La ayuda financiera del Estado permite mejorar las cuentas

El gasto autonómico se frena y aumentan los ingresos

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. EFE

Las cuentas de las comunidades autónomas están todavía lejos de encontrarse en una situación saneada, sin embargo, las cifras reflejan una paulatina mejora. Entre enero y mayo, los ingresos de las comunidades autónomas aumentaron un 3,7% hasta los 49.362 millones. Un alza que sería todavía mayor, del 4,4%, si se descontaran efectos como el pago de las liquidaciones negativas de 2008 y 2009 que no computan a afectos del cumplimiento del déficit.

Y mientras la recaudación aumenta, el gasto público de las comunidades en mayo alcanzó los 52.428 millones, el mismo nivel que el ejercicio anterior. Esta austeridad que reflejan las cifras se explica sobre todo por la reducción de la partida destinada a abonar los intereses de la deuda. Se situó en 2.737 millones frente a los 3.231 millones. Una reducción del 15% y un ahorro de casi 500 millones de euros. Este ajuste se explica por las ayudas financieras aprobadas por el Gobierno central para las comunidades. Por ejemplo, se han fijado tipos de interés del 0% para el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) de este año, los tipos de interés de los créditos pasados se han reducido al 1% y se han ampliado los plazos de amortización. Si no se tuviera en cuenta el capítulo 3, el destinado a abonar los intereses de la deuda, el gasto autonómico aumentaría un 1%.

Las comunidades también han reducido, aunque con menor intensidad, el gasto corriente en bienes y servicios, en transferencias de capital y en inversiones reales. En cambio, el mayor incremento se ha registrado en el capítulo de gastos de personal. Las autonomías han destinado a abonar el sueldo de sus empleados 20.983 millones hasta mayo, un 3,9% más que en el mismo período del año anterior. Este incremento se explica por la decisión que adoptaron la mayoría de comunidades que, siguiendo a la Administración central, aprobaron la devolución de una parte de la paga extra que se suprimió en 2012.

Por el lado de los ingresos, las comunidades están obteniendo más recursos del sistema de financiación, que han aumentado un 4,85% hasta los 35.202 millones. Esta es la principal partida con la que cuentan las comunidades. La evolución de los impuestos propios, cuyo peso en el presupuesto autonómico es menor, refleja la recuperación de la actividad. Ello es especialmente evidente en el impuesto sobre transmisiones patrimoniales, que grava la compraventa de viviendas de segunda mano, y el impuesto sobre actos jurídicos documentados, que se aplica sobre operaciones como la formalización de una hipoteca. La recaudación por ambos impuestos ascendió a 2.674 millones, un 11,8% más que en el mismo período del año anterior. La recaudación de otro de los tributos propios de las comunidades, el impuesto sobre sucesiones y donaciones, también mejoró un 9% hasta los 1.328 millones. A pesar de que el gasto autonómico se estanca y los ingresos aumentan, resulta improbable que las comunidades logren reducir el déficit al 0,7% que exige Hacienda.

Normas