La mayoría toma la primera comida del día antes de las 10:00

Así se desayuna en España

Así se desayuna en España

Es la primera comida el día, y debería ser la más completa. La mayoría de los españoles, el 80% reconoce desayunar todos los días, mientras que tan solo un 1,1% asegura que nunca desayuna. Entre los motivos para no desayunar de manera habitual, destaca principalmente la falta de apetito (42,6%); en segundo término, la falta de tiempo (29,2%), y por último, el hecho de ser demasiado tarde para desayunar al levantarse tarde (24,3%).

Por lo general, entre las siete y las ocho de la mañana suena el despertador y lo primero que se hace es un café, acompañado de algún bocado ligero, así lo asegura el 58,3%. Un poco más entrada la mañana, llega el gran momento del desayuno, y en toda España se repiten algunos hábitos, donde el café sigue siendo el gran protagonista, eso sí, acompañado de pan tostado con tomate triturado y aceite de oliva virgen extra; zumo de naranja; bollería o un pincho de tortilla de patatas.

Según una encuesta realizada entre 1.500 personas por Alpha Research para la firma suiza Nespresso, nueve de cada diez encuestados es consciente de la importancia de desayunar bien por las mañanas, sobre todo las mujeres de entre 30 y 59 años. Sin embargo, la media de tiempo que los españoles emplean en desayunar apenas llega a los diez minutos.

Por comunidades autónomas, los andaluces (56,5%) y catalanes (53,7%) son los que más tiempo dedican al desayuno, entre 10 y 20 minutos, o incluso más de media hora. Por el contrario, los murcianos (26,5%) y aragoneses (25,4%) son los que dedican menos tiempo, siendo de cinco minutos o de menos su duración.

También varía el horario en el que se desayuna: entre semana, un 43% lo hace entre las 7 y las 8,30 horas, y tan sólo un 7,9% lo hace más tarde de las 10 horas. Durante el fin de semana, la mayoría lo toma antes de las 10 horas.

La compañía en el desayuno es otro de los aspectos más destacable del citado estudio. Entre semana, la mayor parte de los consultados (65,2%) desayuna solo, mientras que el fin de semana los porcentajes se distribuyen entre los que desayunan con la familia (34,7%) y los que los hacen con la pareja (31,8%). Independientemente del desayuno entre semana o fin de semana, los jóvenes son los que en mayor número desayunan solos, los mayores los que prefieren la compañía de la pareja, y las mujeres las que eligen a la familia.

El desayuno dulce predomina en las preferencias de los encuestados, a pesar de que el pan con aceite es uno de los acompañamientos preferidos del café. El 55,4% opta por un bocado dulce frente al 19,6% que prefiere algo salado. El 25% compagina ambas opciones. Son los jóvenes, entre los 18 y los 29 años, (59,3%), hombres (57,3%) en su mayoría, los que prefieren la bollería. Así lo confirman los entrevistados procedentes de Castilla y León (74,4%) y Aragón (70,1%), quienes eligen mayoritariamente la versión más golosa para la primera comida del día.

Mientras que los castellanos disfrutan del bollo maimón, las rosquillas fritas y de palo, las mantecadas o las perrunillas; los aragoneses acompañan al café de la mañana con trenzas de Almudévar, cocas de Fraga o torta del Alma. En la Comunidad Valenciana no faltarán los fartons y la coca de Llanda, las roscas de anís o naranja, coca boba en Alicante, y un buen zumo de naranja. La huerta de Murcia también está presente en la mesa desde primera hora de la mañana, con ensaladas de frutas y zumos naturales, a la vez que se moja en el café uno de los dulces típicos de la tierra, como son los cuernos de merengue o los paparajotes. Canarias se despierta con la leche con gofio, añadiendo un poco de azúcar o miel para endulzar las mañanas.

Por su parte, en hojuelCastilla-La Mancha destacan las tortas de Alcázar, las tortillas de rodilla o la miel sobre hojuelas, también conocidas como flores con miel. Ya por último en Cantabria, el rey es el sobao pasiego, además de las corbatas de Unquera, los quesos, o los frixuelos en la zona de montaña. En Asturias se prefiere la variedad de pinchos, como en el País Vasco, donde también toman los típicos bollos de mantequilla.

Sin embargo, hay dos comunidades que destacan por preferir un desayuno salado para empezar la jornada. Cataluña, donde el pan con tomate es la principal opción, a la que añaden embutidos como el fuet o el jamón, o el popular bikini (sandwich de jamón y queso); y Andalucía, donde se coge fuerzas con el pan tostado acompañado de aceite de oliva de la tierra, tomate y sal.

 

Normas