Su presidente destaca los últimos contratos de Navantia

La SEPI da por finalizados los planes de privatización

Aguirre pronosticó un buen futuro a corto plazo para las compañías que conforman el holding empresarial que él lidera

El presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, y el presidente de la Comisión de Presupuestos, José Enrique Serrano.
El presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, y el presidente de la Comisión de Presupuestos, José Enrique Serrano. Efe

El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ramón Aguirre, aseguró que el holding empresarial que lidera no llevará a cabo nuevas privatizaciones, ya que ha cumplido en un 98% el plan de desinversiones impuesto por el Gobierno. Así de rotundo se mostró ayer el responsable en su comparecencia en el Congreso de los Diputados para detallar los Presupuestos en trámite de cara al ejercicio 2016.

Aguirre, quien pronosticó un buen futuro a corto plazo para las compañías que conforman este organismo, hizo especial hincapié en Navantia y subrayó los contratos que ha suscrito recientemente la empresa para construir cuatro petroleros tipo Suezmax para Ondimar (sociedad naviera del grupo Ibaizabal). Darán trabajo durante los próximos años a los astilleros situados en la bahía de Cádiz y la ría de Ferrol, 725.000 horas de trabajo por cada barco. El responsable igualmente destacó la diversificación de esta firma, que está trabajando en dos proyectos de eólica marina offshore que se están ejecutando en Alemania y Reino Unido. Aguirre señaló que este área de negocio “ha abierto una etapa de crecimiento que garantiza carga de trabajo para Navantia durante diez años”, y que garantiza 700 empleos en Andalucía y 400 en Galicia.

El presidente señaló que la SEPI ganará 171 millones de euros a cierre del próximo ejercicio, algo que a su juicio refleja la buena andadura del holding: “El nivel de tesorería de la SEPI (589 millones en el inicio de 2016) es el factor que le permite avanzar en su trabajo”.

No contribuye al déficit

Aguirre señala que la cartera de pedidos de Navantia asegura carga de trabajo durante diez años

Aguirre añadió que, durante la próxima legislatura, el grupo cerrará sus resultados en números negros. Así, el organismo no contribuirá al déficit del Estado ni tendrá que apelar a los presupuestos generales. Sin embargo, el responsable apuntó que existen “algunas tensiones en tesorería, provocadas por Hunosa, Izar y Navantia, que serán cubiertas exclusivamente a través de endeudamiento bancario”. La deuda de la SEPI en 2016 se situará en 728 millones, un 5,65% de su activo total, algo que supone “un endeudamiento de nivel muy reducido”.

Por otra parte, Correos comenzará el nuevo ejercicio con su deuda “disuelta y cancelada”, algo que le proporcionará la capacidad de maniobra para poder afrontar los ajustes necesarios en la próxima legislatura, según Aguirre. Declaró que “hemos disuelto una deuda embalsada de anteriores legislaturas de 518 millones de euros que lastraba el funcionamiento del grupo”. Y añadió que “ha sido un gran esfuerzo que aportará mucha tranqulidad a sus cuentas”.

Preguntado por la diputada socialista Patricia Blanquer en cuanto a las pérdidas de puestos de trabajo, Aguirre explicó que se ha producido un 2% de descenso medio en una plantilla de 75.000 empleados exclusivamente por pérdida vegetativa, algo que, según él, no es demasiado significativo. Y además, Aguirre recordó que las empresas públicas en beneficios durante dos ejercicios consecutivos, como es el caso de Correos, pueden convocar ahora ofertas para reponer empleados.

La austeridad, clave para el ‘holding’

El responsable defendió que la austeridad ha sido clave durante los últimos años para la SEPI, en referencia a los gastos, las retribuciones y las limitaciones de contratación de personal. Se han reducido en un 27% las retribuciones de los presidentes y los miembros de los consejos, además de disminuir el número de consejeros. También, hizo hincapié en que se ha creado una nueva dirección de auditoría, que es independiente del presidente del organismo.

Por otro lado, Aguirre aplaudió el esfuerzo en cuanto a la internacionalización que han llevado a cabo ciertas empresas, como Navantia, la energética Enusa, la distribuidora Mercasa y la tabaquera Cetarsa.

Normas