Compensarán a los clientes si les cobran por sacar dinero

ING Direct y EVO Banco, fieles a su política “sin comisiones”

Tienen emitidas más de un millón de tarjetas, pero disponen de una red de oficinas pequeña

EVO Banco devolverá las comisiones que cobren a sus clientes por usar cajeros ajenos

Un peaton pasa frente a una sucursal de ING Direct, en la calle O'Donell de Madrid.
Un peaton pasa frente a una sucursal de ING Direct, en la calle O'Donell de Madrid.

Cuando el gigante holandés ING Group lanzó su primer producto bancario en España –la Cuenta Naranja, hace 16 años– lo envolvió en una bandera comercial muy concreta: nunca cobraría comisiones. Después llegarían los depósitos, las tarjetas, la Hipoteca Naranja, la Cuenta Nómina... pero la premisa de no cobrar al cliente por servicios extra se ha mantenido siempre en el ADN de la entidad. Ahora, cercados por el anuncio de que los grandes bancos españoles van a cobrar a los no clientes por sacar dinero de sus cajeros (ya lo hace La Caixa y pronto lo hará BBVA), desde la entidad se ha decidido que estos costes no se trasladarán, en la medida de lo posible, al millón de clientes que utiliza sus tarjetas.

El responsable del desembarco en España de ING, César González-Bueno acabó recalando en Novagalicia Banco (NCG) –producto de la fusión de las cajas gallegas, y que acabaría siendo rescatado–. Allí apadrinó en 2012 el lanzamiento de otra entidad financiera que partía de los mismos principios que ING Direct: EVO Banco agrupó a buena parte de las oficinas de las cajas gallegas fuera de su zona natural y quiso enganchar a los clientes con una propuesta de valor basada en la simplicidad y, nuevamente, en la política de “sin comisiones”.

EVO Banco (vendido en 2013 al fondo de inversión Apollo) ha tenido como uno de sus principales banderines de enganche el ser la única entidad financiera española que permitía retirar dinero de cualquier cajero automático del mundo sin coste alguno. El año pasado, sus tarjetas se utilizaron en 191 países.

Ahora, con los 9.700 cajeros de La Caixa –el 20% del parque español– cobrando una comisión de dos euros por retirada a los no clientes, los usuarios de EVO lo tenían cada vez más difícil para librarse del peaje. Cuando se sumen los 5.950 de BBVA en septiembre, y con la amenaza latente de que Banco Santander (4.996 cajeros) introduzca también los dos euros de comisión, la propuesta comercial quedaba seriamente tocada.


Retiradas a partir de 120 euros

Para evitar molestias a sus clientes, EVO Banco anunció ayer que “procederá la devolución de las comisiones que se cobren en todas las retiradas de efectivo por importes iguales o superiores a 120 euros”. Esta medida será efectiva a partir del 1 de septiembre para todos los propietarios de la Cuenta Inteligente, un producto que tiene contratado el 88% de sus clientes.

Los titulares de tarjetas de pago de EVO Banco retiraron a lo largo del último año más de 800 millones de euros. El 83% de operaciones se realizaron en España, con un promedio de 282 euros al mes por cliente.

Aunque ING Direct aún no ha adoptado una decisión tan explícita, fuentes de la entidad recuerdan que el compromiso del banco para mantener la filosofía de “sin comisiones” es total. Desde la entidad también se explica que el millón de clientes con tarjetas de crédito o de débito son los que más utilizan la red 4B (a la que está adscrita la entidad, junto con Banco Santander y Popular).

Por este servicio prestado, el banco naranja “paga a otras entidades las tasas pactadas por el uso de los cajeros que están basadas en la estimación de costes que periódicamente se revisa y fija por los propietarios de las redes”. En la entidad apuntan que desde el principio ING “ha asumido los costes para que sus clientes disfruten de cajeros gratuitos pagando por este servicio a las otras entidades, y haciendo que el modelo sea más sostenible”.

La decisión de CaixaBank de empezar a cobrar a los no clientes por retiradas de efectivo pilló al banco holandés con el paso cambiado. ING siempre había ofrecido las retiradas gratuitas de dinero en la red 4B, pero en enero de 2014 anunció que había alcanzado un acuerdo con Servired (la plataforma en que están integrados La Caixa, BBVA, Banco Sabadell y Bankinter) para que sus clientes pudieran retirar desde los 34.000 cajeros de este esquema de medios de pago, siempre que las extracciones fueran de más de 60 euros. Unos meses después, CaixaBank anunció el polémico cobro de los dos euros a los no clientes, socavando así la nueva propuesta comercial de ING Direct.

Desde el banco naranja consideran que esta medida atenta contra los derechos de los consumidores, y aseguran que están trabajando para garantizar que sus clientes pagan el menor número de comisiones.

Aunque la entidad no desglosa el número de tarjetas emitidas, sí que reconoce que tienen más de un millón de clientes con Cuenta Nómina, que lleva asociada la emisión de una tarjeta bancaria. En cambio, por su modelo de distribución a penas cuenta con sucursales (28 en todo el país), por lo que sus clientes dependen de la política de comisiones de cajeros de otras entidades.

Normas