Las compras suben un 10,1% entre enero y julio
La correlación entre el crecimiento económico y las importaciones de petróleo Ampliar foto

El alza del consumo lleva la compra de crudo a máximos desde 1996

En el tercer trimestre de 2013, la economía española abandonó definitivamente la recesión al crecer un 0,1% intertrimestral. Iniciaba en esa fecha una senda de crecimiento que se ha prolongado durante ocho trimestres y que se ha basado en el crecimiento del consumo y de la inversión. En los dos últimos años, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha insistido en numerosos foros que su departamento vigilaba las importaciones de crudo como un indicador adelantado de crecimiento económico. El argumento sobre el que se basa esa tesis es que las importaciones de crudo están íntimamente ligadas a la actividad. Cuanto mayor es, más petróleo se consume y viceversa. El cuadro macroeconómico que ha elaborado el Ejecutivo en los Presupuestos Generales del Estado para 2016 recogen un crecimiento del consumo del 3,4% para este ejercicio y del 3% para el próximo, mientras que la inversión avanzará un 6,4% y un 5,6%, respectivamente.

Ese ciclo de ocho trimestres consecutivos de crecimiento ha tenido su reflejo directo en las importaciones de crudo. En julio, empresas, hogares y administraciones públicas compraron al exterior 5,9 millones de toneladas de crudo, el nivel más alto de la serie histórica iniciada en 1996. Entre enero y julio, el importe de las compras se ha elevado a 37,3 millones de toneladas, un 10,1% más anual y también el máximo de la serie histórica.

Petroleo Brent 45,970 0,305%

Otro de los factores que ha impulsado las compras de petróleo ha sido el desplome del precio del petróleo, provocado por el exceso de oferta en el mercado y la irrupción del fracking (fracturación hidraúlica) como alternativa más barata al crudo. Todo ello ha llevado a que el barril de Brent, de referencia en Europa, haya pasado de cotizar a 74,5 euros en 2014 a 51,5 euros en 2015. Un nivel que no se alcanzaba desde 2009 en el que el barril de Brent bajó hasta 44,6 euros. Si se analiza una serie histórica de crecimiento económico, cotización del petróleo y evolución del PIB (ver gráfico) se puede constatar que las importaciones de crudo siempre han reaccionado al alza ante bajadas de precios y subidas del PIB y con retrocesos ante ciclos de depresión económica o subidas de la cotización).

El impacto económico de un crudo más barato

La primera consecuencia de la rebaja del precio del petróleo durante este año es la menor factura que va a tener que pagar España por importar crudo. Entre enero y agosto de este año, el importe fue de 24.510 millones. Para la realización de estos cálculos se toma como referencia que España importa 1,3 millones de barriles al día y que el precio medio del barril de Brent, de referencia en Europa, fue de 51,6 euros.

Una cifra sensiblemente inferior a la de 2013 (37.620 millones de euros) y que arroja un ahorro de 13.110 millones. Todos los organismos públicos y privados consideran que los precios apenas registrarán oscilaciones hasta final de año, de tal modo que si el ahorro mensual obtenido hasta agosto perdura (1.700 millones), el coste anual de importar petróleo podría bajar hasta 20.000 millones entre 2014 y 2015. Un importe que más que duplica el impacto previsto por la última reforma fiscal aprobada por el Ejecutivo.

El proceso de abaratamiento del petróleo, sin embargo, empezó antes de la caída de la cotización internacional. Los problemas geopolíticos surgidos en los proveedores tradicionales de crudo, como Arabia Saudí, Irán o Rusia, llevaron a España a buscar nuevos socios comerciales. Y en ese tránsito se centraron en África y América Latina, que ahora mismo representan un porcentaje muy elevado de sus ventas.

Los dos grandes proveedores de crudo son Nigeria, con un 15,6% del total, y México, con un 13,8%. Especialmente significativo es el caso del segundo, con un crudo más pesado, menos comercializable y más barato, que ha permitido a España comprar más cantidad de hidrocarburo. Parte de ello lo refinó para posteriormente exportarlo.

 

Normas
Entra en EL PAÍS