa es que haya una reversión de las políticas económicas que se han aplicado estos años, en concreto las reformas y la corrección de los desequilibrios.

P. ¿Les preocupa más Podemos que Artur Mas...?

R. Les preocupan los programas. Son pragmáticos. Les preocupa que el déficit público no se reduzca, les preocupa que la economía no crezca al 3%, les preocupa que no se cree empleo con la intensidad de ahora. Estas variables son las que hacen que la deuda sea sostenible, y eso es lo que les preocupa. P.Pero el tono del debate político deja muy explícita una preocupación institucionalmuy elevada, sobre todo en las instituciones económicas... R. Los inversores lo que observan es que la secesión de Cataluña no es viable desde el punto de vista económico o legal, ni es racional. Lo valoran en su justa medida. Los datos dicen que los inversores extranjeros siguen apostando por España: en el primer semestre la inversión directa se ha elevado en más de 8.300 millones de euros, de los que 2.000 millones se han ido a Cataluña. Eso refleja que se apuesta por España y por Cataluña.

P. ¿Puede haber sido contraproducente la advertencia de la banca y el Banco de España sobre el corralito?

R. Fue una decisión estricta del sector financiero. Son preocupaciones que ya se conocían. El comunicado no añadía nada nuevo. El sector financiero en España está totalmente entrelazado y no se puede discernir entre sector financiero de Cataluña y el del resto. El comunicado fue una decisión del sector financiero, aunque hablamos con el sector continuamente. Hemos tenido entidades como Caixa Catalunya, que ha sido la que más ayudas ha recibido por tamaño. TambiénUnnim recibió ayudas (entre las dos suman 16.400 millones) y ambas han sido adquiridas por BBVA. Y hay entidades catalanas que han adquirido entidades de fuera de Cataluña como Caixa y Sabadell. Todas están muy entrelazadas. El comunicado fue una decisión tomada por el sector y está además firmado con nombres y apellidos. No es algo en lo que el Gobierno haya tenido algo que decir.

P. A propósito de la necesidad de mantener la política reformista que tanto preocupa a los inversores, ¿qué falta por hacer?

R. En la legislatura se han hecho reformas de todo tipo, en todos los mercados; no ha habido en democracia un Gobierno con tanta intensidad reformista en tan poco tiempo. Hay que profundizar las que se han hecho y acometer otras: colegios profesionales, cuando la UE unifique el criterio; habrá más en la Administración pública, en la unidad demercado, o en la Seguridad Social, donde se han desincentivado las jubilaciones anticipadas y se ha logrado que las pensiones seanmás sostenibles que en 2012.

P. La recuperación se basa en una intensa caída del coste laboral. ¿Hacia qué modelo de crecimiento vamos?

R. Ha habido un cambio sustancial en el patrón de crecimiento, con un repliegue de la construcción y un avance de las exportaciones. España vendía al exterior el 22% de su PIB en 2009, y en 2015 llega al 32%, once puntos más, y la construcción se ha caído al 9% del PIB. Eso hace al crecimientomás sostenible, con un superávit externo (por cuenta corriente) del 1,2%, mientras que en 2007, con el mismo crecimiento, teníamos un déficit del 9%. Es el gran cambio en el patrón de crecimiento. Hemos tenido una moderación salarial muy importante, pero a diferencia del pasado, ha sido compatible con una gran moderación de precios, y nos ha permitido recomponer la competitividad y elevar las exportaciones, así como mejorar la capacidad adquisitiva de grandes colectivos como los pensionistas.

Además, como consecuencia de las reformas, España es el único país en el que crece la inversión a tasas de dos dígitos, cuando el problema de Europa es la parálisis de la inversión. Tenemos una tasa de paro muy elevada, que hay que reducir, y para ello, la moderación salarial sigue siendo clave, aunque las empresas que han elevado la producitividad, puedan subir los salarios, si así lo acuerdan.

P. ¿Está España preparada para una situación en la que todo lo que está a favor y ayuda se vuelva en contra?

R. Los vientos de cola han existido para todos, y sin las reformas que hemos hecho, habrían soplado con menos fuerza. Hay que recordar que España crece desde mediados de 2013, cuando el petróleo estaba por encima de 100 dólares y el euro muy apreciado. Y el crédito bancario nuevo crece desde hace 20 meses, cuando el BCE no había iniciado su política expansiva. En definitiva: las reformas son el factor diferencial; si no haces los deberes y no despliegas las velas, los vientos de cola no surten efecto. P. Los indicadores de sentimiento en España están enmáximos. Pero no se refleja en votos en las encuestas... R. La crisis ha sido muy intensa, y esto no se repara en unos meses. Llevará tiempo. Estoy convencido de que la sociedad sabe que el camino adecuado es el iniciado en 2012, y así se va percibiendo.

