EE UU, entre los favoritos donde instalar una fábrica

La industria de Europa y EE UU apuesta por volver a casa

Las empresas planean reubicar sus factorías por el alza de costes en China, además de valorar otras condiciones ambientales, de talento o I+D.

La industria de Europa y EE UU apuesta por volver a casa Ampliar foto

No todo es el coste. Eso es lo que han comenzado a pensar los responsables de algunas empresas industriales de EE UU y Europa. Al menos, cuando la diferencia en los precios de producción no es tan elevada con Asia, estas compañías están pensando en regresar y potenciar otros factores.

El aumento de los costes operativos, sobre todo en China, está contribuyendo a una tendencia de relocalización de sus instalaciones en Occidente, con fuertes perspectivas de crecimiento en EE UU y algunos lugares en Europa. Así se recoge en el informe ¿Dónde en el mundo? Índice industrial 2015, elaborado por la consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield. “La gestión de la cadena de suministro y la percepción entorno a la marca y dónde es fabricado un producto son temas candentes en la agenda de la industria”, se señala en el estudio.

España suspende en coste de la energía

España se sitúa en el puesto 26 de la clasificación de los países favoritos para acoger fábricas y pierde una posición respecto al año anterior. En Europa, hay otros países por delante: Polonia, Reino Unido, Rusia, Holanda, Suiza, Austria, Francia y Alemania. “Yo considero el puesto de España como positivo. En la industria, Asia es una potencia y entrar en entre los primeros no es tan sencillo. Estamos justo después de Alemania y por delante de India y otras ubicaciones como Italia o Bélgica”.

El país que más desciende entre los favoritos, 10 puestos, es Venezuela, y el que más sube es Japón (ocho posiciones).

Las cualidades más destacadas en de las condiciones en España son las de calidad y disponibilidad de recursos humanos, así como la cercanía a los consumidores y un entorno con menor riesgo económico, social y ambiental.

De hecho, si en la clasificación se da menos importancia al ahorro y más a las condiciones del país, España sube peldaños hasta la posición 17. En talento y recursos humanos, recibe la mejor puntuación posible, además de destacar en el tiempo de acceso a los suministros, la sostenibilidad, o la logística.

Sin embargo, suspendemos de forma clara en el coste de la energía, de la construcción y en el riesgo de crecimiento económico.

“A nivel europeo la perspectiva para el sector industrial sin duda ha mejorado. Las empresas empiezan a dar más importancia a los aspectos operativos como acceso al talento, cercanía al consumidor y criterios de sostenibilidad, como un paso adelante respecto al enfoque únicamente en costes”, confirma Javier Bernades, socio director del área industrial de Cushman & Wakefield.

Por primera vez, Cushman & Wakefield detecta que hay otras decisiones, además del coste, para decidir dónde localizar una fábrica, aunque los movimientos son lentos porque este tipo de inversiones son a largo plazo, a 20 o 30 años como mínimo, y no es fácil cambiar de lugar una planta de producción. El informe se ha elaborado con 36 fuentes distintas de información macroeconómica.

En el ranking que elabora esta consultora, sobre los países favoritos para las empresas industriales, se incluye los costes (con un 40% del peso para la clasificación y que contiene apartados como los gastos laborales, de energía, construcción); además de valorar el entorno (fuerza laboral, logística, sosteniblidad...); y los riesgos (en desastres naturales, corporativos o económicos).

Malasia lidera

Todavía una fabricación barata es la principal razón para decidir dónde producir. Por eso Malasia aparece como el país preferido, seguido de Taiwan y China. Sin embargo, si las compañías son más sensibles al entorno, Singapur encabeza la clasificación, y Estados Unidos a continuación. “Tiene que ver con tendencias globales. Ya no está tan claras las diferencias de costes, sobre todo con China, donde han aumentado los costes”, cuenta Marta Costa, directora de investigación de Cushman & Wakefield. “Pueden cambiar las condiciones en Asia, ya que cada país conlleva un riesgo, y, en general, Europa tiene su fuerza en el capital humano bien formado, muy valorado en algunos sectores”, añade.

En el caso europeo, Polonia aparece como el lugar favorito en el Viejo Continente, situándose en el puesto 12 en el mundo. Aunque en el estudio se resalta que Reino Unido sube hasta la novena posición si se da menos peso al capital. Hay algunos sectores que le dan más peso a la I+D, al talento de los recursos humanos o la sostenibilidad. Por eso, actividades como la farmacéutica, aeroespacial, química o automoción eligen Reino Unido u otras economías europeas.

Desde la consultora señalan ejemplos de estas reubicaciones en Europa en casos como los de Aston Martin, la juguetera Hornby, o las textiles Jaeger y M&S. La situación también se da en EE UU con la química Dow Chemicals.

EE UU es el mejor ejemplo de esta tendencia, ya que se sitúa como el cuarto lugar favorito para instalar fábricas y gana cinco posiciones respecto al año anterior. La mejora en la demanda interna en ese mercado y los altos costes laborales en China, según el informe, benefician las localizaciones dentro del gigante americano. Pero, además, otros factores como la rapidez en responder a un cliente que demanda bienes cada vez más personalizados en menos tiempo, donde el fabricante que llegue antes al mercado cuenta con una ventaja crítica. Además, la apuesta de la Administración de Barack Obama por las renovables ha abaratado el coste de esta energía, por ejemplo un 58% en la eólica desde 2009, según este informe, haciendo el país más atractivo.

Tampoco hay que olvidar el factor de la responsabilidad social corporativa: “Cada vez más los consumidores tienen en cuenta el origen de los bienes. Hay una mayor preocupación social y además se conocen mucho más las marcas, lo que afecta a las decisiones de relocalización”, apunta Costa.

Normas