Su acción ha caído hoy un 26% y su deuda a ocho meses paga el 33%

El mercado castiga a Abengoa: su deuda a 8 meses da el 33% y su acción se hunde un 49% en dos días

Su consejo de administración anunció este lunes una ampliación de capital de 650 millones

Captura de pantalla de Bloomberg que refleja la caída de Abengoa.
Captura de pantalla de Bloomberg que refleja la caída de Abengoa.

Las acciones de Abengoa continúan en caída libre. Hoy ha cedido un 26,2%, después de cerrar el lunes  con perdidas del 31%. En dos sesiones ha caído un 49% y ha perdido unos 840 millones de euros de capitalización.  La compañía hizo saltar todas las alarmas al anunciar un ampliación de capital de 650 millones de euros, equivalentes al 65% de su capitalización actual, y la venta de activos adicionales por 100 millones.

La compañía ha respondido a un cuestionario a demanda de este periódico y trata de responder a las dudas suscitadas en el mercado. Sobre su caja, asegura que "la caja disponible a 30 de junio publicada el viernes es de 1.330 millones de euros". 

Ante la pregunta de por qué realizar una ampliación de capital tras las fuertes caídas del precio en Bolsa, que obligarán a una fuerte dilución de los accionistas, la compañía considera que "tras la revisión de los objetivos del año es conveniente afrontar las oportunidades que tenemos en los sectores en los cuales operamos efectuando una ampliación de capital junto con el anuncio de desinversiones, de forma que podemos reforzar nuestra estructura de capital y alcanzar un objetivo de rating BB- (ahora, B+, un escalón por debajo) lo cual permitirá afrontar con más seguridad los próximos retos".

Además, desde Abengoa sentencian que "la ampliación de capital y el anuncio de desinversiones adicionales deberán corregir esta percepción del mercado", en referencia a las dudas sobre su liquidez y su deuda. Sobre el volátil comportamiento de los CDS, la compañía asegura que "su cotización debe corregirse igualmente cuando se concreten las acciones".

ABENGOA B 0,00 -8,11%

Este desplome en las acciones de Abengoa se unen a los sufridos desde finales del mes de julio, cuando anunció que unificaría las mismas garantías de su deuda para frenar la especulación sobre ella. Los títulos de Abengoa tocaron los 2,8 euros el pasado 20 de julio y desde entonces han perdido casi un 50% de su valor en Bolsa.

Las dudas sobre su liquidez han disparado el interés de su deuda a cinco años. Si ayer cerró al 18,6% desde el 13% del viernes, hoy ofrece el 22%. Si a comienzos de julio los CDS para la deuda a cinco años cotizaban a 1.000 puntos básicos, ahora lo hacen por encima de los 2.500. Es decir, por cada 10 millones de euros en deuda se deben pagar 2,5 millones para conseguir la garantía.

Se da un fenómeno especialmente sorprendente con la deuda de Abengoa. Tiene un bono que vence en marzo del próximo año, con un saldo vivo de 500 millones de euros, que ofrece alrededor de un 33%. Mientras, la deuda a cinco años paga alrededor de 10 puntos porcentuales menos. El temor a un impago se acrecienta.

La compañía anticipó al viernes 31 de julio la presentación de resultados, y en ella advirtió que reducía su estimación de flujo de caja libre (liquidez tras impuestos, inversiones y necesidades de financiación de corto plazo) de 2015 hasta un rango de entre 600 y 800 millones, frente al entorno de los 1.400 millones estimados en un principio, debido al incremento de las inversiones (capex).

Abengoa ha asegurado que la ampliación de capitales se utilizará para reducir deuda corporativa en 300 millones de euros, y para fortalecer sus fondos propios. La familia Benjumea, a través de Inversión Corporativa, participará en la ampliación, aunque no ha concretado en qué porcentaje.

Este plan para obtener dinero fresco se contradice con su presentación del viernes; en ella aseguró que su posición de caja neta es sólida. Su estimación en el mejor escenario roza los 1.900 millones, mientras que en el adverso sería de 1.300 millones.

Normas