El índice para España supera la valoración media de la zona euro

La confianza en la economía española vuelve a máximos

Una trabajadora de la cadena de montaje de la factoría que GM España tiene en Figueruelas (Zaragoza).
Una trabajadora de la cadena de montaje de la factoría que GM España tiene en Figueruelas (Zaragoza).

Los buenos resultados macroeconómicos que viene registrando España en el primer semestre del año y que han situado su crecimiento económico a la cabeza de la zona euro, –con un avance interanual del PIB del 3,1%– está transcendiendo a la confianza en la economía española.

Así lo refleja el Indicador de Sentimiento Económico (ISE) que elabora la oficina estadística europea (Eurostat), que según los datos publicados este viernes, vuelven a situar el clima de confianza en la economía española en el nivel máximo en 14 años, que ya había sido alcanzado en abril y mayo.

En concreto, este indicador aumentó en agosto hasta los 110,4 puntos, lo que sitúa la confianza de consumidores y empresarios en la economía española muy por encima del dato conseguido por la economía de la zona euro (104,2 puntos) y de la Unión Europea en su conjunto (107 puntos).

La mejora de la confianza en la economía española se produce por segundo mes consecutivo, después del bache registrado en junio, cuando cayó a 108,7 puntos. Pero ha sido en agosto cuando el repunte ha sido más intenso al avanzar 1,7 puntos en un solo mes. De esta forma el indicador para España es el que más creció en agosto en toda Europa, seguido de lejos por Francia, que incrementó al confianza en su economía 0,9 puntos.

Por el contrario, y a pesar de los buenos datos registrados también por la economía alemana, la confianza de sus consumidores y empresarios disminuyó en agosto dos décimas. Asimismo, Holanda e Italia han visto empeorar este indicador en este mes.

Mejor los sectores que los hogares

En España, las esperanzas de los consumidores y los empresarios mejoraron sobre todo respecto a la marcha de la industria (al pasar de -0,9 a 1,6 puntos); de los servicios (de 18,7 a 20 puntos) y de la construcción (de -30 a -21,5 puntos).

Sin embargo, estas buenas perspectivas de los sectores económicos no se tradujeron en el mismo optimismo sobre la marcha de la economía domestica. Así empeoraron las expectativas sobre el comercio minorista español, al bajar de 13,7 a 13,5 puntos y disminuyó también la confianza en particular sobre el consumo (de 0 a -1,3 puntos).

En materia de empleo, los consumidores españolas prevén una mejora general del paro para los próximos doce meses. Concretamente, las previsiones de contratación mejoraron especialmente en la industria, subiendo casi siete puntos en un solo mes y en la construcción.

Pero por el contrario, caen las expectativas de creación de puestos de trabajo en el comercio minorista y en los servicios en general.

Normas