Vuelve a situar la inflación en negativo a finales de 2015

CEOE revisa al alza su previsión de PIB hasta el 3,3% para este año

El presidente de la CEOE, Juan Rosell.
El presidente de la CEOE, Juan Rosell.

La patronal CEOE ha revisado nuevamente hoy al alza sus estimaciones del PIB para la economía española, con un aumento del 3,3% en 2015, equiparándo así sus previsiones a las del Gobierno. Si bien añaden que "en 2016, el crecimiento podría moderarse levemente", ha asegurado la organización patronal. Los últimos datos oficiales indican que en el segundo trimetre del año, la actividad ya crecía a un ritmo interanual del 3,1%.

En consecuencia, --añaden desde CEOE-- España crecerá más que la media de la Eurozona, ampliando de nuevo su diferencial positivo en este periodo. Según las previsiones de los técnicos de la confederación empresarial, la composición del crecimiento no ha cambiado. La demanda interna seguirá siendo el principal protagonista de la actividad, mientras que la aportación del sector exterior es más equilibrada.

Todos los componentes del PIB registrarán tasas de crecimiento positivo en 2015 y 2016 y consideran que la inversión de bienes de equipo y las importaciones serán los más dinámicos. El consumo privado superará crecimientos del 3% en 2015 y la inversión en construcción se situará en el 5%.

Todo ello, explican desde CEOE, influirá positivamente en el mercado laboral. Entre 2015 y 2016, los empresarios prevén una creación de empleo de algo más de un millón de personas. En 2015, el aumento de los ocupados se situará alrededor de los 530.000 y de los 495.000 en 2016, en términos de la EPA.

En cuanto a la inflación, las previsiones de CEOE indican que los mínimos históricos registrados por el IPC podrían continuar debido al nuevo recorte del precio del petróleo. En 2015, la inflación podría ser de nuevo negativa en media anual (-0,4%) y en 2016 se anticipa un repunte hasta el 1,2%, siempre y cuando se produzca una recuperación gradual del precio del petróleo y no haya aumentos de impuestos, consideran los técnicos de la patronal.

No obstante, este escenario estaría sujeto a riesgos en ambos sentidos, tanto al alza como a la baja, aunque en 2015 predominan al alza y en 2016 a la baja. Entre los elementos que favorecerían un mayor incremento del PIB están un impacto mayor al previsto de las medidas adoptadas por el BCE en la mejora de las condiciones financieras; mejores resultados de las rebajas fiscales en términos de consumo; más empleo por las ayudas a la contratación y el uso de la flexibilidad laboral; y mayores descensos del precio del petróleo. 

Mientras que los riesgos que podrían propiciar un avance de la economía menor al esperado por CEOE están que se acentúe la inestabilidad financiera en China; que se produzcan nuevos brotes de incertidumbre financiera en algunas economías de la eurozona y Rusia y tengan un efecto negativo en las economías más endeudadas; que se estanquen las principales economías europeas; o un repunte continuado de las importaciones y una falta de impulso de las exportaciones que impida equilibrar el sector exterior.

Normas
Entra en El País para participar