La televisión de pago facturó 1.730 millones de euros en 2014

Las telecos españolas apuestan su crecimiento en la tele y el fútbol

Partido de fútbol de la liga española de la pasada temporada.
Partido de fútbol de la liga española de la pasada temporada. EFE

La televisión de pago ha estado en el centro del debate del Encuentro de Telecomunicaciones organizado por la patronal Ametic en la UIMP de Santander, y que se ha celebrado esta misma semana. Telefónica, Vodafone, Orange… los directivos de las grandes operadoras han destacado el posicionamiento de sus compañías en este negocio, que puede convertirse en una de las vías de crecimiento.

No es para menos. Las compañías del sector se juegan mucho dinero en esta actividad. El negocio de la televisión de pago, según las estimaciones de la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC), registró el pasado año en España unos ingresos superiores a 1.730 millones de euros.

Según fuentes del sector, las cifras van a aumentar durante 2015 gracias a la captación de nuevos clientes de la mano de los despliegues de las redes de fibra y a la comercialización de nuevos contenidos bajo esta fórmula. “Telefónica tiene ya cuatro millones de clientes, y Vodafone y Orange también van a aumentar sus carteras de usuarios gracias a la fibra y a sus agresivas ofertas comerciales”, según señalan fuentes del sector, que recuerdan que otros actores de relevancia como Netflix van a aterrizar en el mercado español.

Las telecos saben que la televisión es una herramienta de gran relevancia para atraer clientes hacia otros negocios, especialmente con la contratación de ofertas convergentes fijo-móvil.

Su relevancia se hace más palpable, además, en un momento en el que las operadoras aspiran a recuperar el crecimiento de los ingresos, tras más de un lustro de caída del volumen de negocio. Así, al menos, lo han manifestado Vodafone y Telefónica, que aspira a registrar aumento interanual de los ingresos en este tercer trimestre.

En estas circunstancias, algunos de los principales anuncios de las operadoras en estos últimos días se han centrado en la televisión. Así, por ejemplo, Vodafone incorporará a su oferta a Netflix a partir de octubre, tal y como explicó su consejero delegado, Antonio Coimbra. La operadora comenzó una fuerte actividad comercial en agosto al lanzar una oferta con un amplio paquete de fútbol, con liga BBVA y Champions, entre otros, por seis euros al mes.

También Telefónica, que dijo sentirse cómoda ante la llegada de Netflix, anunció la incorporación de nuevos contenidos así como el aumento de la producción propia. La empresa, que cerró la pasada primavera la compra de Canal+, lanzó en agosto una agresiva promoción por la que todos sus clientes podrán acceder a todos los contenidos de Movistar+ por 9,90 euros al mes, incluida la liga BBVA.

Orange, a su vez, está en proceso de expansión de Orange TV, de la que prevé un fuerte crecimiento. Su intención es abrir estos servicios a los clientes de Jazztel, cuya compra cerró en julio. La compañía, asimismo, ha lanzado una promoción comercial, que incluye la opción de contratar la liga BBVA y la Copa del Rey desde 9,95 euros al mes, al contratar sus ofertas convergentes.

Nuevos conflictos por las ofertas audiovisuales

La televisión de pago y los contenidos han generado una serie de nuevos enfrentamientos entre las operadoras. De hecho, en el evento de Santander se han hecho palpables las quejas.

Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone España, abrió el fuego al asegurar que Telefónica ha pasado a tener el monopolio en estos segmentos tras la compra de Canal+, y puede contaminar todo el mercado de la convergencia fijo móvil. En la misma línea, Jean Marc Vignolles, consejero delegado de Orange España, indicó que el incumbente tiene más del 80% del mercado de la televisión de pago, y casi todos los derechos exclusivos de contenidos premium. También indicó que los remedios impuestos por la CNMC para la compra de Canal+ han sido insuficientes.

Telefónica se defendió indicando que los contenidos pueden ser comprados por cualquier compañía. La teleco señaló también que sus rivales se han quejado de que no podían replicar ofertas y ahora, sin embargo, han lanzado ofertas muy agresivas con la liga española y la Champions, entre otros contenidos.

No es el único frente abierto. Telefónica está negociando la compra de los derechos de retransmisión de la Champions, controlados por BeIN_Sports (Mediapro y Al Jazeera). Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica España, señaló que la Champions es uno de los contenidos más relevantes, si bien dejó claro que su compañía no está dispuesta a “a pagar cualquier precio”.

Una de las próximas disputas vendrá con la compra de los derechos de la próxima liga, que los equipos prevén vender de forma colegiada. Las telecos están a la espera. Así, Orange indicó que esperará a que se definan los términos de la venta para decidir la estrategia.

Normas