Berta Escudero

Sin miedo a los retos

Caricatura de Berta Escudero, nueva consejera delegada de Grupo Cortefiel.
Caricatura de Berta Escudero, nueva consejera delegada de Grupo Cortefiel.

Aunque extraña su tierra, Galicia, y vuelve a ella de visita siempre que puede, Berta Escudero tenía claro desde que comenzó su carrera profesional que quería ampliar todos los horizontes posibles. Con más de veinte años de experiencia a sus espaldas en los que ha conocido de cerca todos los procesos que conforman las cadenas de suministro de grandes compañías de diferentes sectores y en diversos países, esta coruñesa se encuentra ahora ante un nuevo paso adelante: asumir el puesto de consejera delegada del grupo español de moda Cortefiel.

A esta compañía, presente en más de 80 países a través de sus cinco marcas que suman más de 2.000 tiendas, ha dedicado Escudero sus esfuerzos durante los últimos nueve años. En ellos, ha alcanzado grandes logros como la puesta en marcha de la plataforma logística de la localidad madrileña de Aranjuez, la mayor del grupo, y que se ha convertido en máximo exponente de la reorganización de la cadena de suministro llevada a cabo por la hasta ahora directora general de Sourcing, Supply Chain, Sistemas y Organización. Escudero abandonará esta función a finales de septiembre para tomar el relevo de Juan Carlos Escribano –actual responsable del grupo– tal y anunciaba la compañía esta semana.

Dicen en su entorno que esta ejecutiva, con formación de ingeniero industrial especialista en mecánica, encara la nueva etapa que comenzará dentro de poco con gran ilusión, la misma que tuvo siempre por conocer a través de su trabajo diferentes países, empresas, sectores y formas de trabajo. Y es que, aunque sus primeros pasos en el terreno laboral fueron en estudios de ingeniería siguiendo lo que podría considerarse el camino marcado, sus inquietudes pronto la llevaron a una gran multinacional.

Fue en el fabricante estadounidense de productos de consumo Procter & Gamble donde Berta Escudero tuvo la oportunidad de conocer de cerca otros mercados, pero también encontró allí una gran escuela (por exigencia de la empresa tuvo que ejercer varias funciones antes de poder trasladarse al extranjero). Pasó una década en la compañía, en la que trabajó, además de en España, en Portugal y Bruselas, ocupando diferentes puestos directivos en ámbitos que iban desde la logística a la investigación y el desarrollo.

La describen como una líder muy ordenada, característica que muchos relacionan con su formación como ingeniera

En 1998, la próxima consejera delegada del Grupo Cortefiel asumió otro gran cambio en su carrera al hacerse cargo de la dirección corporativa de logística y compras de Chupa Chups, empresa española, pero en la que el mercado exterior tiene una gran relevancia. Al cambiar la empresa de manos, Escudero entró por primera vez en el mundo de la cosmética y las fragancias, acercándose así al sector en el que ahora trabaja. Fue de la mano de otra compañía española global como Puig, donde ejerció de responsable de la cadena de suministro.

Seis años después llegó su incorporación a Cortefiel, en un contexto de expansión e impulso de la cadena de suministro y logística que el grupo ya había iniciado antes de fichar a esta directiva que fue la encargada de dirigir gran parte de ese proceso.

Los reconocimientos a este trabajo han llegado incluso en forma de premios para Grupo Cortefiel, pero puede que el más importante para Escudero sea la oportunidad de dirigir los pasos de la corporación. Para ello, seguro que echará mano del optimismo que aseguran que le caracteriza. En su entorno explican que como dirigente es cercana pero a la vez firme. La describen también como una líder muy ordenada, una característica que algunos relacionan con su formación como ingeniera.

A Berta Escudero le gusta el trabajo en equipo y siempre tiene palabras de agradecimiento para sus colaboradores. Cuentan de ella que es una persona exigente, pero tanto con sus equipos como consigo misma, y que su objetivo es no aprender de todo aquello que se encuentra en el camino.

Salir de la oficina no implica para esta ejecutiva dejar de hablar de moda puesto que es un tema que le interesa también en lo personal (algo que hace que su trabajo tenga todavía más alicientes para ella). También tiene una gran afición a la tecnología (ella misma ha confesado en alguna ocasión que siempre quiere hacerse cuanto antes con el dispositivo más moderno del mercado).

A la nueva consejera delegada de uno de los grupos textiles españoles más importantes le gusta dedicar tiempo cuando está fuera de los despachos a disfrutar de la música (especialmente de la ópera de Wagner, el jazz, el soul y los fados modernos). Y para mantenerse en forma, se decanta por el Pilates.

En su afán por aprender tiene especial predilección todos los idiomas que se le ponen por delante: domina, además del español, el inglés y el portugués, y en la actualidad continúa perfeccionando el francés.

Las ganas de no acomodarse en la zona de confort han llevado a esta ejecutiva ante un nuevo desafío que, lejos de asustarle, afrontará con las ganas de siempre.

Normas