La canciller plantea un plan con cuotas por países

Rajoy y Merkel estudian en Alemania la crisis migratoria

 El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy y la cancillera alemana Angela Merkel en el castillo de Meseberg (Alemanía).
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy y la cancillera alemana Angela Merkel en el castillo de Meseberg (Alemanía). EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, inició  el curso político tras las vacaciones veraniegas siendo recibido por la canciller alemana, Angela Merkel, para celebrar una cumbre informal de dos días que tendrá como punto central la crisis de los refugiados. Esta visita del presidente del Gobierno es devolución de la que realizó Merkel en agosto del año pasado a Santiago de Compostela.

Hoy por la tarde, ambos dirigentes mantuvieron un encuentro en el Palacio de Meseberg, lugar habitual para las recepciones oficiales del Ejecutivo Alemán, con el fin de tratar de unificar posiciones en cuestiones de máxima actualidad como la crisis migratoria europea. El Ejecutivo español defiende una solución integral y aboga por volcarse en ayudar a los países de origen y tránsito de la inmigración ilegal.

Merkel anunció que el plan franco-alemán para los refugiados incluye cuotas con el fin de garantizar un reparto justo entre países, que tendría en cuenta el volumen de la población de cada país y su fortaleza económica. Además, la canciller alemana defendió durante los últimos días un mayor sentido de la solidaridad. “Es mi firme convicción que Europa, como continente rico, está en situación de resolver el problema” de la masiva llegada de personas que buscan refugio y una vida segura, dijo el pasado jueves.

Rajoy, por su parte, defiende que se acelere el plan europeo de cooperación con África para resolver la crisis migratoria y recalca que la única solución pasa por la cooperación con los países de origen y tránsito de esta inmigración. Una postura no compartida por Merkel, que advirtió que el “desafío” aparejado a la masiva llegada de refugiados aún durará “un largo periodo de tiempo” y apuntó que si la UE no acuerda un reparto justo de estas personas, “muchos” pondrán en cuestión el acuerdo de Schengen (el tratado por el que se han derribado fronteras y se permite el libre tránsito de personas y bienes).

La agenda oficial de ambos dirigentes tendrá lugar hoy. En primer lugar asistirán a un encuentro empresarial organizado por la CEOE y su homóloga alemana, BDI, que contará con la participación de empresarios de los dos países, del ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble, y de los ministros españoles de Economía y de Asuntos Exteriores, Luis de Guindos y José Manuel García Margallo. Posteriormente comparecerán por la tarde ante los medios de comunicación.

En relación al asunto de la crisis migratoria, el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, Antonio Hernando, presentó una batería de medidas para responder a la crisis humanitaria en Europa, entre las que figuran acoger a los 4.000 refugiados que inicialmente planteó la Comisión Europea pactando un reparto con las comunidades autónomas y aumentar a 110 millones de euros el presupuesto de acogida. Entre las medidas, que se registrarán en el Senado en forma de moción para su debate la próxima semana, incluyen una solicitud de comparecencia urgente en el Congreso de los Diputados del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, como responsable de las políticas de asilo en España para que explique “qué está haciendo y qué es lo que va a hacer”.

Cinco millones a Francia para atender a refugiados

Francia recibirá cinco millones de euros adicionales para gestionar la crisis migratoria de Calais, donde está prevista la construcción de un nuevo campamento con capacidad para 1.500 inmigrantes, según anunció ayer el vicepresidente de la Comisión Europea (CE), Frans Timmermans. Esos fondos, según precisó en conferencia de prensa, irán destinados tanto al levantamiento del campamento como al transporte de los demandantes de asilo. El primer ministro francés, Manuel Valls, detalló que su construcción está prevista para principios de 2016 y que, una vez acabado, complementará la labor que ya del centro de acogida Jules-Ferry, que alberga actualmente a 115 mujeres y niños.
En el nuevo centro se levantarán 120 tiendas con capacidad para doce personas cada una. El anuncio tuvo lugar durante una visita conjunta de Valls, Timmermans, el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, y el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, a Calais, donde miles de inmigrantes se concentran con el fin de llegar al Reino Unido.
Las tentativas de entrada al Eurotúnel, que une ambos países bajo el Canal de la Mancha, llegaron a alcanzar las 2.000 en una noche, cifra que se rebajó hasta las 200 actuales tras el refuerzo de la seguridad.
Las instituciones comunitarias encaran un nuevo curso político en el que tienen que encontrar respuesta a una crisis migratoria sin precedentes. Sobre este asunto, el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, convocó para este miércoles y jueves a sus comisarios a dos jornadas para abordar “los retos actuales en la Unión Europea y el estado de la Unión”, y en lo más alto de la agenda de las sesiones de trabajo figurará la inmigración.

Normas