El nuevo escenario tras el levantamiento del embargo de la UE

España vuelve a Irán

Los ministros españoles de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo (d); Fomento, Ana Pastor (2i), e Industria, José Manuel Soria (i), a su llegada al aeropuerto de Teherán, para iniciar un viaje oficial a Irán
Los ministros españoles de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo (d); Fomento, Ana Pastor (2i), e Industria, José Manuel Soria (i), a su llegada al aeropuerto de Teherán, para iniciar un viaje oficial a Irán EFE

La relevancia de los políticos y empresarios de la delegación española que aterrizó ayer en el aeropuerto de Teherán refleja la importancia que se le da a este viaje para retomar unas relaciones comerciales que se habían enfriado desde hace más de tres años, como consecuencia de la imposición del embargo a Irán por parte de la UE. Entre esas sanciones se incluía la prohibición de importar petróleo y eso tuvo un impacto directo en las compras de crudo de España, que tuvo que buscar nuevos socios. Un contratiempo importante si se tiene en cuenta que Irán era uno de los principales suministradores de petróleo, ya que en 2011 vendió 7,7 millones de toneladas, el 14,3% del total. El levantamiento de las sanciones plantea un panorama muy diferente y buena prueba de ello es la presencia del consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, entre los empresarios que acudirán.

Sercobe, la patronal de bienes de equipo (el sector más exportador de España, con un 19,6% del total), también estará presente en la delegación a través de su director general, Juan Ramón Durán. Esta patronal representa a 400 empresas relacionadas con el diseño, la fabricación, el mantenimiento, el montaje y el reciclaje de bienes de equipo y algunas de ellas han seguido con presencia en el país ante las oportunidades de negocio que se abrirían con la apertura comercial tras el levantamiento de las sanciones. Es el caso de la vasca Babcock Valves, que suministra válvulas a Irán desde hace dos décadas y que ha tenido que sortear durante el embargo obstáculos como la prohibición de recibir dinero del país. El interés de esta patronal se centra en recuperar los contratos, en suspenso desde julio de 2012, que tenía con la National Petrochemi-Cal Company, la compañía estatal iraní, para el suministro de bienes a sus nuevas plantas petroquímicas (en especial tuberías) y tratar de arañar cuota a las compañías chinas, que han aprovechado las sanciones para posicionarse en ese sector. Pese a ello, es el sector español que más vende a Irán, con unas exportaciones de 159 millones de euros en 2014 (un 54% del total).

La patronal de bienes de equipo tenía hasta 2012 un gran contrato de sumistro con la petrolera estatal

Otro de los sectores que también tiene interés en recuperar posiciones en Irán es el de alimentación y bebidas, que fue uno de los que más elevó sus ventas antes de la imposición de las sanciones. Un informe de la Secretaría de Estado de Comercio, correspondiente a agosto de 2012, cuando entró en vigor el embargo de la UE, revela que fue una de las actividades cuyas exportaciones a Irán más crecieron antes de la imposición de sanciones, ya que se triplicaron al pasar de 10,55 millones a 32 millones de euros entre 2008 y 2010. Pese a haber bajado a 13 millones en 2014, es el tercer sector que más vende, tras el de bienes de equipo y componentes de automoción.

Infraestructuras y turismo

En la delegación empresarial que acompaña a los ministros de Industria (José Manuel Soria), Fomento (Ana Pastor) y Exteriores (José Manuel García Margallo) también se encuentran otras grandes compañías españolas como Cepsa, Gas Natural Fenosa, Indra, Isolux, OHL, Grupo Sacyr, Seat y Paradores.

Las constructoras e ingenerías están muy interesadas en participar en la renovación del sector ferroviario y en los distintos concursos que se liciten para el tren de alta velocidad, cuya construcción está proyectada en Irán. Así se lo transmitió hace poco más de un año el vicepresidente iraní Mohammad Alí Najafi al titular de Industria, José Manuel Soria, en un encuentro empresarial en Madrid, en el que le avanzó que quería contar con las empresas españolas para el plan de desplegar 1.500 kilómetros de vías férreas. También, apuntó que había interés en que las empresas turísticas y la industria auxilliar de la automoción colaboraran.

Un mensaje que seguramente ha provocado la presencia de Paradores entre los integrantes de la expedición, lo que podría resucitar viejos proyectos de cooperación que se guardaron en los cajones. Ya en 2005, el Ejecutivo iraní hizo una propuesta al entonces presidente de Paradores, Antoni Costa, para cogestionar una red equivalente con el Ejecutivo persa, que prevía desarrollarla en aquel momento aprovechando y restaurando los palacetes y edificios emblemáticos.

En el caso de las empresas auxiliares de automoción, una delegación del grupo empresarial iraní Ariana Group visitó en mayo las instalaciones de Sernauto, la patronal de componentes, a la búsqueda de empresas que ofrecieran componentes para Peugeot y Renault.

Normas