El exministro griego convierte su imagen en 'trending topic'

Las otras camisas que se pondría Varufakis

El precio de cada camisa floreada, a partir de 250 euros.

Yanis Varufakis, el pasado viernes en el parlamento griego.
Yanis Varufakis, el pasado viernes en el parlamento griego.

Fue en febrero cuando la imponente imagen del por entonces ministro de finanzas griego, Yanis Varufakis, dio la vuelta al mundo. Su atrevimiento al viajar a Londres, cuna de los gentleman, no dejó indiferente a nadie. El exministro griego, de 53 años, acudió al 11 de Downing Street a reunirse con su homólogo británico, Georges Osborne, que le esperaba en la puerta, perfectamente vestido para la ocasión, con un traje de color azul marino, entallado y hecho a medida, discreta corbata y zapatos tipo Oxford.

Camisa de Etro.
Camisa de Etro.

Por primera vez, el atuendo de un político pasó a encabezar las crónicas políticas de los medios de comunicación, ya que el griego se presentó con una indumentaria poco protocolaria en el ambiente político británico. Apareció sonriente, como ya es habitual en él, descorbatado, con una camisa de color azul eléctrico, arrugada y un tanto ajustada, pantalón vaquero de tipo pitillo y de color negro. Llevaba una chaqueta, también de color negro, por debajo del amplio chaquetón de cuero con el que se abrigaba.

Apesar de las críticas, y de la falta de tacto a la hora de presentarse a una cita de trabajo, sobre todo en Londres, donde se encuentra Savile Row, la famosa calle de los sastres y de los trajes a medida, Varufakis despertó simpatías en medio mundo, que veía en el político griego, con el país en bancarrota, un poco de aire fresco.

En definitiva, una manera de decirle a todos que se puede hacer política y llegar a la gente con una imagen más casual e informal. No están los tiempos, y menos en Grecia, para etiquetas. De hecho, en su último libro, Economía sin corbata, le explica la crisis a su hija.

Otro modelo de Etro.
Otro modelo de Etro.

Era la primera vez, que se recuerde, que en política se hablaba tanto del atuendo y de la imagen de un hombre, que ha vivido en Reino Unido, Australia y Estados Unidos, donde ha sido profesor de economía en la Universidad de Texas.

Porque si algo ha conseguido Varufakis, hasta ahora, ha sido llamar la atención en cada de una de sus apariciones públicas. Nada de lo que hace deja indiferente, ni el reportaje que realizó, con su esposa en su casa de Atenas, para la revista francesa Paris Match, y del que, según confesó en la entrevista que concedió el pasado domingo a El País, se arrepentía. Además de por sus declaraciones, sorprendió, una vez más, por su atuendo, una vistosa y veraniega camisa de flores de color azul.

Dos días antes, el pasado viernes, compareció en el Parlamento griego y nada de lo que allí sucedió tuvo tanta repercusión como otra de sus camisas. Esta vez en tonos rosas y de dibujos cachemira y estilo setentero. La vestimenta de Varufakis se convirtió en un tema viral, fue trending topic en las redes sociales, y todo el mundo se preguntó de qué firma era la prenda. Un misterio.

Lo cierto es que podrían ser de la firma italiana Etro, fundada por Gimmo Etro en 1968, basa desde los años ochenta sus colecciones de ropa en estampados. El propietario, con fama de inquieto y de viajero, descubrió en un viaje a la India el estampado Paisley. Y desde entonces es uno de los motivos de inspiración en todas la colecciones de la casa. El precio de cada camisa, a partir de 250 euros.

 

Normas