Editorial

Las tecnológicas aceleran la consolidación

Un extraordinario número de fusiones y adquisiciones fue protagonista en la actividad corporativa durante el primer semestre, hasta alcanzar niveles de antes de la crisis. Una fiebre de consolidaciones no solo en número de operaciones, sino también en el volumen de estas. Sin apenas parón veraniego, las compañías están retomando ese afán consolidador y todo indica que vamos a asistir a un segundo semestre preñado de nuevas uniones. Ayer mismo se conoció que el considerado mayor grupo de servicios petroleros del mundo, el tejano Schlumberger, ha acordado la compra de Cameron, un gigante de equipos y servicios para la industria energética, por unos 12.900 millones de euros. Una operación más en el sector petrolero que ofrece nuevas oportunidades de crecimiento y puede generar importantes sinergias al complementar competitivas tecnologías en un momento de bajada del precio del crudo. También ayer se anunció el acuerdo de la irlandesa Paddy Power para adquirir la británica Betfair por unos 6.800 millones de euros, un importante paso más en la consolidación del sector de casas de juego online, que ya ha tenido este año otros ejemplos multimillonarios, cerrados o aún en negociación. Son solo dos casos, los más recientes, de la estrategia con la que están encarando las grandes corporaciones la salida de la crisis económica global. En ambos hay un elevado componente tecnológico, eso es innegable. Pero es precisamente en el sector puramente tecnológico en el que las fusiones y adquisiciones están disparadas.

En el segundo semestre se movieron más de 111.000 millones de euros en operaciones, un 142% más que en el mismo periodo del año pasado y un 65% más que en el primer trimestre de 2015, según datos de EY. Se trata de una marca que no se alcanzaba en un trimestre desde 2000, y entonces porque coincidió con la macrofusión de AOL y Time Warner, la más grande de la historia. Los datos revelan, además del importante número de operaciones, una gran parte de ellas transfronterizas, el elevado tamaño medio de estas, “sin precedentes” ni siquiera en la época de la burbuja de las puntocoms.

Los grupos TIC acumulan ya seis trimestres consecutivos de aumento del número de transacciones, una evolución similar a la era puntocom. Y lo notable es que son acuerdos en segmentos estratégicos del negocio, con impacto en la transformación de la actividad, en áreas como semiconductores, big data, internet de las cosas, almacenamiento digital o cloud computing. A ese frenesí de acuerdos se han sumado con fuerza las firmas de capital riesgo, todas en busca de nuevas oportunidades. Pero lo más positivo de este proceso es que esta vez Europa está subida al tren y no descolgada. De hecho, el 68% de las operaciones realizadas el segundo semestre procede del Viejo Continente.

Normas
Entra en El País para participar