Los independentistas llenan la Meridiana de Barcelona

El soberanismo muestra su fuerza en la Diada de Cataluña más electoral

La concentración de los partidarios de la independencia en la Meridiana de Barcelona. Ver fotogalería
La concentración de los partidarios de la independencia en la Meridiana de Barcelona. REUTERS

La Diada, la festividad de Cataluña, se ha convertido en los últimos años en una demostración de fuerza por parte del independentismo catalán y la de esta edición no fue una excepción. Partidarios de la secesión llenaron hoy la Meridiana, una de las principales arterias de Barcelona, para defender la ruptura en el primer día de la campaña electoral del 27 de septiembre. Formaciones como el Partido Popular (PP) o Ciudadanos denunciaron que la Diada se ha convertido en una fiesta sectaria en pro de la causa independentista.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Soraya Sáenz de Santamaría, defendió que al principio de la democracia la Diada era una fiesta para todos los catalanes, después pasó a ser una jornada reivindicativa de una parte de la sociedad, y ahora la Diada es un “acto electoral” del presidente Mas.

La vicepresidenta apeló a la “neutralidad” y a la “legalidad” para no utilizar los recursos públicos pagados con los impuestos de todos los ciudadanos para que hagan campaña electoral “unos pocos”.

La Diada se inició con la tradicional ofrenda floral al monumento de Rafael de Casanovas. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, el líder de ERC, Oriol Junqueras y el cabeza de lista de Junts pel Sí, Raül Romeva ofrecieron una rueda de prensa para los medios internacionales. Mas defendió la legitimidad de avanzar hacia la secesión sólo con la mayoría de escaños. Las encuestas, entre ellas las del CIS, coinciden en que las formaciones favorables a la independencia (Junts pel Sí y la CUP) pueden lograr la mayoría absoluta en el Parlamento, sin embargo, se quedarían lejos de alcanzar el 50% de los votos.

Mas señaló que cambiaría hoy mismo las elecciones por un referendo, pero denunció que el Gobierno central ha “bloqueado” esta opción. Avisó de que está dispuesto a “llegar hasta el final del proceso”, incluso sólo con una mayoría de escaños en unas autonómicas. Sin embargo, admitió que sería mejor si es también con un porcentaje superior al 50% de los votos.

Ante la pregunta de si renunciará en el caso de no obtener este resultado, se limitó a indicar que aceptará la derrota: “Cuando tomas un riesgo puedes ganar o perder, pero si aceptamos la derrota pedimos que otros acepten también la victoria –de Junts pel Sí–, si sucede”.

El presidente catalán defendió que, llegado el caso, la UE actuará de forma “pragmática”, y tendrá en cuenta que hay 5.000 empresas de países europeos en Cataluña, 300.000 ciudadanos europeos y que el 70% de las exportaciones españolas van al norte del continente por la red de transporte catalana.

Las encuestas apuntan que la segunda fuerza más votada será Ciudadanos. Su líder, Albert Rivera, El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, afirmó que “dejar de ser español no es un proyecto, es una obsesión de Mas”, y llamó a concentrar el voto en su formación frente a un PSC y un PPC que “pactan con separatistas”.

El candidato del PP, Xavier García Albiol, consideró que la Diada de este año es “la más triste” porque se ha expulsado a los que no defienden la independencia de Cataluña. Las encuestas relegan al PP a la quinta fuerza en el Parlamento catalán. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, reclamó que la Diada del 11 de Septiembre sea “de todos los catalanes”. Los sondeos auguran que Cataluña sí que es pot, la formación que apoya Podemos, superará a los socialistas.

Normas