Cierra tres hoteles por temporada baja

Riu analiza abandonar Túnez por la inseguridad del país

Fotografía sin fechar del hotel Imperial Marhaba de Riu que fue víctima de los ataques terrorista en Susa, Túnez el 26 de junio de 2015.
Fotografía sin fechar del hotel Imperial Marhaba de Riu que fue víctima de los ataques terrorista en Susa, Túnez el 26 de junio de 2015.

La situación de inestabilidad sociopolítica de Túnez y los dos atentados que ha padecido el país desde marzo y que se han llevado la vida de 60 personas, entre ellos dos turistas españoles, ha provocado que Riu, la cadena hotelera española con más presencia en el país se replantee su presencia.

La compañía, que opera 10 establecimientos en el país que cuentan con 3.856 habitaciones, ha reconocido que “no es ningún secreto que la situación del sector turístico en Túnez es muy complicada”. Ninguno de los establecimientos que gestiona son en propiedad, sino que pertenecen a empresas gubernamentales del país.

Por el momento, Riu ha anunciado el cierre de tres establecimientos, el ClubHotel Riu Bellevue Park, el Riu Marillia y el ClubHotel Riu Palm Azur, por la entrada de la temporada de invierto, “una decisión que se ha tomado en conjunto con los propietarios de cada hotel por la baja ocupación”, según aseguró ayer la compañía. Un cierre temporal que también habrían anunciado otras cadenas, como ClubMed. La francesa cerrará temporalmente las puertas de uno de sus establecimientos en el país desde el mes de noviembre hasta la primavera de 2016, según ha publicado Destination Tunisie.

Pero además, la compañía ha reconocido que está en conversaciones con los propietarios de cada hotel “para decidir qué hacer en el futuro cercano en cada caso”, por lo que no descarta poner fin a su aventura empresarial en Túnez, país en el que está presente desde 1999. Una decisión que el portal especializado en turismo del país del Magreb asegura que ya se ha adoptado, y que estaría justificada más por el perjuicio a la marca de Riu que a la caída de la demanda turística.

La presencia de las cadenas hoteleras españolas en Túnez se ha ido reduciendo paulatinamente. Tras Riu, Vincci es la otra empresa española con mayor número de establecimientos en el país, seis en total con 1.812 habitaciones. Mientras que Iberostar tiene cuatro con unas 1.300 habitaciones, pese a que llegó a contar con más establecimientos años atrás. El grupo de la familia Fluxá mantiene su apuesta por el país, en el que está presente desde hace 15, “a pesar de ser conscientes de las dificultades que atraviesa”.

Barceló optó por salir del país en 2013 y Gowaii anunció a principios de año que operaría dos establecimientos, pero poco después dejó de gestionar el primero de ellos y nunca llegó a abrir las puertas del otro.

El país recibió seis millones de turistas en 2014 tras verse muy penalizado tras el inicio de las revueltas provocadas por la primavera árabe en 2011. Una caída que ha favorecido la llegada a destinos españoles, como Canarias, y que ha impulsado las cifras récord de visitantes de 2014 y, previsiblemente, de este año.

Exteriores desaconseja los viajes que sean prescindibles

El Ministerio de Asuntos Exteriores desaconseja temporalmente todo viaje “no esencial” a Túnez desde el pasado 26 de julio, fecha del último atentado en el país en el que perdieron la vida 38 turistas extranjeros en la zona hotelera de Sousa, uno de los principales enclaves turísticos del país, y que se produjo en la playa cercana al Riu Imperial Marhaba. Rami Jebali, director de la oficina de Túnez en Madrid, ha reconocido que la situación del turismo en el país “es muy difícil después de los ataques” y que está pesando la decisión de algunos touroperadores, especialmente de Reino Unido, Alemania y Bélgica, de dejar de ofertar Túnez como destino turístico, lo que estaría afectando además a la ocupación de los establecimientos hoteleros y al descenso de vuelos charter.
Exteriores recuerda que desde marzo se han producido dos atentados contra turistas extranjeros e insiste en que la amenaza de acciones terroristas contra extranjeros persiste.

Normas