Cómo reestructurar una pyme con éxito

Las reestructuraciones sirven a las pymes para mejorar su condición y para diversificar el riesgo, ser sostenibles y crecer

Cómo reestructurar una pyme con éxito

Las pymes tienen en las operaciones de reestructuración una oportunidad de futuro. Ello se debe a que estas acciones permiten a las pequeñas y medianas empresas mejorar su condición y diversificar el riesgo, ser sostenibles y crecer. A su vez, las reestructuraciones son necesarias en el caso de aquellos negocios que han acumulado patrimonio, dadas las turbulencias que este puede experimentar.

Es por ello que las reestructuraciones han de orientarse, según aseguran desde la asesoría de empresas Confianz, a reforzar la continuidad de la organización. De ahí que se deban contemplar una serie de elementos que ayuden a las pymes a alcanzar este objetivo:

Protección del patrimonio empresaria. La reestructuración tiene que dividir el riesgo empresarial del patrimonio de alto valor, tal como excedentes de liquidez o inmuebles. A su vez, este patrimonio no ha de responder necesariamente de todas las deudas de la pyme.

Capacitación de financiación. La reestructuración del negocio tiene que tener como resultado la multiplicación de la capacidad de financiación de la organización. De hecho, con esta fórmula es más fácil acceder al crédito, pues la posición del banco es más favorable en el caso de que existan riesgos con dicha operación.

Liquidez extra. La reestructuración debe contemplar la posibilidad de que el empresario gestione mejor sus activos y pasivos, de ahí que la mejora de su rentabilidad sea un propósito enunciado desde el inicio de la operación.

Flexibilidad. La reestructuración supone pasar a gestionar un riesgo profesionalizado de las empresas, motivo por el que surgen nuevas alternativas de carácter estratégico en el corto y largo plazo. De ahí que se genere una mayor flexibilidad en la gestión de la organización.

Mejora de la gestión. Por último, con la reestructuración la empresa debe salir reforzada, en el sentido de registrar una mejor agilidad y gestión operativa de sus recursos, materiales y humanos.

Normas