La causa es la mayor brecha con el bono italiano

Eurex lanza un futuro sobre la deuda española

Bolsa de Francfort
Bolsa de Francfort

Eurex, el mayor mercado de derivados del mundo con sede en Alemania, lanzará el 26 de octubre un contrato de futuros sobre la deuda pública española.Hasta ahora, solo contaba con futuros sobre bonos de Alemania, Francia e Italia. Con esta decisión, los inversores que quieran cubrir sus inversiones en deuda española a través de un futuro contarán con este nuevo contrato, cuyo lanzamiento responde a que el bono soberano español se desliga cada vez más de su homólogo italiano.

Desde Eurex señalan que “los participantes del mercado anticipan una probabilidad cierta de que la rentabilidad de los bonos españoles e italianos tendrán un comportamiento diferente y, dada esta esperada divergencia, los futuros sobre la deuda italiana ya no serán apropiados para cubrir una inversión en deuda española”. Según esta cámara de liquidación de derivados, en torno al 30% de las inversiones en futuros de deuda italiana responde a coberturas de inversiones en deuda de España.

Hasta ahora, solo existía en el mercado el futuro sobre el bono español a diez años de Meff, el mercado de derivados financieros de BME. En esta plataforma también se pueden contratar los productos de Euronext, el otro gran actor del mercado donde están integradas las Bolsas de París, Ámsterdam, Bruselas, Lisboa y Oporto, así como el mercado de futuros y opciones de Londres.

Eurex indica que este nuevo producto derivado servirá para cubrir las inversiones en deuda española “en un momento en el que factores específicos de España tienen la capacidad de influir en el diferencial”. El mercado achaca a la proximidad de las elecciones catalanas y de las generales de fin de año el peor comportamiento de la deuda española frente a la transalpina en las últimas semanas. Así, mientras que hace seis meses el interés del bono español a diez años era del 1,257% y el del italiano, del 1,295%, ayer cerraron en el 1,954% y el 1,781%, respectivamente. Es decir, el diferencial ha pasado de ser de 3,8 puntos básicos a favor de España a 17 en contra.

Como explica Juan Gómez–Bada, de Avantage Capital, “el inversor que crea que va a subir el precio de la deuda española (bajar la rentabilidad) debe comprar futuros.El beneficio se obtiene por la diferencia de precios de compra y venta”. Eso sí, el hecho de que el nominal de estos contratos suela ser de 100.000 euros los hace poco accesibles para el pequeño inversor. A los inversores institucionales les sirve para cubrirse ante el riesgo de cambios futuros en los tipos de interés. También les resulta útil para invertir en base a la evolución esperada del diferencial entre el bono español y su homólogo alemán.

El activo subyacente del contrato que se podrá contratar en Eurex a partir del 26 de octubre será deuda soberana española con vencimiento medio de entre 8,5 y 10,5 años y un cupón del 6%, salvo bonos cuyo vencimiento inicial supere los 20 años. Su valor nominal es de 100.000 euros y la comisión será del 0,2%. Como es habitual en este tipo de derivados, el futuro sobre la deuda española que lanzará Eurex cotizará en porcentaje sobre el valor nominal, con dos decimales y una fluctuación mínima de 0,01%, equivalente a 10 euros. Habrá tres vencimientos trimestrales en marzo, junio, septiembre y diciembre.

Normas