“Los cajeros cobrarán una comisión por servicio y más barata”

El secretario de Estado de Economía afirma que la banca está bien capitalizada y que puede desenvolverse con un escenario de tipos tan bajos. Asegura también que habrá una regulación inminente de las comisiones de los cajeros.

¿Cómo se va a solucionar el asunto de la doble comisión de cajeros?

El Gobierno va a aprobar una nueva regulación. No se va a agotar el plazo de un mes. Esta semana estamos manteniendo contactos con el Banco de España, que va a dar propuestas, y con la CNMC. También, mantenemos reuniones con las patronales y con las entidades financieras para analizar la operativa. En los próximos días se conocerá la nueva norma que regulará estas comisiones. Desde luego, eliminará la doble comisión por sacar efectivo. La nueva norma cumplirá tres principios: solo se podrá cobrar una comisión por servicio, será transparente y minimizará el coste para el usuario. Se conocerá en los próximos días, semanas como máximo; será muy pronto.

¿Dos euros es mucho o poco?

Queremos que sea una buena regulación. Por ello, estoy seguro que entre la competencia entre los bancos y la nueva regulación permitirá mejorar las comisiones que ahora existen. Las comisiones van a estar mejor diseñadas tras la regulación.

¿El Gobierno quiere potenciar el pago con tarjetas?

Reducir el pago con efectivo es una estrategia a nivel internacional. Es una vía para luchar contra el blanqueo de capitales. Son instrumentos de pago que permiten el seguimiento de las transacciones y nosotros lo apoyamos.

¿Cómo se recuperarán las ayudas a la banca?

El problema de la banca que resolvió el Gobierno en 2012 fue muy importante. Hubo que pedir ayudas para proteger a los depositantes. Había que actuar con contundencia y determinación para proteger a los depositantes. Habían salido 250.000 millones de euros de depósitos y no eran precisamente los de más bajos nivel de renta los que se salieron de los bancos. Había que capitalizar a la banca. No se podría haber explicado el crecimiento de España si los bancos no hubieran podido dar créditos. No se podría haber crecido durante 20 meses seguidos a ritmos de 60% en crédito nuevo para los hogares si este saneamiento no se hubiera producido. Se han ido recuperando ayudas con la venta de distintas entidades recapitalizadas. Quedan desinversiones en Bankia y BMN y estoy seguro que en los próximos años se recuperarán las ayudas que han recibido estas dos entidades.

Con el crecimiento de la economía y una buena gestión se podrán poner en valor estos activos. El objetivo del Gobierno es maximizar el retorno para el accionista, que al final somos los contribuyentes. El equipo que gestiona Bankia es impecable, está haciendo un magnífico trabajo, y eso estoy seguro que va a revertir en el valor de la entidad. En Bankia hay que estar atentos para acometer las ventas aprovechando las mejores oportunidades del mercado. La recuperación de ayudas va a ser una consecuencia de la capitalización y el crecimiento. Creo que se han puesto las bases para devolver las ayudas.

¿Habrá más fusiones en el sector?

Son decisiones empresariales donde el Gobierno no interviene, pero la banca española comparada con sus competidores tiene una rentabilidad más elevada.

¿Necesitan más capital los bancos tras los nuevos requerimientos del BCE dependiendo de sus riesgos?

Es una de las ventajas de tener un único supervisor europeo y que se armonicen los requisitos de capital en Europa. La supervisión del BCE nos da mucha tranquilidad. Estamos muy respaldados con su labor de supervisión. El sector financiero español ha hecho una labor muy importante de saneamiento y capitalización. Los bancos españoles están ahora en una buena situación.

Muchos gestores destacan que es muy complicado hacer banca con los tipos al 0%...

Sí, estamos en un entorno de bajos tipos de interés, pero esto está produciendo que los créditos crezcan, a la vez que la economía, que también crece. Malo sería que con los tipos de interés bajos la actividad económica se estancara. No hay ningún problema para la solvencia de los bancos ni ahora ni para 2016.

Normas