Presupuestos Generales del Estado para 2016

El objetivo prioritario volverá a ser la consolidación fiscal

La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, durante su comparecencia.
La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, durante su comparecencia.

La secretaria de Estado de Presupuestos y Gastos, Marta Fernández Currás, dejó claro que el Ejecutivo ya ha realizado la parte más importante del aumento de gasto que se puede permitir en los Presupuestos, que no habrá más guiños como reclaman desde algunos organismos internacionales y que el ajuste fiscal seguirá siendo el objetivo prioritario. “La senda de consolidación fiscal que nos queda para seguir reduciendo el déficit nos obliga a rebajar el gasto otros 7.000 millones de euros. Esto equivale a todo el importe de la I+D civil o dos tercios de la política de infraestructuras”, apuntó durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso para analizar las cuentas públicas para el próximo ejercicio.

De esta manera, Fernández Currás contestaba a las distintas reivindicaciones de los portavoces de la oposición, que reclamaban que los guiños de gasto no se centraran en exclusiva en los empleados públicos (subida del 1% de los salarios y recuperación de la paga extra suprimida en 2012), sino que fueran más allá y se extendieran a otros capítulos como la inversión pública o el gasto en infraestructuras. Solo el primero ha retrocedido a niveles inéditos desde 1964.

En este punto, la secretaria de Estado defendió los logros obtenidos por la senda de consolidación fiscal iniciada en 2011 y que ha llevado a reducir el déficit público en cuatro puntos. “Hemos salido de dos expedientes impulsados desde la Comisión Europea por desequilibrios macroeconómicos y en 2016 esperamos salir del procedimiento de déficit excesivo (el Ejecutivo prevé que el desfase entre ingresos y gastos baje al 2,9%). Además se están produciendo dos efectos que hasta este momento no se habían producido: todo el crecimiento nominal de la economía se está trasladando a la creación de empleo y todo el crecimiento procede íntegramente de la demanda interna, ya que la externa no está aportando nada”, apuntó Fernández Currás.

Desde la oposición también criticaron el excesivo “optimismo” del Ejecutivo respecto a las previsiones de crecimiento (3,3% para este año) y lo justificaron en exclusiva por “los vientos de cola” (abaratamiento del euro y del petróleo) que están impulsando el crecimiento y el empleo. “Ustedes fían todo el crecimiento a los vientos de cola. Estos también afectan a Francia, Italia y Alemania y el crecimiento previsto para España duplica o triplica el de esos países”, apuntó Currás, quién rechazó las críticas respecto al hecho de que al ciclo virtuoso de la economía española le seguirá otro en el que se incurrirán en los mismos errores del pasado: crecimiento de la inflación, de las importaciones y del endeudamiento exterior. “No volveremos a las andadas. Las exportaciones crecerán con vigor, acabaremos el próximo ejercicio con superávit primario y las exportaciones seguirán creciendo a buen ritmo. Nuestra principal tarea ha sido lograr un equilibrio entre convergencia y crecimiento”, apuntó.

También se afanó en defender el adelanto de la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para que estuvieran en vigor antes de la celebración de las próximas elecciones generales. “Es un ejercicio de responsabilidad, sensatez y compromiso por parte del Ejecutivo, que en un momento de cierta convulsión en Europa ha trasladado un mensaje de que España es ahora fiable y creíble en tendencia de crecimiento”, recalcó. Frente a las críticas de la oposición, que tachó esta estrategia de “golpe de timón y de juegos de magia”, la secretaria de Estado replicó que los presupuestos para 2016 se basan en los criterios de las anteriores cuentas del PP: consolidación fiscal, control del déficit, crecimiento económico, creación de empleo y garantizar el estado de bienestar. “La enorme diferencia respecto a años anteriores es que las cuentas del Ejecutivo se construyen ahora sobre una base cimentada” que invita a la confianza y la esperanza”.

Desviación de 3.856 millones en la recaudación

El Ejecutivo prevé que el crecimiento económico se traducirá en una mayor actividad empresarial y en un repunte de la creación de empleo. Y todo ello llevará a que la recaudación crecerá el próximo año un 6,2% sobre el avance de liquidación de 2015, según avanzó el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, en su comparecencia en la Comisión de Presupuestos.

Antes de que los portavoces de la oposición, que ya se habían pronunciado la pasada semana sobre las previsiones “ficticias de ingresos”, volvieran a la carga sobre la desviación, fue el propio Ferre el que detalló la brecha que se produjo entre lo previsto y lo recaudado en 2015 y las razones que la provocaron. “Se ha producido una desviación de 3.856 millones de euros por cambios en el IRPF y en el impuesto sobre hidrocarburos. Todos ellos han sido cambios sobrevenidos y en ningún caso obedecen a errores de cálculo”, precisó.

Respecto al IRPF, la primera figura tributaria en materia de recaudación, se produjo una desviación de 1.500 millones por el adelanto de la entrada en vigor de la reforma fiscal desde el 1 de enero de 2016 al 1 de julio de 2015. “Son decisiones de política económica: anticipar las rebajas fiscales en IRPF para impulsar la economía”, subrayó. Ferré avanzó que todo el excedente que quede de los Presupuestos se destinará a dos objetivos:la reducción del déficit público y nuevas rebajas impositivas.

Los restantes 2.356 millones corresponden a la devolución, tal y como aclaró Ferre, a la devolución del céntimo sanitario, tras una sentencia de la Comisión Europea que obligaba a devolver ese importe.

Normas