Las primeras se transportarían fácilmente y se pegan ala pared como si fuera un aironfix

LG prepara otro salto tecnológico: teles enrollables y transparentes

Una azafata muestra el televisor de 55 pulgadas enrollable de LG, que la compañía planea llevar al próximo IFA de Berlín.
Una azafata muestra el televisor de 55 pulgadas enrollable de LG, que la compañía planea llevar al próximo IFA de Berlín.

El mercado de los televisores tira en España. Y eso pese a que este año no hay ni mundial de fútbol ni olimpiadas, los dos acontecimientos que más llevan a los consumidores a renovar el parque de teles. Según la firma de análisis GFK, este año se calcula que las ventas crecerán un 4%, lo que supone dos años consecutivos de crecimiento. “Corren buenos tiempos para este negocio, porque de un año para acá se está viendo mucha innovación alrededor del televisor, y eso está contribuyendo especialmente a que se animen las ventas”, asegura a CincoDías Oriol Farnell, director comercial de la división de Electrónica de consumo de LG.

En su opinión, nuevas tecnologías referidas a la calidad de la imagen como el OLED y el 4K, aspectos como la pulgada grande (mayor tamaño de los equipos), y la tendencia al televisor conectado a internet son los principales ejes de este crecimiento.

“Cada vez los televisores son más finos, no solo por la parte trasera, sino también en los marcos, y eso permite que en los hogares se puedan tener teles superiores a 42 pulgadas”. Según Farnell, los televisores de 45 pulgadas hacia arriba ya suponen el 40% del mercado y las de 42 pulgadas acabarán el año representando el 30%del total.

En la misma línea, se espera que en el acumulado del año entre el 30% y el 35% de los televisores que se vendan en España tengan resolución 4K (ultra alta resolución), que aporta cuatro veces más píxeles y definición de las Full HD. “A esto está ayudando la bajada de precios de estos equipos y lo impulsará aún más la llegada de las emisiones en 4K. En 2018 o 2019 seguramente las habrá. TVE está haciendo pruebas desde el año pasado con éxito, pero sin duda las plataformas de vídeo en streaming van a ayudar mucho y van a cambiar el modo en que se usa la tele”.

Farnell cuenta que al final la gente no va a ver los programas, sino que se conectará a un televisor con conexión a internet, y consumirá contenidos a la carta. “A TVE o a Tele 5 emitir su parrilla normal en 4K le sale muy caro y no lo va a hacer en el corto plazo, pero los nuevos entrantes como Netflix, YouTube o la propia Telefónica con Movistar+ darán contenidos 4K (algunas ya lo están haciendo), porque es una forma de diferenciarse de las televisiones de parrilla. Van a ser los drivers de los televisores inteligentes y del 4K, porque ver un informativo en ultra alta definición te da lo mismo, pero ver un partido de fútbol o una película grabados en 4K cambia la experiencia. La guerra entre estas plataformas va a ir por ahí”, subraya.

El directivo de LG cree que los fabricantes de televisores cometieron un error al pensar que la gente querría un smart TV para conectarse a Facebook o ver la cuenta de su banco. “Esto es privado, y lo haces en tu móvil o tu ordenador, pero la tele es algo familiar, por eso creo que los servicios de películas y series en streaming van a ser las applications killer de estos televisores”.

Entre LG y Samsung tienen más de un 65% del mercado de teles en España. La primera lidera el ranking en unidades vendidas, según GFK, mientras la segunda lo hace en valor. Muy lejos quedan Sony y Philips, que solo han superado el 10% de cuota entre las dos un mes desde el inicio del año.

Inversión en I+D

Farnell advierte que su compañía, que invierte el 10% de su facturación en I+D, se ha enfocado en los televisores de gran pulgada, con conexión a internet y con tecnología OLED, que a diferencia de la LED no requiere retroiluminación, pues funciona con células orgánicas que emiten luz.Una característica que le permite producir imágenes muy naturales y de gran calidad, y que está abriendo la puerta a las pantallas flexibles y ultradelgadas, que se pueden enrollar.

LG ya ha enseñado en Corea y presumiblemente lo hará en el próximo IFA de Berlín (en septiembre) un televisor enrollable de 55 pulgadas con 2 milímetros de grosor. “Lo puedes llevar a cualquier parte, y luego pegarlo en la pared como si fuera un aironfix”. No hay fecha para su comercialización, porque aún está el reto de producirlo a gran escala a un coste razonable, “pero normalmente desde que vemos una innovación en prototipo hasta que se lanza suele transcurrir unos tres años”.

Con todo, la tele enrollable no es el único salto tecnológico en el que trabaja LG. Hace pocos días presentó en Hong Kong un televisor OLED transparente y otro espejo, donde la tecnología RealSense de Intel permite explotar aspectos como el reconocimiento facial y corporal pensando en usos futuros.

Por lo que no apuesta tanto LG, aunque sí otros rivales como Samsung, es por los televisores curvos. Según esta compañía, el mercado está estancado desde hace meses en el 8%. “No vemos un gran beneficio, y sí deficiencias en algunos contenidos, sobre todo en los deportes, donde las líneas del campo se ven abombadas. Solo lo recomendamos en modelos 55 pulgadas o más y si no se utiliza sobre todo para ver deporte”.

 

Normas