Detecta falta de evaluación de los clientes y conflictos de interés

La CNMV multa con 6,2 millones a Bankia y Catalunya Banc por las preferentes

Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV.
Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV.

La CNMV ha multado con 3,1 millones a Catalunya Banc y con la misma cantidad a Banco Financiero y de Ahorros, matriz de Bankia, y a su filial con la misma cantidad. Ha detectado defectos en la evaluación a los clientes, en su información y también conflictos de interés en la reventa de estos productos en las oficinas. 

La comercialización en avalancha de participaciones preferentes en 2009 –las entidades financieras vendieron ese año unos 12.000 millones de euros en estos activos de alto riesgo a cambio de rentabilidades de hasta el 9% anual– comienza a pasar factura a los bancos. 

Más de 6.000 millones de euros en preferentes y deuda subordinada están bajo la sospecha de algún tipo de incumplimiento de la normativa vigente, según las actuaciones supervisoras. La CNMV abrió expedientes sancionadores al 70% de los grupos financieros españoles por este motivo entre 2012 y 2013, y desde el año pasado se están produciendo las primeras sanciones.

El supervisor que preside Elvira Rodríguez sancionó Santander por la comercialización de este producto con una multa de un millón de euros el año pasado  y a comienzos de este ejercicio con 2,05 millones a Novacaixagalicia Banco. Esta entidad se creó con la fusión de Caixa Nova y Caixa Galicia y hoy se denomina Abanca tras su adquisición en diciembre de 2013 por el venezolano Banesco.

Catalunya Banc

Hoy, el Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado las sanciones impuestas a Catalunya Banc –hoy en el grupo BBVA tras ser adquirida por este en julio de año pasado –, como entidad sucesora de Catalunya Caixa. Esta, a su vez, es responsable de las preferentes comercializadas también por Caixa Manresa y Caixa Tarragona, además de por las suyas propias.

La CNMV ha detectado que las entidades catalanas comercializaban los productos híbridos “sin evaluar si resultaban adecuados a los conocimientos y experiencia de los clientes”. También detecta casos en los que no se ha informado de las características y los riesgos o de haberlo hecho “inadecuadamente”.

El supervisor de los mercados concluye que las entidades no gestionaron adecuadamente los conflictos de interés generados por la realización de cases entre clientes a precios significativamente alejados de su valor razonable. Y es que una parte de las entidades había habilitado una especie de un mercado opaco en el que revendían  preferentes de unos clientes a otros muy por encima de su valor real.

El organismo que dirige Elvira Rodríguez ha impuesto a multas a Catalunya Banc por 3,1 millones de euros por estos tres motivos.

Las cajas de Bankia

En el caso de las entidades que ahora forman parte de Bankia, la CNMV impone las multas por la inadecuada gestión de intereses en el mercado artificial que crearon en las oficinas. Son atribuibles a sanciones impuestas a Bancaja, Caja Madrid y Caixa Laietana. Las preferentes quedaron en el balance de la matriz de Bankia, Banco Financiero y de Ahorros, por lo que es esta la firma sancionada, con un total de 2,1 millones de euros.

También Bankia recibe una multa de un millón de euros por la inadecuada gestión de conflictos de interés. Las participaciones preferentes de las cajas que fueron el embrión de la entidad financiera seguían intercambiándose en el mercado opaco entre los clientes de las sucursales. BME, a instancias de la CNMV, creó el mercado Send, de renta fija para particulares, con el objetivo de promover la transparencia en los precios de este tipo de participaciones. 

Trabajos de la CNMV

Las actuaciones disciplinarias de la CNMV, recogidas en un informe de mayo de 2013, se refieren a un total de 22 incumplimientos relativos a cuatro cuestiones. Primera, la colocación “sin valorar la conveniencia” (la venta de participaciones obliga a la entidad financiera sin excepciones a realizar un test de convenciencia). Segunda, la incorrecta valoración de la conveniencia o idoneidad del producto para el cliente. Tercera, la inadecuada gestión de conflictos de interés. Y, cuarta, a la inadecuada información. 

El supervisor llamó la atención que en determinadas entidades el número de clientes que contrató el producto después de ser advertido de que la operación era ‘no conveniente’ fue muy elevado. “Esta circunstancia puso de manifiesto la necesidad de reforzar la normativa en los relativo al consentimiento informado de los clientes”, señala.

El documento resalta además que el porcentaje de clientes a los que las entidades reconocen haber recomendado de manera personalizada la contratación de estos productos es “absolutamente marginal”. El asunto está  en que las obligaciones son más estrictas cuando la entidad recomienda de manera personalizada la contratación de un producto (aunque sea implícitamente), ya que al estar prestando el servicio de asesoramiento debe asegurarse de que el producto encaja perfectamente en el perfil del cliente.

El Gobierno promovió que las entidades que habían sido rescatadas, Novacaixagalicia, Bankia y Catalunya Banc, iniciaran procedimientos no judiciales para devolver el dinero a los afectados. Por esta vía, estas tres entidades han devuelto más de 3.000 millones de euros, el 45% del importe reclamado por los afectados. En la vía judicial, las entidades logran sentencias a su favor en solo el 5% de los casos.

Normas